Tras quema de su vehículo, ambientalistas limonenses temen por su vida

“Esto nunca me había pasado, es un acto criminal que entiendo como un aviso para que no siga mi labor, pero no me van

“Esto nunca me había pasado, es un acto criminal que entiendo como un aviso para que no siga mi labor, pero no me van a callar y si algo me pasa, espero que se descubra quién es el cabecilla”.

Con ese convencimiento se expresó José Menéndez, quien junto a su esposa Sonia Bermúdez vieron poco antes de la medianoche del pasado viernes 1 de junio, cómo su vehículo estilo pick-up ardió al otro lado del río Banano, el cual cruzan con la ayuda de un andarivel para llegar a la finca que poseen en el sitio.

De acuerdo con Bermúdez, tras percatarse del incendio “no pudimos hacer nada, pues cortaron la cuerda del andarivel” y en el sitio no cuentan con buena señal telefónica, por lo que necesariamente tenían que salir de su propiedad para poder llamar a las autoridades. Sin embargo, se logró comunicar con el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), cuyos inspectores llegaron hasta el siguiente lunes y les comunicaron a ella y a su marido “que no había nada que hacer, pues no había evidencia”.

 

Cabe recordar que Costa Rica no es ajena a las amenazas y muertes de activistas ambientalistas, como lo demuestran entre otros el caso de David Maradiaga (ver recuadro “Ambientalistas en la mira”).

La propiedad de Bermúdez y Menéndez se encuentra en Asunción de Matama, Limón. Según detallaron, en total mide unas 250 hectáreas (Ha), las cuales casi en su totalidad han dedicado a conservar el bosque, con excepción de 1 Ha que aloja a un caballo y otra porción a la producción para autoconsumo.

De hecho, la pareja cuenta con asesoría de la organización Bosques Nuestros en el establecimiento y mantenimiento de una parte de esa propiedad, bajo el régimen de pago por servicios ambientales.

Juan Figuerola, miembro de esa organización y quien denunció la agresión ante este medio, expresó que ya con anterioridad la pareja había externado preocupación, ya que “hay personas que no están de acuerdo con sus denuncias, que incluso han incluido a madereros que se muestran incómodos y hostiles”.

Figuerola dijo conocer a la pareja desde hace unos siete años y que Menéndez ya le había expresado que “en cualquier momento le podían hacer algo al carro, pues quedaba sólo al otro lado del río”.

Tras calificar lo sucedido como “una barbaridad”, Figuerola criticó que “es como si no tuviéramos ley; es inadmisible que esto suceda en un país que se precia de tener sensibilidad ambiental y de ser por ello supuestamente ejemplar”.

“Lo que pasa es que la ciudadanía no se da cuenta, porque estas cosas se tapan; los medios masivos no publican esto y mucha gente se cree el cuento de que Costa Rica es el país más feliz del  mundo”, lamentó.

TRABAJO DE DENUNCIA

Por su parte, Bermúdez detalló que el río Banano “es la más importante fuente de agua para Limón y será vital para el futuro de sus habitantes”. En su propiedad se encuentran algunas quebradas que tributan a ese río y en el terreno hay gran variedad de aves, tepezcuintles, manigordos, leoncillos, cúculas, gallinas de monte, guatusas, culebras, ranas de varias especies, chancho de monte, saíno y  venados.

Relató que junto al Comité Cívico Caribe y con el apoyo del Sindicato de Trabajadores de JAPDEVA (SINTRAJAP) y de la organización Bosques Nuestros, han llevado a cabo un trabajo de concienciación de la ciudadanía limonense sobre la importancia de ese río y para tratar de resolver algunos problemas de la zona.

Tras expresar que en la zona existe un “serio problema” de tala ilegal y de cacería porque no hay fuentes de trabajo, la mujer detalló que en el río Banano se encuentra un tipo de piedra que es considerada como uno de los mejores materiales de construcción, por lo que se teme que la empresa holandesa APM Terminals esté interesada en ese recurso para la eventual construcción del muelle nuevo en Moín.

Cabe recordar que el interés político por concesionar esa nueva construcción y su operación ha sido tal, que además del conflicto actual que llevó al Gobierno a reprimir la huelga pacífica del  SINTRAJAP, en el pasado el actual precandidato presidencial y en aquel entonces ministro de la Presidencia, Rodrigo Arias, realizó un intento por colocar de manera ilegal una directiva sindical afín a los intereses del gobierno.

“A mi esposo diferentes personas le han ofrecido comprar la piedra del río por tonelada, a lo cual él se niega, pues ello sería destruir el bosque”, añadió.

