Rodolfo Piza: “El sector público debe brindar servicios, no crear empleo”

El candidato socialcristiano Rodolfo Piza apuesta por devolver a las instituciones públicas la función de servir a la gente y no solo a sus


rpiza

El candidato socialcristiano Rodolfo Piza apuesta por devolver a las instituciones públicas la función de servir a la gente y no solo a sus propios empleados.

Rodolfo Piza es un candidato al que le tocó una época difícil. Pide que voten por él para presidente en nombre de un partido con dos expresidentes acusados de corrupción. Llega a su candidatura luego de perder en las primarias de su partido y de que al vencedor de esa elección la motivación se le “fuera de viaje”, renunciara en medio de un escándalo mediático en el que acusó a su entorno de egoísmos, traiciones y puñales.

Por eso Piza es un candidato al que le tocaron días difíciles. En las últimas semanas la intención de voto por su partido cayó del 12% a menos del 5%; sin embargo, él no se amilana: propone un plan de 20 medidas para salvar a la Caja Costarricense de Seguro Social (CSSS) y lanza una serie de medidas para luchar contra el desempleo y la pobreza. A continuación un extracto de una entrevista que sostuvo con UNIVERSIDAD.

En este momento de tanta apatía política, ¿qué les dice a usted a los electores para que vayan a votar?

−Primero: que no dejemos de creer. A pesar de los grandes problemas que existen, el país tiene grandes méritos. Nosotros los socialcristianos nos sentimos muy orgullosos de los logros socialcristianos y probablemente los demás partidos también se sientan así, pero para nosotros desde que se plantea el tema de las garantías sociales, de los derechos laborales, de la CCSS, que son temas muy cercanos a nuestro pensamiento y que nacen desde una perspectiva socialcristiana, mucho antes del acuerdo entre Calderón y Mora en 1942. Costa Rica tiene muchas cosas de las cuales sentirse orgullosa, y una tarea fundamental para salir de una situación económica y social tan grave como la que vivimos es romper la desesperanza. Por supuesto que la desesperanza no se va a romper con un discurso político;  la gente tiene que sentir que vale la pena y que las instituciones funcionan y que funcionan no en beneficio de los empleados, sino en beneficio de la sociedad, porque hay instituciones que perdieron su norte y hoy funcionan más en beneficio de sus empleados que de la sociedad, y le han trasladado unos costos a la sociedad muy altos. Obviamente hay que dar buenos salarios, pero lo fundamental es prestar el servicio a la población. Sentimos que hoy el país pasa por una situación muy, muy dramática. En Costa Rica nunca habíamos tenido la cantidad de pobres de hoy, ni la cantidad de gente desempleada. Y en 40 años no habíamos tenido la desigualdad que hay hoy y eso revela que hay una sociedad que ha perdido el rumbo.

Uno de los grandes problemas de este momento en Costa Rica es el desempleo. ¿Cómo se plantea abordarlo?

−Hay que abordarlo desde dos perspectivas: desde la demanda y desde la oferta. Creo que debemos apostarle más a la oferta, capacitar más a nuestro recurso humano y no sólo al joven, también al adulto. Si tenemos gente preparada podemos competir con mejores salarios y con respeto a los derechos laborales. Hay que tener oferta; un país que tiene gente con capacidad, tiene una oferta mejor para crear un mejor trabajo. Ahí  tiene un gran papel la universidad, y necesitamos crear más politécnicos. Es el modelo alemán y nórdico;  allí, cuando usted queda desempleado, lo que le piden para darle un seguro de desempleo es que vaya a un centro de capacitación; la persona debe estar capacitándose. La gente tiene que prepararse para hacer otras cosas y hay que ayudarle.
Desde el lado de la demanda también se necesitan más empresas y más fuentes de trabajo;  la vía del empleo público es muy cara; el sector público debe brindar servicios, no crear empleo. Tenemos un 15% de la PEA que es asalariado del sector  público, pero eso no puede crecer más, porque es muy caro; usted no puede hacerlo crecer al 60%. Para crear empleo se debe apostar a tener más emprendedores, sobre todo de pequeña y mediana empresa.

A un socialcristiano se le debe la creación de la seguridad social y a su hijo un enorme escándalo de corrupción con la misma institución. ¿Qué le dice al público que observó  los juicios ICE-Alcatel, CCSS-Fischel, a dos expresidentes y parte de la cúpula socialcristiana en la cárcel?

−Le digo que el 99% de los socialcristianos son gente honrada, gente que tiene unos valores y unos principios. Unos hechos aislados de unas personas, aunque sean personas muy importantes, no significan que haya que cargar con culpas que no son propias. Los valores son lo que interesan; por supuesto que uno ve eso con dolor y esperanza; yo me eduqué en los derechos humanos y por eso creo en el respeto al debido proceso y la independencia del poder judicial. Al partido, lo que le correspondió, creo que lo hizo; yo no estaba en ese momento, pero al partido lo que le correspondía era suspenderlos; lo demás era parte de los tribunales.

