Municipalidades 2.0

Apenas comienza la carrera política por las alcaldías a lo largo y ancho del país y vemos que los ciudadanos no están informados.

Apenas comienza la carrera política por las alcaldías a lo largo y ancho del país y vemos que los ciudadanos no están informados. Muchos no saben quiénes buscan llenar los distintos puestos de su municipio, tal vez porque a muchos no les interesa saberlo, porque quizás la mayoría piensa que la municipalidad no importa. Y ese problema además de salirnos caro es en parte culpa de todos.

Tengo 20 años, estas son las primeras elecciones municipales en las que podré elegir el cambio que mi municipio necesita. Generalmente a los jóvenes de mi edad no les interesan estas elecciones, sobre todo porque se desestima el valor de las municipalidades. Limpiar las aceras, recoger la basura, administrar un mercado, un cementerio o un estadio municipal. Cosas sencillas y sin valor, pero la «Muni» es más que eso. Y tengo que admitir que soy culpable de ello, me quejo de la mala administración de mi municipalidad, pero no buscaba una solución.

Un Estado ocupa descentralizarse, buscar focos de población importantes para dividir el territorio, cada uno de estos es administrado por un municipio. Las municipalidades poseen autonomía, pues enfrentan y saben los problemas que tienen los vecinos de primera mano, y el gobierno central está para políticas nacionales más grandes. Lo que el descentralizar produce es una mayor eficiencia y eficacia en la administración pública si es que los representantes ahí presentes tienen la disposición.

El alcalde es un representante elegido popularmente con el fin de ejercer las acciones que se han de tomar por el bienestar del cantón. Muchas veces desconocemos a nuestros alcaldes, y es que tal vez las malas políticas y las administraciones sin escrúpulos que se ven en las noticias a diario, hacen que los ciudadanos simplemente no presten atención o tal vez hagan una simple queja o comentario entre vecinos y amigos que no pasa a más.

¡Hay personas en estos puestos que llevan hasta más de 20 años! La verdad no digo que esté mal esa cantidad de años, o las reelecciones, pero en esa cantidad de tiempo yo diría que se puede tener un cantón con números alentadores, y entre las mejores administraciones de este país, pero lamentablemente sucede lo contrario la mayoría de las veces. No digo que sea fácil hacerlo, pero con tantos años en el puesto se facilita, y venir a pedir cuatro años más no soluciona lo que no han podido en 20.

Es hora de cambiar y traer políticos 2.0 a las municipalidades, nuevas caras, personas más jóvenes, con amplios y variados conocimientos, no hablo que tienen que ser profesionales o tener doctorados, eso no los hace los mejores. Son las ganas de trabajar, el conocer bien los problemas que se enfrentan y estar dispuestos a buscarles las mejores soluciones de una forma efectiva, eficiente y económica. Necesitamos nuevas municipalidades, instituciones que vayan de la mano de las nuevas tecnologías para facilitar trámites y agilizar los procesos que muchas veces son engorrosos y burocráticos, todo por el bien de los ciudadanos.

Tratemos de informarnos, ver qué propuestas hay en nuestros cantones, quiénes lideran las papeletas, cuáles son los puestos que elegimos y sus funciones, y lo más importante, salir a votar. Vamos a votar el próximo 7 de febrero por el equipo que pensemos sea el mejor para nuestro cantón, porque la municipalidad importa y cada voto cuenta.

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Otros Artículos

Nosotros, al igual que los demás países del mundo vivimos en un “sistema Monetario de confianza”

La “bola” de la reactivación está ahora en cancha de los bancos, reza un título del periódico UNIVERSIDAD, en su edición 2108.

Les comparto mis reflexiones, como costarricense e investigador muy preocupado por la crisis de gobernabilidad

Hay que hacer algo. No es posible que con el vestuario de la “ciencia” me acosen constantemente quienes se dicen apóstoles de ella,

Originalmente se temió la desaparición de decenas de estudiantes, lo cual fue negado por los propios estudiantes.

Semanario Universidad