“Fiesta” con deuda política urge reducción drástrica de aporte estatal

Los recientes escándalos con los fondos provenientes de la deuda política del Estado para financiar las campañas políticas de los partidos Liberación Nacional (PLN)

Los recientes escándalos con los fondos provenientes de la deuda política del Estado para financiar las campañas políticas de los partidos Liberación Nacional (PLN) y Movimiento Libertario (ML) demandan una reforma para que se reduzca drásticamente el porcentaje destinado para esos fines, el cual se encuentra actualmente el 0.19% del PIB

Algunos expertos hablan de bajarlo a una tercera parte, es decir el 0.5% del Producto Interno Bruto (PIB), otros prefieren no precisarlo, pero si hay un total consenso en que ya llegó la hora de disminuir el gasto estatal dirigido a las campañas políticas.

También coinciden en que las recientes irregularidades denunciadas con el manejo de los cheques dirigidos a pagar el transporte en el PLN en la campaña de la presidente Laura Chinchilla y los recursos destinados para el pago de capacitaciones en el ML, ponen en entredicho el sistema de representatividad vigente.

En particular se cuestionan los fondos dirigidos al financiamiento del transporte en las campañas, puesto que las mas recientes encuestas han revelado que el 90% de las personas votantes van a votar por sus propios medios.

La manera en que los partidos gastan esas sumas millonarias no se pueden fiscalizar, según el analista Víctor Ramírez. “¿Quién puede controlar si al que se le alquiló el vehículo salió de su casa o gastó la gasolina que se le canceló? ¿Quién puede controlar si se hicieron 5000 o 6000 camisetas o banderas?”, agregó.

En su criterio, solamente el 10% de los votantes utilizan el día de las elecciones el transporte que ponen a disposición los partidos, mientas que el restante 90% asiste a las urnas por medios propios.

Por eso Ramírez opinó que si se utilizaran de manera adecuada los recursos,  bastaría con un 0.5% del PIB para sufragar los gastos de los partidos políticos.

“Hay una construcción negativa de definiciones alrededor de la política, que desencantan a la población”, argumentó el politólogo de la Universidad de Costa Rica (UCR) Fernando Zeledón.

No es de extrañar por eso, que a pesar de que cada vez es mayor la inversión que realizan los partidos con el fin de atraer adeptos, el número de votantes decae proporcionalmente, por lo que según Zeledón “el costo de un voto es muy elevado en el país”.

Mientras tanto, el analista Víctor Ramírez resaltó que las campañas políticas son la oportunidad que tienen los partidos para plantear su “modelo país”.

Sin embargo, en su opinión, el sistema electoral se ha “corrompido” a tal grado, que se ha convertido en un “carnaval político”, y por eso, “con todos los escándalos que han salido últimamente, hay que pararlo en seco. El pueblo tiene que demandar un cambio radical de las leyes electorales, para que volvamos a hacer algo serio y responsable”, instó Ramírez.

El detonante de esta crisis es el manejo de fondos públicos en las campañas electorales, y la manera en que los partidos políticos gastan sumas millonarias aportadas por la llamada deuda política, financiada con fondos del Estado.

La socióloga de la UCR Monserrat Sagot aseguró que los cuestionamientos que surgen sobre algunos partidos políticos, podrían catalogarse como “delitos terribles”, que afectan la calidad de la democracia.

Por eso, no duda que existen argumentos para sanciones -incluso de índole penal- a aquellos que infringieron la legislación; “personas que hacen mal uso de recursos públicos, deben ser sancionadas con todo el peso de la ley”, reclamó.

En este sentido, Víctor Ramírez considera que las campañas son un negocio, donde “en  las estructuras se les unta la mano a más de uno”.

Mientras tanto, Jorge Rovira, investigador del Instituto de Investigaciones Sociales (IIS) de la UCR, cree que el “negocio privado” -producto de las campañas electorales- es derivado del proceso, mientras que el fin primordial de las campañas -en buena teoría-  “es generar debate público, y a profundidad sobre asuntos fundamentales  de la sociedad costarricense, se torna superficial y periférico cuando esto se soslaya del todo o en ocasiones”.

Por su parte, el politólogo Francisco Barahona es del criterio que ese negocio en que se han convertido los procesos electorales, provoca el distanciamiento de la población.

Los analistas coinciden en que uno de los grandes ganadores durante el proceso electoral, son los medios masivos de comunicación, que ganan sumas millonarias con los campos pagados.

