Critica al Consejo de Seguridad

Con los recientes hechos que intensificaron el conflicto entre Israel y Palestina, es importante cuestionarse la eficacia de la ONU a la hora de

Con los recientes hechos que intensificaron el conflicto entre Israel y Palestina, es importante cuestionarse la eficacia de la ONU a la hora de resolver o intervenir en situaciones que atenten contra la seguridad y paz internacional,; pero es aún más importante, cuestionarse la estructura del Consejo de Seguridad, si en verdad los cinco miembros permanentes actúan bajo los principios de la Carta de las Naciones Unidas o, por el contrario, solo actúan de manera concreta en situaciones que no perjudiquen sus propios intereses.

En lo que respecta a la labor humanitaria que realiza la ONU, es evidente el gran esfuerzo que se hace para proteger y ayudar a los niños, niñas, mujeres, desplazados y refugiados, con el fin de que puedan sobrevivir y salir de la grave situación en la que viven, ya que son los principales afectados de las crisis mundiales.

Este esfuerzo no puede pasar desapercibido y es digno de admirar; sin embargo, en lo que respecta a la capacidad de intervenir, mantener la paz y tener la capacidad autoritaria donde los Estados miembros sigan y obedezcan las recomendaciones, no ha sido tan satisfactorio. La razón de esto se debe a la autoridad que tienen los cinco Estados permanentes del Consejo de Seguridad mediante el derecho a veto, el cual puede ser utilizado en la toma de decisiones en los casos de intervención o de proponer una resolución al respecto.

Si nos ponemos a analizar las funciones y poderes del Consejo de Seguridad, cinco de las diez funciones son las más importantes para velar por la seguridad y paz internacional, dentro de las cuales incluye, “mantener la paz y la seguridad internacional de conformidad con los propósitos y principios de las Naciones Unidas” , “investigar toda controversia o situación que pueda crear fricción internacional y recomendar métodos de ajuste de tales controversias” y por último, “determinar si existe una amenaza a la paz o un acto de agresión y recomendar qué medidas se deben adoptar”.

Si bien es cierto que desde hace seis décadas, cuando se creó el Consejo de Seguridad, se han emitido resoluciones con el fin de intervenir en situaciones que atentaban contra la paz y seguridad internacional, como lo fue el caso de Libia, ¿por qué entonces no se ha emitido una resolución que ponga fin al conflicto entre Palestina e Israel, o una resolución que castigue con sanciones fuertes las violaciones a los derechos humanos en China?

La respuesta es fácil. Es el incondicional apoyo que tiene Israel de Estados Unidos, que optará siempre por el derecho a veto en caso que se quisiera emitir una resolución que, desafortunadamente si no se tiene el voto de todos los Estados permanentes, no será aprobada, mientras que en el caso de las masivas violaciones a los derechos humanos en China, es obvio que este país −como miembro permanente− también utilizaría el derecho a veto que le corresponde a su favor.

Es aquí donde se tiene que cuestionar si los cinco Estados permanentes del Consejo de Seguridad ejercen su poder democráticamente o solo para el bien de sus intereses. En total, Estados Unidos ha utilizado el derecho a veto 40 veces para resoluciones que condenaban a Israel, resoluciones que no fueron aprobadas. Es entonces que con la estructura actual del Consejo de Seguridad, nunca será posible que este órgano de la ONU pueda ejercer presión y emitir resoluciones vinculantes, para castigar a Israel por los constantes ataques a personas civiles e inocentes y liberar al pueblo Palestino.

Es menester entonces, cambiar la estructura del Consejo de Seguridad para que pueda ejercer poder de forma eficaz, rápida, imparcial y bajo los principios de la buena fe internacional. De no ser así, el romanticismo del derecho internacional será siempre solo eso, un romanticismo que en conflictos donde en verdad se necesite una intervención por parte de la comunidad internacional porque los derechos humanos de las poblaciones claramente se están violentando, no se podrá hacer nada contundente si no está dentro de los intereses de un Estado permanente del Consejo de Seguridad, como lo es el caso de Palestina e Israel. Mientras tanto, miles de niños, niñas, mujeres y hombres inocentes seguirán muriendo, hasta que se dé un cambio a esta estructura, que sea capaz de integrar una mayor voz de los países de la comunidad internacional.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Con los recientes hechos que intensificaron el conflicto entre Israel y Palestina, es importante cuestionarse la eficacia de la ONU a la hora de

Schopenhauer (La Libertad) demostró hace casi 200 años que el libre albedrío no existe, o cuando menos es muy relativo. Su relatividad depende de

La Comisión de Asuntos Hacendarios tiene hasta este miércoles para recibir las mociones en las que se plantean modificaciones al Presupuesto Nacional. (Foto: Javier

Aunque añejo el tiempo, el 19/02/2014 en Semanario Universidad, Iván Molina intenta responder críticamente al artículo de Laura Morera y de paso, indicar algunas

El presidente de la República, Luis Guillermo Solís, se manifestó una vez más este domingo en contra de los “abruptos” recortes al Presupuesto Nacional

De izquierda a derecha, María Ethel Trejos, directora Vigilancia de la Salud, María Eugenia Villalta, gerente Médica de la Caja y María del Rocío

En nuestra réplica al profesor Armando Campos Santelices, publicada en el Semanario No. 2034, sostuvimos que correspondía a él aclarar en qué medida de

“Ha ganado la dignidad y la soberanía del pueblo boliviano y este triunfo está dedicado a todos los pueblos del mundo que luchan contra
Semanario Universidad