La sumisión de las masas

La esclavitud de la edad antigua y el vasallaje medieval solo permitieron levantamientos aislados contra el poder; muchos siglos después, dos grandes revoluciones, la

Desde las guerras médicas o las campañas de Alejandro el Grande o las de Julio César y todas las grandes gestas de la historia, las masas han seguido a sus líderes en pos de satrapía y riqueza, con suerte variable. Los dueños del poder históricamente se las han arreglado para arrastrar a sus pueblos a las lides, pero en defensa de sus propios territorios, de sus privilegios y de sus capitales. Y han empleado los artilugios más modernos de su época: pan y circo (Roma), la religión (las cruzadas), el feudalismo (las monarquías), el nacionalismo (las guerras mundiales) y hoy, el hedonismo, la cultura del placer.

La esclavitud de la edad antigua y el vasallaje medieval solo permitieron levantamientos aislados contra el poder; muchos siglos después, dos grandes revoluciones, la francesa y la norteamericana, establecieron el modelo a seguir, la hoja de ruta; por fin, en el siglo XIX, el de la gran transformación industrial, los pensadores de esta “segunda ola”, preocupados por las masas explotadas, gritaron a los obreros del mundo: ¡uníos! Desafortunadamente, todos esos experimentos que pretendieron emancipar a las masas y hacerlas partícipes de la riqueza que genera la sociedad, terminaron muy mal. El poder solo cambió de manos, y con frecuencia, más abusivo, genocida y corrupto que los desalmados liberales lucrativos que combatieron. Aún quedan vestigios de esos intentos revolucionarios frustrados y aún alguno por ahí intenta repetir el postre. Todavía grandes sectores de la sociedad mundial están lejos de tener acceso a este aprendizaje.

Hoy el espectáculo cotidiano, el circo, lo tenemos todos los días en las portadas de los periódicos amarillistas, en los noticieros y en los shows en nuestras pantallas gigantes de televisión conectadas a la web; y en las calles lo observamos fascinados en cada una de las colisiones, atropellos, accidentes mortales e intervenciones policiales aparatosas. Ya no tenemos que desplazarnos hasta el circo; más bien pedimos en nuestra butaca que nos traigan un combo de 4000 calorías, con opción de agrandarlo. Las grandes masas somos llevadas en pos de placer y consumo; el marketing nos vendió la idea que ahora sí podemos tener todos los placeres que antes solo gozaba la elite: estilos de vida “exclusivos” (crédito irresponsable), placer corporal (trata, comercio sexual y todo tipo de sustancias legales e ilegales), comida barata y abundante (todas las franquicias que idolatran nuestros hijos) y cosas, cosas y más cosas (incluyendo las robadas, traficadas y falsificadas); pero claro, siempre que sigamos produciendo y consumiendo; que sigamos siendo, por tanto, parte del sistema de acumulación de capital por ciertos grupos; esta vez, más anónimos que antes, con sus maniobras de intermediación, de usura y de sometimiento, cada vez más refinadas. Idénticos al esbirro de Atila o al soldado napoleónico, arriesgamos el pellejo por una promesa, pero no todos regresamos vivos; cada generación disfruta más de esta apuesta irresponsable: cada día más placer, más bienes, más hígado graso y más fiesta, con menos esfuerzo y menos responsabilidad, a costa de lo que sea. A costa de nuestra salud mental y la del planeta; pero sobre todo, a costa de nuestra unidad social por antonomasia: la familia. Hemos introducido a nuestras casas lo que antes se quedaba detrás de la puerta; ahora cada cliente del hogar, desde el niño pequeño hasta la abuelita, tiene su nicho de consumo egocéntrico (y su tarjeta de crédito), desplazando a la comunicación, la solidaridad, la responsabilidad, la empatía, el afecto y la socialización; o sea, todo lo que nos hace felices y seres humanos realizados. Todavía no nos hemos rebelado.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Para Diego Van der Laat, el proceso de conceptualización del Museo de Jade fue muy literal: “Construyeron la piedra”, expresó. (Foto: Katya Alvarado)Contrasta su

Las fallas omisiones y pagos parciales que provocó la puesta en marcha del sistema Integra2, produjo un paro general de los educadores. La huelga

El plantel administrativo de Coopetarrazú genera 15 kilovatios gracias a los paneles solares que instaló en su techo. Esto significa un ahorro de hasta

Costa Rica es una burbuja. Su gente se enfrasca apasionadamente en sus asuntos puertas adentro, pero ignora, o finge ignorar, lo que sucede allende

Los andamios asumen una función protagónica en Deconstruxión. (Foto: cortesía Danza U)Mario López y Pablo Miranda se impusieron el reto de convertir un andamio

II parte10. El papelote azul (China, Tian Zhuangzhuang, 1993). Recorre la historia de la China maoísta desde la óptica de un niño y su

De los siete pecados capitales del poder político, en la edición del  19 de marzo pasado hablábamos de la mentira, el primero de ellos.

El desarrollo de un proyecto para la administración de los recursos humanos y el pago de las planillas del Ministerio de Educación Pública (MEP)
Semanario Universidad