Para paliar esta crisis, Barahona sostiene que en las sociedades “frenadas” se necesita de una gran apertura al diálogo nacional, aunque afirma que la realidad nacional es otra: “pareciera que nos estamos poniendo suelas de metal, porque es muy difícil lograr posibilidades de instancias de diálogo”.

“Hasta que no bajemos y caigamos más en esta crisis electoral, difícilmente tendremos capacidad de reaccionar”, lamentó Barahona.

Por su parte, Monserrat Sagot advirtió que al ser los partidos políticos actores esenciales en la construcción de la democracia, si lo hacen de forma irresponsable “no construyen ciudadanía, sino clientes que no tienen sentido de responsabilidad”.

Si bien la formación política -como parte del proceso de fortalecimiento de la democracia- debe ser el fin primordial de la labor de los partidos políticos, Sagot sostiene que las campañas no son utilizadas para “la educación política”.

Al no existir preocupación por la formación política, el politólogo Fernando Zeledón estima que la democracia electoral en el país “está haciendo agua”, y “estamos a años luz de la realidad en otros países”.

GASTOS SUPERFLUOS

Repensar la deuda política, más que una necesidad es una obligación, según los analistas consultados por este Semanario, quienes coincidieron que a la luz de los escándalos expuestos ante la opinión pública por la prensa, el sistema de contribuciones económicas a los partidos políticos necesita una intervención profunda, para sellar los vacíos existentes en la actualidad.

En criterio de Monserrat Sagot, los partidos políticos se han valido del dinero público para consolidar entre sus allegados, un modo de vida “muy bien remunerado”.

“Da la impresión que la deuda política es utilizada en su mayoría para pagar favores políticos, para comprar personas que aseguren sus lealtades”, reprochó la socióloga.

El Código Electoral establece que los partidos políticos liquidan parte de sus gastos con el aporte estatal; no obstante, cada vez son más frecuentes que se presenten problemas a la hora de hacer efectivas esas contribuciones.

La deuda política representa el 0.19% del Producto Interno Bruto del año trasanterior a las elecciones, pero según una reforma que se aplicó en las votaciones del 2010, el porcentaje disminuyó al 0.11%.

Pese al recorte significativo, en el 2010 se elevó en un 12% la contribución a los partidos políticos con relación a las elecciones del 2006, para un monto superior a los ¢15.000 millones.

El más favorecido con el pago de la deuda política fue el Partido Liberación Nacional (PLN), seguido por el Partido Acción Ciudadana (PAC) y el Movimiento Libertario (ML).

Al respecto, Fernando Zeledón añadió que “cada vez se justifican menos los gastos en rubros como transporte”. Una de las soluciones que plantea es la utilización del voto electrónico, aunque esta opción fue descartada por el mismo Tribunal Supremos de Elecciones (TSE), al alegar que este sistema incrementaría los gastos de la institución.

Zeledón tampoco ocultó su preocupación por el aporte a las campañas en las elecciones municipales: “No sé como hará el Tribunal para liquidar esta deuda”.

REFORMAS INSUFICIENTES

Hace menos de dos años que se realizó la última reforma al Código Electoral, y el consenso es amplio sobre la necesidad de una nueva intervención a la legislación, que más que maquillar la actual crisis, aborde de manera integral las transformaciones necesarias para solventar lo que ahora se cuestiona.

Pese a que existe conciencia sobre esto, para Sagot esas reformas siguen sin llegar, debido a que los responsables de esas modificaciones “viven del sistema tal cual como está actualmente”.

“Sería prácticamente las pavas tirándole a las escopetas, si pensamos que los diputados van afectar esa forma de vida tan bien pagada, que se ha convertido en parte de la cultura política de los partidos”, fustigó.

Al ahondar sobre lo anterior, Barahona expuso que el poder transferido a los diputados para hacer las reformas se ha convertido en un círculo vicioso, y “no estoy tan seguro que las conciencias al interior de los partidos políticos se hayan profundizado, y que se hayan comprometido con cambios más de fondo”.

Piensa que la situación actual del país no solo revela crisis política y económica, si no que en materia electoral también se ha perdido el rumbo. “El asunto es tan grave, que si no frenamos para reflexionar, vamos a seguir en más de lo mismo, que ya sabemos que es contrario para nuestra propia supervivencia democrática”.