De acuerdo con Bermúdez, el 1 de junio ambos fueron invitados a participar en un programa en Radio Bahía a las 2 p.m., en el cual convocaron a la ciudadanía a acudir a una reunión el 3 de junio, relacionada con un problema de desalojo de tierras en la comunidad de Aguas Zarcas, así como al apoyo para JAPDEVA.

Entretanto, Menéndez dijo haber expresado ese día en la radio de manera muy enérgica, que “el Ministerio de Ambiente, Energía y Telecomunicaciones (MINAET) sabe todo lo que pasa y no hace nada”.

Al respecto, mencionó que “la gente se lleva la madera como loca; nos ha llegado información de que la deforestación incluso ha llegado al Parque Internacional La Amistad”.

El ambientalista no dudó en afirmar que la deforestación en la zona “es grandísima; ya lo que es Aguas Zarcas y María Luisa se lo volaron; ahora sigue esta parte nuestra; por el mismo río sacan la madera”.

Menéndez -un pensionado por invalidez de 58 años de edad y quien arrastra problemas de salud como presión alta- se preguntó: “¿Nosotros qué podemos hacer? Solamente denunciar. Pero, al hacerlo pasa lo que pasa: este último bombazo me dejó sin respiración. Al ver el carro en llamas no sentí miedo; no temo que me maten; quieren que me vaya, pero no voy a abandonar la finca”.

“Sospecho de una familia que siempre ha gobernado aquí y que trabaja con contratistas; es decir,  gente que tiene algunas concesiones para explotar el material del río Banano o están en proceso de obtenerlas, pues parece que hay 14 concesiones en proceso en la Municipalidad e Limón”, puntualizó.

Por otro lado, Figuerola aseveró que “si en Costa Rica se protege el ambiente es por gente como José y Sonia, no por políticas gubernamentales, contra las cuales más bien hay que luchar”.

“La situación es difícil; ellos son amigos y uno teme por ellos, pues allá están muy solos. Han recibido amenazas y también ofertas millonarias para que vendan y se vayan. Ellos se han mantenido firmes, pero les pueden hacer lo que les dé la gana”, alertó.

A su parecer, existe para estas personas una amenaza latente, al existir intereses económicos  muy grandes; en este caso, el muelle que quieren hacer en Moín, que ocupará las piedras y destruirán la fuente de agua de Limón.

 


Ambientalistas en la mira

El movimiento ambientalista costarricense no olvida las muertes de cuatro activistas de la Asociación Ecologista Costarricense (AECO), ocurridas en condiciones más que sospechosas en 1994 y 1995.

Óscar Fallas, María del Mar Cordero y Jaime Bustamante, perecieron en un incendio acaecido en circunstancias bastante más que extrañas el 7 de diciembre de 1994, en Guadalupe.

Poco después, en julio de 1995, tras varios días desaparecido el poeta y ambientalista nicaragüense radicado en Costa Rica, David Madariaga, apareció muerto en un parque en San José.

La difícil circunstancia de recibir amenazas no era desconocida para quienes integraban la desaparecida AECO. La organización había librado duras batallas en favor del ambiente, la más reciente al momento de las sospechosas muertes fue contra un proyecto de la empresa Ston Forestal, una transnacional que pretendía construir un astillero en el golfo Dulce.

A pesar de que las cuatro muertes han quedado en la impunidad, el compromiso de esas personas y el final que encontraron, inspiraron a generaciones posteriores de activistas a asumir un compromiso de defensa del ambiente, a partir de un mejor entendimiento de las realidades que enfrentan, como se muestra en el documental “Soñando y empujando”, elaborado hace un par de años por el equipo productor del programa Era Verde, del Canal 15 de la UCR.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

I. IntroducciónEs conocido por todos que existen corrientes mediáticas que imprimen la sensación y percepción de inseguridad ciudadana, creando miedo y preocupación excesiva, de

Las exigencias de los mercados actuales hacia mayores grados de especialización, junto con el predominio del imperio del dinero, han desatado toda una tendencia

Hace algunos años apareció en Estados Unidos un libro que rápidamente se convirtió en una especie de “best seller” político. En ese libro, titulado

Cada persona que muere deja un espacio difícil de llenar en las personas que le quieren y en muchas ocasiones en su centro de

Guillermo Constenla (Foto: archivo).La operación de la empresa Insurance Servicios S.A. está totalmente apegada a  derecho y ha permitido al Instituto Nacional de Seguros

El Centro de Investigación en Estructuras Microscópicas (Ciemic) de la Universidad de Costa Rica (UCR) impulsa dos proyectos para explorar posibilidades de desarrollo productivo,

El profesor de la UCR Marvin Camacho viajó a España para, entre otras acciones, depositar parte de sus obras en la Academia de San

En teoría, el camino, al menos por el momento, ha quedado allanado para que el Partido Liberación Nacional (PLN) siga dirigiendo, por tercer período
Semanario Universidad