Salida y sustitución de industrias: Perfil productivo cambia e influye en desempleo manufacturero

Instalaciones de la empresa Amazon en Calle Blancos. (Foto: Katya Alvarado)Juvenal Benavides es ingeniero en Electromecánica y trabajó durante 17 años en la empresa

Instalaciones de la empresa Amazon en Calle Blancos. (Foto: Katya Alvarado)

Juvenal Benavides es ingeniero en Electromecánica y trabajó durante 17 años en la empresa Intel, de la cual fue despedido, como parte de un proceso de reducción de costos, seguido por el cierre paulatino de la fábrica de manufactura.

Como él, miles de costarricenses del sector manufacturero han pasado de formar parte de la población desempleada, debido a una serie de cierres o traslados de operaciones en distintas empresas.

El país pasa por un cambio en el perfil productivo de las industrias. La situación se refleja en la afiliación a la Caja Costarricense del Seguro Social: en diciembre de 2012 el sector manufacturero tenía 154.783 afiliados, mientras que para diciembre de 2013 los afiliados de ese sector bajaron a 151.740, una variación del 9,4%, según cifras del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. En contraste, las actividades inmobiliarias y empresariales tuvieron un incremento del 11,3% y el comercio de un 14%.

Los cambios en ese sector ocurren aunque el desempleo abierto en el país fue de 9% en el segundo trimestre del 2014, 1,5 puntos porcentuales menos que en el mismo periodo de 2013.

Al ser despedido, empezó para Juvenal un camino lleno de piedras y baches, que lo mantuvieron desempleado a lo largo de seis meses, a pesar de contar con una vasta experiencia y un amplio currículo para desempeñarse en diversas áreas de firmas multinacionales.

“Al salir de Intel me llamaron de una compañía, para aspirar por el puesto de Ingeniero de Calidad, pasé muy bien la entrevista con Recursos Humanos, un examen escrito y una prueba en inglés, luego me entrevistó un grupo de funcionarios de la empresa. Pasaron los días y no me comunicaban una respuesta y al consultar me informaron que estaba sobrecalificado para el puesto”, contó Benavides a UNIVERSIDAD.

Fue a otras entrevistas, sin embargo su perfil no se adaptaba a lo que requerían, en parte porque su currículo era muy técnico y mostraba que se encontraba sobrecalificado para los puestos.

Además, comentó Benavides, el mercado está solicitando mucho personal ubicado en las áreas de ingenierías de software, electrónica e industrial y prefieren personas con poca experiencia, debido al salario que ofrecen.

“Después de mucho buscar conseguí un empleo, en una empresa transnacional médica, pero cada vez que participaba en una entrevista, podían presentarse unas 50 personas más para optar por el trabajo y para la terna final, competíamos de 3 a 5 personas”, añadió.

Los principales retos que enfrenta el país para mantener su competitividad son los altos costos ener- géticos, la infraestructura en puertos, carreteras y aeropuertos, así como la tramitología. (Fotos: Katya Alvarado)

PERFIL PRODUCTIVO CAMBIA

En los últimos años, Costa Rica viene experimentando un cambio en el perfil productivo, dejando de lado las funciones de manufactura y maquila, para dar paso a empleos con una demanda de mano de obra más calificada y con un mayor valor agregado.

“La salida de empresas del país y la llegada de otras, está muy relacionada con que se han dado cuenta que Costa Rica tiene un mayor potencial para las actividades de investigación, desarrollo e innovación, que por la manufactura más sencilla”, detalló Alexánder Mora, ministro de Comercio Exterior.

Para Mora, es claro que las nuevas tendencias no están relacionadas con la manufactura tradicional que se realizaba antes, y se ha entrado a una era de mayor valor agregado, con actividades especializadas.

Otro dato que revela las condiciones actuales del mercado laboral es que la manufactura textil, en la cual el país era competitivo, ahora implica salarios mínimos muy altos para las compañías, debido a las cargas sociales, así como costos totales de operación muy elevados, temas en que otras naciones de Centroamérica llevan ventaja.

Este cambio de perfil viene acompañado del cambio de funciones y actividades de muchas compañías, algunas de las cuales trasladan operaciones a otros países, cambiando su nicho productivo, incluso existen otras que se van del todo, y en contraste, firmas que amplían sus operaciones o nuevas que se instalan.