Sobre la capacidad de control ejercida por el Tribunal, Zeledón afirma que ha mejorado al lograr detectar lo que tildó como “problemotas estructurales de los partidos”; sin embargo, “hay que hacer algo, para que las irregularidades ahora denunciadas no sucedan más, ya que los problemas no son nada nuevos”, acotó.

Entretanto, Rovira es de la creencia de que se necesita aumentar la “exigencia de responsabilidad a los personeros de los partidos políticos”, a través de sanciones más severas, al estar de por medio el uso de recursos, públicos o privados en las campañas electorales.

En la corriente legislativa, un proyecto para dotar de mayores potestades al Tribunal Supremo de Elecciones, continúa esperando agotar el período de sesiones extraordinarias para ser discutido.

Jeannette Ruiz, diputada del Partido Acción Ciudadana, e integrante de la comisión legislativa que investiga el manejo de las finanzas de los partidos políticos cuestionados, aseveró que será a partir del próximo 1 de mayo que estas reformas se incluyan en la agenda de la Asamblea Legislativa.

“Se necesita un análisis profundo de cómo los partidos utilizaron los recursos, y de cómo estos fueron fiscalizados, para a futuro cerrar los portillos”, expresó la diputada.

Por otro lado, el presidente del PLN, Bernal Jiménez, aduce que no hace falta realizar mayores reformas, sino que “lo que falta es mejor administración y control del gasto de los partidos” (ver recuadro).


Bernal Jiménez, presidente del PLN:

PLN no es responsable de errores cometidos por estructura paralela en campaña

Bernal Jiménez Monge, presidente del Partido Liberación Nacional (PLN), dijo estar preocupado por las denuncias en contra de esta agrupación política, aunque alegó que ésta no puede ser cuestionada por errores cometidos por “una estructura paralela”, que trabajó durante la campaña electoral pasada.

¿Cómo asume los cuestionamientos al PLN?

– El PLN ha sido al que más porcentaje le han pagado, y no se le ha cuestionado hasta ahora por el manejo de algunos cheques que cambiaron otras personas; pero, las leyes sobre el financiamiento de partidos políticos actuales están correctas, nada más se requiere que los partidos hagan un mayor control interno y que el Tribunal haga un control superior al que hace. También es culpa de los bancos cambiar cheques con otras firmas.

Dentro de la estructura del partido hay figuras que ahora son cuestionadas, como el caso del actual  subtesorero, Alex Sibaja.

-Yo comando una empresa como el presidente, pero no comando las acciones de un secretario general, y la tesorería es del tesorero y subtesorero. Yo voy a estar en contra de que haya una organización paralela al partido.

Toda la organización paralela  del candidato maneja los fondos, y luego el partido tiene que responder; el financiamiento lo debería manejar la organización del propio partido. En este caso concreto, a Jorge Walter Bolaños lo nombraron tesorero transitorio durante la campaña. Por lo menos en la próxima campaña yo velaré que no haya una organización paralela.

Del comando de campaña muchos ahora ocupan puestos dentro de la estructura del PLN.

-Ellos no eran de la tesorería, eran del comando; es que esto fue al nivel bajo cantonal. En lo que a mí respecta, en un futuro haré todo lo que esté a mi alcance para que se evite, pero tampoco es que se haya cometido una irregularidad, o que se hayan robado plata, como sí en el Partido Libertario; aquí es que se cambiaron cheques y se dedicaron los fondos para la campaña, sistema que no debió haberse hecho, pero no es lo mismo que ha sucedido en otros partidos; la prueba es que el Tribunal aprobó y pagó los gastos.

¿Las campañas políticas son un negocio para diputados que prestan sumas millonarias, o actuales ministros que cobraban por capacitaciones onerosas?

-No sé; yo respondo por mi persona; yo si quiero hacer algo por el partido se lo regalo,  y aun así no creo que esto sea un negocio para los que trabajan en campaña, ya que muchos lo hacen voluntariamente. Yo quisiera que hubiera más voluntariado, pero  entonces solo la gente rica podría, porque si no les pagan…Vea el caso de Carlos Roverssi: si él trabajaba el tiempo completo tenía que vivir de algo. Cosa muy diferente es que un candidato o el partido hayan cobrado por acciones que no se hicieron.

Sobre los préstamos, no había otra manera de financiar y tampoco este sistema es ilegal;  inclusive el partido perdió ahí los intereses, porque en ese momento estaba hasta el cuello con las garantías en los bancos, por lo que no me parece que sea inmoral ni mucho menos; eso no fue para favorecer a nadie; ¿acaso a la gente le gusta prestar plata?

