Consejo Universitario modifica estructura de comisiones permanentes

A raíz de una propuesta presentada por Jorge Murillo, el Consejo Universitario reestructuró sus comisiones permanentes, con el propósito de lograr

A raíz de una propuesta presentada por Jorge Murillo, el Consejo Universitario reestructuró sus comisiones permanentes, con el propósito de lograr una mayor eficiencia en el análisis y resolución de los asuntos que están pendientes de estudio y de los nuevos casos que la comunidad universitaria someta a consideración de este órgano colegiado.

La nueva estructura empezó a regir el 1 de noviembre, y obedece al interés de que el ámbito de acción de estas comisiones esté acorde con la división por áreas sustantivas que tiene la Universidad de Costa Rica (UCR).

De esta manera, los asuntos se tramitarán tomando en cuenta el fondo y no el tipo de documento, lo cual facilitará el trámite de admisibilidad y su ubicación en cada una de las comisiones.

Anteriormente, la conformación respondía a dos criterios: el tipo de documento que elaboran (comisiones de reglamentos) y el contenido de esos documentos (política académica, asuntos jurídicos, etc.).

De acuerdo con el órgano legislativo universitario, la estructura anterior producía inconvenientes, debido a que algunos de los asuntos debían ser vistos por dos comisiones, una que conceptuara y otra que vertiera en forma de reglamento esa conceptualización, lo cual suponía que una comisión debía estar supeditada al trabajo de otra.

Al mismo tiempo, dicha estructura daba lugar a una concentración de asuntos en algunas comisiones, y pocos en otras, lo cual, considerando la naturaleza del tema por analizar y la estrategia de tratamiento que se aplique, dificultaba la pronta atención y resolución de los asuntos.

Mayor equilibrio

Uno de los propósitos de esta iniciativa es lograr un mayor equilibrio en el trabajo de todas las comisiones, de manera que, en lo posible, no exista recargo de trabajo ni duplicación de temas en algunas de ellas, como sucedía.

También procura darles una atención a los asuntos pendientes en un tiempo menor y no centralizarlos en una sola comisión, como ha sido el caso de los reglamentos. Es por eso que con este cambio se eliminan las dos comisiones que se dedicaban de manera exclusiva a trabajar este tema; ahora cualquiera de las nuevas podrá dictaminar sobre normativa institucional, según lo establecido por Consejo Universitario desde el año 2010.

Otras de las novedades radican en la separación de los asuntos presupuestarios y de administración; además, se crea una comisión dedicada exclusivamente a la atención de los temas estudiantiles, lo cual permitirá un análisis integral y posibilitará a la representación estudiantil integrarse de pleno en esta comisión.

El acuerdo contempla una solicitud expresa a la Dirección del Consejo Universitario para que la Comisión de Coordinadores de Comisiones Permanentes defina el ámbito de competencia que debe tener cada una de las comisiones permanentes y sus funciones generales; al respecto, deberá presentar una propuesta en un plazo de dos meses.

Según este órgano, es precisamente la ausencia de esta definición lo que ha provocado cambios periódicos en el funcionamiento de las comisiones; esto, en algunos momentos, ha dificultado el alcance de los objetivos y la eficiencia del trabajo del ente legislativo.

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Otros Artículos

Hay que hacer algo. No es posible que con el vestuario de la “ciencia” me acosen constantemente quienes se dicen apóstoles de ella,

Las futuras elecciones municipales por realizarse en febrero de 2016, gozan, en términos generales, de un carácter inaugural. Acudimos a un escenario

Semanario Universidad