En abril trascendió que la empresa tecnológica Intel cerraría su fábrica de manufactura, para trasladarla a Asia, lo que significó el despido de 1.500 trabajadores.

También se conoció de la salida de Bank of America y del traslado de líneas de producción de Yanber, Gerber, Mabe hacia otros países, que generan menores costos para las compañías.

Por otra parte, Amazon, National Instrument, Sykes y Bacardi anunciaron que ampliarían sus operaciones, generando nuevos empleos, también se instaló la empresa Bekaert y Blue Cross Blue Shield Costa Rica.

“Cuando ponemos en balanza las noticias positivas y negativas de inversión en el país, el resultado sigue siendo positivo, siempre vemos empresas llegando, pero tenemos que cuidarnos de no pasar a una balanza negativa”, explicó Ronald Jiménez, presidente de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones de la Empresa Privada (Uccaep).

Según Alejandro Filloy, gerente general de la empresa Amazon, Costa Rica presenta un fuerte dinamismo en servicios y manufactura especializada, por lo que considera indispensable subir en la cadena de valor agregado, que el país mantenga su inversión en educación y logre mejorar el nivel de idiomas y tecnología, entre otras.

Por su parte, para Jorge Sequeira, director general de la Coalición Costarricense de Iniciativas de Desarrollo (Cinde), el país es hoy una de las sedes más competitivas del mundo para operaciones de alto valor agregado como manufactura avanzada, Ciencias de la Vida (médicas) y Servicios.

“Nos encontramos ante el reto de seguir avanzando hacia actividades basadas en el conocimiento, al tiempo que desarrollamos industrias en zonas fuera del Área Metropolitana, que abran empleo de calidad para las distintas poblaciones”, señaló Sequeira.

Según cifras de Cinde, durante el período 2010-2013, más de 146 nuevos proyectos de inversión fueron atraídos, los cuales generaron 30.359  nuevos empleos. Tan solo en el 2013, Costa Rica logró instalar 43 nuevos proyectos de inversión que generaron, en conjunto con las empresas instaladas, US$583 millones y 7.123 nuevos puestos de trabajo directos.

LEVE INFLUENCIA EN DESEMPLEO

Según el último Informe Estado de la Nación, el estilo de desarrollo que ha presentado el país carece de tracción y fuerza para trasladar sus beneficios a toda la población, lo que dificulta una mayor y mejor distribución de los recursos.

Dicho documento sostiene que la estructura del mercado de trabajo, el moderado crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) y un menor dinamismo del ingreso nacional han hecho que sean insuficientes los esfuerzos por reducir el desempleo.

La generación de nuevos puestos no ha logrado cubrir las pérdidas registradas en los sectores más vulnerables, en especial para los trabajadores menos calificados, que representan el 60% del total de personas ocupadas del país.

Además, esta variación en el perfil productivo ha tenido un leve impacto en el desempleo, y aunque la llegada de nuevas empresas o ampliación de operaciones ya instauradas equilibra un poco la balanza, no lo hace en su totalidad.

Así lo confirmó Jiménez, de Uccaep, quien a grosso modo aseguró que con la salida de Intel y Bank of America se pierden unos 5.000 empleos, muchos de ellos de mano de obra calificada y que podría ubicarse con cierta facilidad.

“Ahora si tomamos en cuenta las inversiones de otras empresas que llegaron o ampliaron sus operaciones, sumamos unos 2.500 empleos, así como otras que están en constante contratación. Todavía la balanza se puede presentar positiva a nuestro favor, pero la ventaja del país no es eterna y hay naciones compitiendo”, indicó Jiménez.

Mauricio Corrales, investigador del Observatorio del Mercado Laboral del Ministerio de Trabajo, aseguró que aún no cuentan con datos específicos sobre la afectación de las salidas y llegadas más recientes de empresas del país, pero sí es posible detectar que en los últimos trimestres se está perdiendo capacidad de generación de empleo para el sector profesional y técnico.

“Esto se debe a que el Estado es el principal empleador, por lo tanto, cuando deja de contratar se afecta el sector; otro problema es que las universidades privadas están generando un desorden en cuanto a la cantidad de profesionales que emiten, que no está en concordancia con la demanda del mercado”, comentó Corrales.

