Sexto pecado, la explotación

Ante todo, el poder político es económico. Para ejercerse requiere y disfruta de todos los bienes imaginables que hay en la naturaleza o que

Ante todo, el poder político es económico. Para ejercerse requiere y disfruta de todos los bienes imaginables que hay en la naturaleza o que haya inventado el ser humano para sobrevivir y facilitarse la vida; está formado por humanos (políticos, que si no son humanos, pretenden parecérseles). Pero el poder político no produce absolutamente nada, es un parásito mantenido por la humanidad trabajadora a cambio  de  ser gobernada; lo único que produce es vasallaje y explotación.

Los tres períodos de la historia conocida revelan que poder y explotación son inseparables: Los primeros agrupamientos forman tribus que se avasallan unas a otras y las derrotadas deben pagar tributos a las vencedoras (tributo viene de tribu, o al revés); vienen luego estructuras laico-religiosas, al estilo de la feudal, de explotación infinita, con señores dueños de todo, y siervos o esclavos a quienes no se les permite poseer ni siquiera su propia piel; y ya en nuestros tiempos de incautos, llegan los mandos estatales, aliados por lo general a los religiosos, donde algunos estratos de algunos pueblos, sin dejar su servidumbre, viven quizá algo mejor que aquellos esclavos; pero todos, excepto los dueños del poder, tienen que darle al gobierno para que exista, cuando menos, la mitad del fruto de su esfuerzo;  y a cambio solo de ser gobernados. ¡Qué mal negocio para muchos, qué buen negocio para esos pocos!

Y es que el poder político o quienes lo ejercen, no se avienen como usted y yo a «irla pasando»; ellos deben vivir en la cúspide del derroche, de la opulencia, del disfrute de los bienes y servicios que pagamos y ponemos los vasallos a su disposición. ¡Reyezuelos! De hecho, varios pueblos, al extremo de su deshonra, conservan aún, además de Estado y gobierno, vergonzosas castas reales y de inconmensurable privilegio como para  recordarse a sí mismos sus diferentes colores sanguíneos; para identificar a quienes pueden vivir de quienes; y para sentir las cumbres sociales de intocables que cargan sobre sus espaldas.

En nuestro mundito de la llanura, por el contrario, aprendemos a irla pasando. El agricultor que llega a la feria con  sus productos, se va contento porque hoy le alcanzó hasta para el diesel; la semana entrante, ¡ya veremos! Igual el pequeño empresario, feliz porque pagó la planilla y pudo comer. Así el asalariado, el estudiante de escasos recursos… Si no tuvieran que mantener al Estado, habrían trabajado la mitad y ganado el doble; pero así somos los humanos de extraños; con toda la inteligencia que nos dio la naturaleza sabemos hacer de todo, pero no sabemos cómo repartirlo. Llamamos entonces a alguien, que tampoco sabe cómo hacerlo, pero cuyo puesto nos cuesta la mitad de nuestro esfuerzo; el Estado, que son una minoría de señores  que tratan de dirigir la economía y repartir (se) la producción; y ya sabemos los resultados. ¿Por qué? Porque cada período los pueblos eligen gobernantes para que los administren y gobiernen; eligen políticos que saben mucho de politiquería, es decir, saben mentir, engañar, poner trabas, robar, vivir de lo ajeno… y esos señores, ya en el poder, organizan y administran la producción del país y al país entero; y ahora sí que saben de todo. ¡Qué rápido aprenden! ¡Qué impostores!

Cuando los humanos aprendan a pensar se autogobernarán, prescindirán de un Estado o gobierno y vivirán felices; y sobre todo muy naturalmente. La existencia del poder político en cualquiera de sus formas, desde la más tenebrosa dictadura o monarquía, hasta la más candorosa democracia, constituyen los casos más típicos y auténticos de explotación en masa; y por eso el Estado es inmoralmente antinatural. La explotación se constituye así en el sexto pecado capital del  poder político, y es el «metabolismo basal» para su existencia.

Pero, ¿puede haber gobierno sin explotación? ¡Claro que sí! Y aunque pareciera contradicción con todo lo dicho, si interrumpimos ese «ciclo metabólico» formado por impuestos, tributos, robos, prebendas, puestos, privilegios, subvenciones, propaganda, viajes, y mil derroches más; si le pisamos la manguera, y cambiamos la palabra «Estado» por «Organización natural», tendremos orden sin explotación; pero eso es largo de explicar y se nos acabó el espacio, tan solo recordemos que,

 

Es de todos el más grande

De tantos explotadores

El Estado y sus señores;

Pero el Estado no existe,

Con sus ropajes se viste

Un grupo de explotadores.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Para los estudiantes que trabajan es más difícil obtener su título en la UCR. (Foto: archivo)David Hernández es estudiante de arquitectura. Entre maquetas, dibujos

Patricia Mora, diputada y presidenta del Frente Amplio. (Foto: Katya Alvarado)Patricia Mora, presidenta del Frente Amplio, defiende el gesto de solidaridad con los sandinistas,

Creo que todos estamos algo enterados. Hubo recientemente, en este 2014, un Mundial de Fútbol. A todos los equipos que participan en un Mundial

Platón insiste en que la educación hacia lo humano debe iniciarse en la lenta disciplina de los sentidos, o como dice él: tà erotiká.

El emblemático cineasta, escritor, poeta e intelectual italiano Pier Paolo Pasolini, ha cobrado gran interés recientemente. Por un lado, el Vaticano, que en su

María del Rocío Sáenz aseguró que el sistema de seguridad social tendrá que enfrentarse a un proceso de reforma, adecuarse a la nueva realidad

Palabras que el tiempo se lleva ya está a la venta en las principales librerías del país.Baltasar Garzón, el juez español que fue capaz

Ante todo, el poder político es económico. Para ejercerse requiere y disfruta de todos los bienes imaginables que hay en la naturaleza o que
Semanario Universidad