El fondo de todo esto es que lo que está en discusión son millones de colones provenientes de fondos públicos.

-Absolutamente, son fondos públicos, tienen que investigarse y el gasto tiene que ser un gasto bien justificado; tiene que ser con economía; yo estoy en contra del desperdicio; al ser fondos públicos no se puede gastar a la ligera.

Pero Liberación Nacional continúa haciendo gastos superfluos…

-Depende. Como que usted diga gastos superfluos para comer, pues depende de lo que coma; esos gastos son necesarios en una campaña. Los gastos deben hacerse como en una empresa, donde se cotizan hasta con tres empresas, para ver en cuál sale más barata. Las campañas deben ser manejadas con muy buena administración, racionalizando el gasto al máximo.

¿Aplica esto Liberación Nacional en la realidad?

-No sé en esta campaña, pero en las que yo estuve sí; eran muy frugales, aunque siempre va a ser muy difícil de controlar. Cuando le dan la plata a la gente y a la gente no le cuesta ganársela, la gente es muy manos rotas; las campañas políticas deben ser lo más económico, controlado y absolutamente transparente.

¿Por qué no reformar el Código Electoral?

-Lo que falta es mejor administración y control de todos los partidos. El PLN tiene una contabilidad mejor que ninguno otro, y por ahí se empieza. El funcionamiento es público, eso está bien, pero administrar mejor no es gastar más. En el PLN no hay nada fraudulento hasta el momento, como sí lo hay en otros partidos.

Los escándalos en los partidos políticos enfrían la participación ciudadana

-Sí, pero lo que afecta más a la democracia es la forma de recaudar el dinero; si un partido se financia de pocas personas no es bien democrático; se necesita un financiamiento masivo; esto lo está planteando la diputada Alicia Fournier. Hay gente que da entre ¢5000 y ¢10.000; eso es más democrático que las grandes contribuciones.

Pero además, ¿de qué otra manera debe funcionar la política, si no es con los partidos políticos? Son los que perfeccionan la democracia. Que critiquen los partidos está muy bien; a veces algunos no han actuado correctamente. Pero, no se pueden eliminar,  porque son la vertebración democrática. El financiamiento público también es democrático.

¿Trabajan los partidos en la formación política?

-No lo suficiente y aun en este partido; pero, precisamente para capacitar a la gente y crear conciencia, reabriremos el Instituto Rodrigo Facio nuevamente; ya estoy designando la junta directiva.

¿A pesar de las críticas sobre la utilización del nombre para el Instituto?

-Rodrigo Facio pertenece a Costa Rica, y siempre perteneció al PLN, fue diputado socialdemócrata, fue una figura pública, y ese nombre no se lo pusimos ahora, si no años atrás.

¿Ha apostado Liberación Nacional por renovar sus estructuras?

-El partido necesita renovarse constantemente, necesita jalar la juventud e instruirla, con una absoluta y clara  posición anticorrupción; este partido nació con esa bandera, aquí no se solivianta a nadie, aquí estamos apoyando a los tribunales, que tienen absoluta independencia, porque aquí le tenemos respeto.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El dragado del río San Juan por parte de Nicaragua, la invasión a isla Calero-Los Portillos, y el proyecto de la llamada trocha “soberanía”

Un arte espectral, recién publicado por el sello Backlist (Planeta), nos regala las valiosas reflexiones de un peso pesado de la literatura del siglo

Cuando el gobierno francés decidió crear una oficina de neuropolítica en mayo de 2010, se pensó que Nicolas Sarkozy finalmente se había vuelto loco.

El artista nacional Néstor Zeledón calificó como “muy dolorosa” la destrucción de una escultura suya ubicada en el puesto fronterizo de Peñas Blancas, limítrofe

Ernesto RamírezDesde el Delta Costa Rica (frontera con Nicaragua). La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla,  hizo hoy un llamado a Nicaragua a aprovechar el

El perro está más vivo que nuncaArte, infamia y contracultura en la aldea globalSergio Villena FiengoEnsayoEditorial Arlekín2011La editorial Arlekín se anota un nuevo acierto

El informe de la comisión de notables expertos, nombrada por la Casa Presidencial y ratificada por la junta directiva, soslayó las verdaderas causas de

De lo que era yo entonces no queda nada: apenas hombre, era aún un crío. Lo sabía hacía tiempo, pero todo ocurrió a finales
Semanario Universidad