Adicionalmente, indicó el experto, hay problemas de inversión de capital, porque muchas empresas nacionales tienen problemas de competencia y otras se van a otros países, pues los costos laborales en Costa Rica, son relativamente altos, así como bienes y servicios, como el precio de la electricidad, que influyen en la pérdida de competitividad.


Un mercado excluyente

Las empresas han tenido que variar muchos de los beneficios que ofrecían a la hora de contratar, debido a una serie de factores que generan una pérdida de competitividad en el país.

Sin embargo, parece que ya no se trata solo de eliminar beneficios, sino que las compañías, en especial las transnacionales, están implementando estrategias de contratación que les permitan reducir los costos operativos y mantener los niveles de producción.

De esta forma, algunas de las tácticas que se aplican es buscar jóvenes recién graduados o a punto de graduarse, lo que les permite pagar un salario menor que a un profesional con experiencia.

Así lo contó Juvenal Benavides, quien estuvo desempleado durante seis meses y actualmente trabaja en una empresa médica, con personal a cargo y conoce sobre los procesos de contratación que se siguen.

“Yo tengo a mi cargo dos ingenieros que laboran como técnicos. Esto pone en desventaja a las personas que tienen experiencia, y que es, precisamente, mucha de la gente que está saliendo de las empresas con el cierre de algunas operaciones”.

Otra tendencia es establecer contratos temporales, con posibilidades de extenderlos durante más tiempo, pero normalmente mantienen las condiciones laborales.

Las empresas también están estableciendo turnos alternos o están eliminando ciertos turnos más costosos y se reducen presupuestos.


País aún es atractivo para invertir

A pesar de que varias empresas, como Intel, Yanber, Gerber, Bank of America, entre otras, han cerrado algunas operaciones en Costa Rica y las han trasladado a otras naciones, el país continúa siendo atractivo para otras compañías, que ven grandes fortalezas que lo hacen competitivo.

Recientemente la compañía Amazon confirmó que ampliará sus operaciones en el país, para lo cual contratará a mil nuevos trabajadores, las firmas National Instrument, Sykes y Bacardi también expandirán operaciones y recientemente se instaló la empresa Bekaert en Orotina.

“El talento existente en el país es decisivo para ampliar las operaciones. El costarricense cree e invierte en su educación, tanto en el ámbito público como privado. Cada año entran al mercado jóvenes capaces con deseos de trabajar y superarse, además hay un fuerte conocimiento en idiomas, tecnología, matemática y análisis cuantitativo”, comentó Alejandro Filloy, gerente general de Amazon.

Para el ejecutivo, además del alto nivel educativo, Costa Rica cuenta con estabilidad política y económica, así como la habilidad cultural de su gente para adaptarse al mercado externo.

Otro caso muy interesante de inversión en el país es Western Union, que inició en el año 1998 con un call center con funciones relacionadas con la atención de agentes y soporte a la operación corporativa.

“Sin embargo, las condiciones del país y las necesidades de la compañía nos llevaron a experimentar una exitosa evolución hacia funciones más complejas, en áreas como compliance, contabilidad y finanzas, con lo cual cambiamos la operación inicial. No fue un cambio traumático; todo lo contrario: representó una oportunidad para todos los colaboradores de evolucionar con la compañía y asumir nuevos retos en el marco del desarrollo de su carrera dentro de la empresa”, contó Daphne Brookens, vicepresidenta and Site Leader.

Actualmente, el centro de operaciones de Western Union para América Latina (ubicado en Costa Rica) se encarga de brindar soporte a diversas áreas y atiende mercados como Estados Unidos, Europa y Latinoamérica.

De acuerdo con Brookens, en el país existe una buena población con dominio de dos o más idiomas, con capacidades gerenciales, tecnológicas, analíticas y con disposición para asumir retos y tomar riesgos.

“Los costarricenses tienen buen ojo para mejorar las cosas, para ver cómo hacerlas mejor y más rápido. Eso siempre ha sido un gran atractivo  de los profesionales en Costa Rica”, añadió la ejecutiva de Western Union.

Según datos de Cinde, las principales empresas que anunciaron inversiones, entre ampliaciones e instalación de nuevas plantas, durante el último año son Kimberly Clark, The Results Companies, Cargill, Grupo Bekaert, UST Global, Zollner Electronics, Gualapack Costa Rica, Suttle, Brightstar, VMware, Gildan, Procter & Gamble, SAE-A Spinning SRL, IBM, Bacardi, Theragenics, Bekaert y Amazon.


