Tomas, macanas y ficciones

El 27 de noviembre del 2013, el edificio de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Costa Rica fue tomado por un

El 27 de noviembre del 2013, el edificio de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Costa Rica fue tomado por un grupo de encapuchados que justificaron su proceder como apoyo al movimiento de los trabajadores de los Ebáis del programa PAIS. Acerca de este hecho, publiqué un artículo el 5 de diciembre (La Nación) que ha sido objeto de dos respuestas en el Semanario Universidad.

En la primera, que circuló en la edición del 5 de febrero, la estudiante Laura Morera Largaespada, quien reconoce haber participado en la toma del edificio, afirmó que este acto no fue violento, sino “una acción completamente pacífica”; que no hubo ningún herido durante la toma; y que la verdadera violencia fue llevada a cabo por las autoridades universitarias. De este modo, Morera creó un contexto interpretativo, en el que el uso de la violencia se transfiere de quienes tomaron el edificio, a las autoridades referidas, tanto las que negociaban para tratar de solucionar el conflicto relacionado con los trabajadores de los Ebáis, como a las que procuraban llegar a un acuerdo para poner fin a la toma del edificio.

Con base en esa ficción operativa es que Morera establece una conexión entre historiadores y macanas, pese a que quienes se valieron de la violencia para desalojar el edificio no fueron los historiadores, sino el grupo al que pertenece Morera.

Una segunda respuesta fue publicada en la edición del 12 de febrero, en la que un estudiante llamado Omar S. Herrera Rodríguez, afirma que ni siquiera hubo toma del edificio y presenta lo ocurrido el 27 de noviembre como una reunión entre estudiantes (algunos de ellos efectivamente encapuchados), funcionarios universitarios y miembros del SINDEU. De hecho, Herrera señala que las “unidades policiales” que había dentro del edificio colaboraron “con la salida” de estudiantes, docentes y administrativos.

Pese a que sus interpretaciones son completamente distintas, tanto Morera como Herrera recurren a la ficcionalización de hechos que fueron ampliamente descritos en la información publicada por el Semanario Universidad. Mientras Morera reconoce que el edificio sí fue tomado y llama a tomar consciencia de la “alarmante represión policial”, Herrera señala que ¡no hubo toma y que la acción de los encapuchados más bien contó con la colaboración de la policía!

La ficcionalización de los hechos ha sido una práctica que ha acompañado a la izquierda costarricense desde los primeros años del Partido Comunista en la década de 1930, y todavía persiste, como lo demuestran los comentarios de Morera y Herrera.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El Foro Nacional anuncia nuevas protestas en contra de los acuerdos del Gobierno con la empresa OAS y los nuevos diseños de la carretera

Costa Rica presentará este martes ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) una demanda contra Nicaragua que busca determinar los límites entre todas

Antes de comenzar explicando qué es la legitimación de capitales, es más que necesario determinar si en la sociedad actual la ética es un

La definición de riesgo según el Diccionario de la Real Academia Española, es una contingencia o proximidad de un daño, por lo que si

La cultura organizacional es una temática que demanda, cada vez más, un espacio con mayor propiedad dentro del espectro de las organizaciones públicas y

Amurallamiento del espacio públicoDesafortunadamente, desde hace unos meses atrás, la hermosa plaza abierta —como es la norma en San José—, se enrejó con una

“Asistimos a la crisis de los sentidos fundantes  y de las premisas que orientaron la organización de la escuela pública (Sacristan,1999) sustentadas en diversos

Cabezas trofeo de este sitio que se encuentran en el Museo Etnológico en Viena, Austria (foto Carolina Cavallini, 2012).Ubicado a menos de un kilómetro
Semanario Universidad