En defensa de la educación superior

¡Qué vivan los estudiantes, jardín de las alegrías! Son aves que no se asustan de animal ni policía, Y no les asustan las balas, ni el ladrar de la jauría, Caramba y zamba la cosa, ¡Qué viva la Astronomía! En las condiciones que prevalecen actualmente, las universidades públicas de Costa Rica están siendo forzadas a […]

¡Qué vivan los estudiantes, jardín de las alegrías!

Son aves que no se asustan de animal ni policía,

Y no les asustan las balas, ni el ladrar de la jauría,

Caramba y zamba la cosa,

¡Qué viva la Astronomía!

En las condiciones que prevalecen actualmente, las universidades públicas de Costa

Rica están siendo forzadas a subsumirse bajo la visión de un Estado Tecnocrático y de su

modelo de apéndice neoliberal.En esta vía se intenta preparar recursos robotizados (para

ello utilizan la consigna muera la criticidad y vivan los cuadros despolitizados) con una alta

dosis de especialización y con gran capacidad de “eficiencia”. ¿Por qué se da esta iniciativa

de los grupos dominantes en forma reiterada? Porque en diferentes países se canta la misma

canción que en Costa Rica, las universidades constituyen un foco de resistencia contra el

despotismo, contra la oligarquía y contra las formas que adopta el imperialismo a través

de sus organismos financieros internacionales que ponen nuestros países en función de su

economía. Esto explica que se incomoda desde el nacimiento de la Universidad Pública;

que no entienden (o se oponen por los intereses mezquinos señalados anteriormente) la

visión ni la misión de la Universidad que se inscriben como puente de transformaciones

necesarias en la sociedad y en la edificación de una sociedad inclusiva. Los que actúan y

quieren conducir las universidades a esa situación de tecnocracia tienen la idea de que estas

deben ser abastecedores, fábricas o industrias del conocimiento. Se le quieren imponer

condiciones que van en contra de la democratización y de la excelencia académica.

Ellos no entienden que los universitarios jamás renunciaremos a los propósitos que se

inspiran en el conocimiento que prepara para contribuir en las transformaciones políticas,

económicas, sociales y culturales enraizadas en los anhelos y necesidades de la sociedad

costarricense, que los universitarios no cesaremos de forjar el conocimiento que contribuye

con la formación de la personalidad humana. Entendemos que políticos de la oficialidad

quieran entregar nuestra riqueza (acaso las universidades públicas no constituyen parte de

nuestra riqueza) al mejor postor, que se arrodillen frente al amo porque obedecen mandatos

espúmeos. A ellos les queremos recordar que el artículo 3 de nuestra Constitución Política

dice: “Nadie puede arrogarse la soberanía; el que lo hiciere cometerá el delito de traición a

la patria”. Y, por otro lado, les queremos recordar a los diputados que insistan en recortar

el presupuesto de las universidades que están violando de nuevo la Constitución Política

cuando esta garantiza la autonomía y su financiamiento para su propio desempeño, y que

obviamente permanecemos alerta.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

29 de octubre de 1821 fecha de la independencia de Costa Rica Miguel Rojas Ensayo BBB Producciones 2014Con una prosa sencilla pero apasionada y contundente, ...

Un presupuesto repleto de millones y de discordiaDe acuerdo con el Ministerio de Hacienda, “el Presupuesto Nacional es el instrumento financiero que contiene las

Los días cuando las familias tenían el estilo de Paco y Lola definitivamente quedaron atrás: Las familias costarricenses son cada vez

El equipo de la Universidad de Costa Rica tiene una semana vital, en la que define muchas de sus opciones de clasificación. (Foto: Club

Hace un mes, la directora jurídica del ICE, Julieta Bejarano (aquí junto a la diputada de Acción Ciudadana, Epsy Campbell) compareció ante los diputados

En diversos foros, documentales o artículos sobre la temática del desarrollo eléctrico, se ha señalado que existe un excedente en la capacidad instalada de nuestro ...

El presupuesto de la UCR para 2015 es de ¢283.886 millones para actividades de docencia, acción social e investigación, como la que se realiza

Estudiantes voluntarios y miembros de UESPRA descargan alrededor de tres mil plantas para el vivero, localizado detrás del comedor estudiantil de la UCR. (Foto:
Semanario Universidad