Trabas ponen en jaque inversión

Costa Rica aún mantiene una balanza positiva, en cuanto a inversión extranjera directa, pero los empresarios hacen un llamado a que es necesario entender que la ventaja no es eterna y que se debe trabajar en una serie de temas que restan competitividad. El tema energético, infraestructura, tramitología e inseguridad jurídica afectan su atractivo.

Así lo confirmó el último Índice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial, que posicionó a Costa Rica en el puesto 51, escalando tres puestos en la medición.

El informe indicó que el país tiene fortalezas que la hacen grande, como un buen servicio de educación, alta penetración de telefonía móvil, Internet de banda ancha y una fuerte capacidad de innovar por parte del recurso humano.

Pero también hay una serie de debilidades que podrían dar al traste con los esfuerzos realizados, como son una mala infraestructura de transporte, poco financiamiento por medio del mercado de valores local, un alto déficit fiscal y una enorme burocracia y tramitología.

“El tema energético tiene mucho peso en la decisión de las compañías de quedarse o trasladar sus operaciones, al igual que la tramitología, pues en el país cualquier trámite o permiso puede durar un año o más, esto nos ha generado un gran inseguridad jurídica”, comentó Ronald Jiménez, presidente de la Unión de Cámaras.

Para Jiménez, es claro que la deficiente infraestructura del país, tanto en carreteras, como puertos y aeropuertos nos está pasando una mala jugada y pone a la nación en desventaja frente a otros países.

En este sentido, Alexánder Mora, ministro de Comercio Exterior, indicó que están planteando una discusión y un acuerdo nacional sobre la matriz energética, las cuales permitan detonar políticas públicas y cambios en el modelo orientado a bajar el costo de la energía.

En materia de infraestructura, argumentó el jerarca, el gobierno enmarca sus esfuerzos en contar con una base mundial en Puerto Limón, especializada en manejo de contenedores, con los estándares de calidad y posibilidad de manejar volúmenes mayores de los que ya se realizan.

“En el tema de carreteras estamos planteando el Corredor Logístico Caribe Norte, la apertura de un puesto fronterizo en Tablillas, completar el anillo de circunvalación. Además apoyamos el desarrollo de la infraestructura portuaria, con mejoras en Caldera, modernización e inversión en Puerto Moín, la terminal de contenedores en Limón y estamos en desarrollo de dos aeropuertos, uno en Limón y otro en la Zona Sur”, añadió el ministro.

La formación del talento humano también es un reto que pretende impulsar el gobierno actual, dijo Mora, así como el establecimiento de propuestas para reducir los trámites institucionales. Todo esto coordinado con el Consejo Nacional de la Competitividad.

Lo cierto del caso es que el país tiene grandes retos, si desea continuar a la vanguardia en la atracción de inversión extranjera directa, de lo contrario, muchos de los índices sociales y económicos sufrirán un revés, muy difícil de cambiar.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Tras la presentación de los anexos en Setena persisten dudas sobre los efectos ambientales que tendrá la TCM (marcada en rojo en el mapa)

Las empresas han tenido que variar muchos de los beneficios que ofrecían a la hora de contratar, debido a una serie

Después de un movido conteo de votos a causa de dos sismos sentidos la madrugada del sábado, el Tribunal  Electoral Estudiantil Universitario (TEEU) anunció

“Hoy, les vamos a tirar tomates podridos”. Delante de la pizarra, un grupo de estudiantes se encuentra en silencio, atento, esperando si va a

El programa de UACFel del Sinac y la Fundación Panthera donó cinco búfalos hembra y un macho a la finca de Abelino Cruz, en

Frankenstein estará en cartelera durante todo el mes de noviembre en el teatro Skenê en Curridabat. (Foto: Teatro Skenê)El teatro Skenê, ahora ubicado en

Tras una apretada victoria en las elecciones del pasado domingo 26, Dilma Rousseff estará por cinco años más al frente del país más poderoso

El Presupuesto Nacional 2015 se convirtió, casi desde su lanzamiento, en una diana de tiro al blanco sobre la que disparan economistas, jerarcas de
Semanario Universidad