La sumisión de las masas

La esclavitud de la edad antigua y el vasallaje medieval solo permitieron levantamientos aislados contra el poder; muchos siglos después, dos grandes revoluciones, la

Desde las guerras médicas o las campañas de Alejandro el Grande o las de Julio César y todas las grandes gestas de la historia, las masas han seguido a sus líderes en pos de satrapía y riqueza, con suerte variable. Los dueños del poder históricamente se las han arreglado para arrastrar a sus pueblos a las lides, pero en defensa de sus propios territorios, de sus privilegios y de sus capitales. Y han empleado los artilugios más modernos de su época: pan y circo (Roma), la religión (las cruzadas), el feudalismo (las monarquías), el nacionalismo (las guerras mundiales) y hoy, el hedonismo, la cultura del placer.

La esclavitud de la edad antigua y el vasallaje medieval solo permitieron levantamientos aislados contra el poder; muchos siglos después, dos grandes revoluciones, la francesa y la norteamericana, establecieron el modelo a seguir, la hoja de ruta; por fin, en el siglo XIX, el de la gran transformación industrial, los pensadores de esta “segunda ola”, preocupados por las masas explotadas, gritaron a los obreros del mundo: ¡uníos! Desafortunadamente, todos esos experimentos que pretendieron emancipar a las masas y hacerlas partícipes de la riqueza que genera la sociedad, terminaron muy mal. El poder solo cambió de manos, y con frecuencia, más abusivo, genocida y corrupto que los desalmados liberales lucrativos que combatieron. Aún quedan vestigios de esos intentos revolucionarios frustrados y aún alguno por ahí intenta repetir el postre. Todavía grandes sectores de la sociedad mundial están lejos de tener acceso a este aprendizaje.

Hoy el espectáculo cotidiano, el circo, lo tenemos todos los días en las portadas de los periódicos amarillistas, en los noticieros y en los shows en nuestras pantallas gigantes de televisión conectadas a la web; y en las calles lo observamos fascinados en cada una de las colisiones, atropellos, accidentes mortales e intervenciones policiales aparatosas. Ya no tenemos que desplazarnos hasta el circo; más bien pedimos en nuestra butaca que nos traigan un combo de 4000 calorías, con opción de agrandarlo. Las grandes masas somos llevadas en pos de placer y consumo; el marketing nos vendió la idea que ahora sí podemos tener todos los placeres que antes solo gozaba la elite: estilos de vida “exclusivos” (crédito irresponsable), placer corporal (trata, comercio sexual y todo tipo de sustancias legales e ilegales), comida barata y abundante (todas las franquicias que idolatran nuestros hijos) y cosas, cosas y más cosas (incluyendo las robadas, traficadas y falsificadas); pero claro, siempre que sigamos produciendo y consumiendo; que sigamos siendo, por tanto, parte del sistema de acumulación de capital por ciertos grupos; esta vez, más anónimos que antes, con sus maniobras de intermediación, de usura y de sometimiento, cada vez más refinadas. Idénticos al esbirro de Atila o al soldado napoleónico, arriesgamos el pellejo por una promesa, pero no todos regresamos vivos; cada generación disfruta más de esta apuesta irresponsable: cada día más placer, más bienes, más hígado graso y más fiesta, con menos esfuerzo y menos responsabilidad, a costa de lo que sea. A costa de nuestra salud mental y la del planeta; pero sobre todo, a costa de nuestra unidad social por antonomasia: la familia. Hemos introducido a nuestras casas lo que antes se quedaba detrás de la puerta; ahora cada cliente del hogar, desde el niño pequeño hasta la abuelita, tiene su nicho de consumo egocéntrico (y su tarjeta de crédito), desplazando a la comunicación, la solidaridad, la responsabilidad, la empatía, el afecto y la socialización; o sea, todo lo que nos hace felices y seres humanos realizados. Todavía no nos hemos rebelado.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Aunque muchas personas han probado los novedosos platillos de Ignacio Barrantes, pocas son realmente conscientes de la calidad nutritiva de los insectos (foto Rafael

En el orden usual, Saray Córdoba González, Carla Jara Murillo, Sandra Araya Umaña y Bruno Lomonte Vigliotti, miembros de la comisión especial del Consejo

La verificación periódica de la calidad del agua es una de las recomendaciones hechas en el estudio (foto ilustrativa archivo ODI).Algunas de las enfermedades

Me regocijo de lo que Dios está haciendo en el mundo y especialmente en Latinoamérica  en el tema de las misiones.Gálatas 5: 22-23 menciona que

La saturación de datos por ingresar al nuevo sistema de pagos “Integra 2” es la principal causa que señala la ministra de Educación Pública,

De izquierda a derecha: Walter Rodríguez, uno de los primeros integrantes del Grupo Catarsis, Arnaldo Rodríguez –su hermano–, Giorgio Murillo, Gabriela Mora y su

El desarrollo de un proyecto para la administración de los recursos humanos y el pago de las planillas del Ministerio de Educación Pública (MEP)

Más de siete millones de delfines murieron desde los años 50 por la pesca de atún en el Pacífico Oriental Tropical, debido al uso
Semanario Universidad