Usted fue presidente ejecutivo de la CCSS durante la administración de Miguel A. Rodríguez; en ese gobierno se aprobó el empréstito que culminó en el escándalo CCSS-Fischel. ¿No vio lo que estaba sucediendo?

−No. Yo parto de que la gente es honrada, no puedo andar sospechando de la gente. Cuando se aprobó el crédito supuse que era un crédito en buenas condiciones y mandé incluso a decir que la CCSS no objetaba el crédito en tanto fuera con cargo al Estado. Ahora, ni lo promoví, ni lo adjudiqué, y mucho menos me beneficié. Obviamente tampoco lo objeté. La adjudicación se da en el gobierno siguiente, con un presidente ejecutivo diferente y no tengo dónde juzgar. Sí me parece que yo hubiera comprado menos o de otra manera, pero yo no tuve conocimiento.

Antes del crédito finlandés estuvo el crédito español, también con muy tristes resultados para la CCSS. ¿A usted qué parte de eso le tocó?

−Me tocó adjudicar la última etapa, recién entrando a la CCSS, y lo dije ante una comisión legislativa; dije: me parece que hay muchos elementos que me dan razón de sospecha y de duda; le pedí a un gerente que revisara ese tema, pero yo no tengo derecho de parar un empréstito a un país porque tenga sospechas, sin pruebas no podía pararlo.

Pero sus dudas resultaron fundadas y los equipos del crédito español para la CCSS fueron un desastre…

−Las dudas legalmente nunca se probaron, pero yo igualmente no podía. Lo que sí puse es que no se adjudicara nada con sobreprecio y por eso se adjudicó un 60% y no el 100%. Dije: que no haya nada con sobreprecio; tengo muchas sospechas sobre ese crédito, pero no puedo parar nada porque no tengo pruebas; en muchas licitaciones tuve distintas sospechas, pero diay… con sospechas no se puede parar una licitación.

¿Buscó las pruebas para probar sus sospechas?

−Le pedí a un gerente que las buscara, pero, obviamente, luego ese gerente recibió una plata en el crédito finlandés, pero ya eso es un tema que no estaba en mis manos. La función pública requiere tomar decisiones, pero hay que tomarlas de acuerdo con la ley.

¿Cómo se está financiando esta campaña del PUSC y cuánto lleva gastado?

−Desde que yo estoy, muy, muy poco. No hemos tenido casi fondos.

¿Cuánto es muy poco?

−Lo que he podido poner yo y lo que han podido poner los candidatos a diputados y algunos amigos, me pagan una secretaria, pero no hemos tenido acceso a deuda política. Y hoy los empresarios ni nadie pone plata, esa es la realidad. Hemos tenido que pagar deudas del pasado, como la de la CCSS y de FODESAF. No hemos salido en publicidad porque no tenemos dinero.

Recuadro

LOS EJES DE SU PROPUESTA

Un tema central es el rescate de la CCSS, son 20 medidas complementarias entre sí. Las primeras son mejorar la recaudación y control de evasión, y hay 18 medidas más que tienen que ver con el gasto, entre ellas que el incremento del personal no podrá subir más allá del 1% anual y hacer crecer los turnos vespertinos, para utilizar los servicios en ese tiempo que hoy está subutilizado. Estipular que más del 70% del tiempo de los funcionarios debe emplearse en prestar servicio y no en participar de comisiones.

Otro eje de propuesta es la lucha contra la pobreza y el desempleo. Mejorar la infraestructura y la energía, y llevar equilibrio a las finanzas a públicas.
Piza no cree en paquetes tributarios ni tratamientos de shock, pues “la sociedad no está para terapias de shock”.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Toda administración debe planear, organizar, dirigir y controlar eficientemente, pero ¿qué sucede cuando a su alrededor existen riesgos inevitables que afectan la conclusión de

Fuente: Programa Estado de la Nación, con datos del BCCR, INEC, Ministerio de Hacienda.En los tres años que lleva el gobierno de la presidenta

La historia de Occidente ha estado marcada por la invisibilización de las personas con caries. Ya desde aquellos famosos lupanares del cine, en tanto

Yohanka León, investigadora del grupo de estudio “América Latina: Filosofía social y Axiología” (GALFISA), del Instituto de Filosofía de Cuba. (Foto: Gilberto Lopes)Superado el

Freddy Esquivel Corella, coordinador de la Comisión Instructora Institucional de la UCR. (Foto: Katya Alvarado)Si bien las diversas denuncias contra miembros del cuerpo docente

José María Villalta (Frente Amplio) y Luis Guillermo Solís (Acción Ciudadana) fueron los únicos candidatos presidenciales que asistieron este martes 3 de diciembre al

Silvia Bolaños, viceministra de Transportes. (Foto: www.MOPT.go.cr)La viceministra de transportes, Silvia Bolaños, no podrá ejercer como notaria pública durante los próximos 10 años, ya

Estudiantes y comunidad universitaria en general de la Universidad de Costa Rica en Guanacaste lamentamos profundamente las reflexiones del señor Erich Picado Argüello,
Semanario Universidad