Votos de Solís llegaron por sus ideas, los de Araya por tradición

Las ideas y el verbo fueron el imán electoral que llevó a la victoria en la primera ronda  al candidato del PAC, Luis Guillermo

Las ideas y el verbo fueron el imán electoral que llevó a la victoria en la primera ronda  al candidato del PAC, Luis Guillermo Solís, el pasado 2 de febrero; mientras que la tradición partidaria y su experiencia de 22 años como alcalde de San José fueron los motores que impulsaron a quienes le dieron su voto al candidato de PLN, Johnny Araya.

Así lo revela la última  encuesta que el Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP) de la Universidad de Costa Rica (UCR) realizó en la semana posterior a la elección nacional del pasado 2 de febrero.

Los resultados provienen de las respuestas obtenidas a la pregunta: ¿Qué fue lo que lo hizo decidirse a votar por…?

Entre quienes votaron por Luis Guillermo Solís, el porcentaje mayoritario (27,7%), señaló que tomó su decisión motivado por “la forma de pensar, de hablar y por las ideas del candidato”.

Los encuestados señalaron además que la ideología o lealtad partidaria tuvo muy poco peso entre quienes favorecieron al candidato del Partido Acción Ciudadana (PAC). Solo el 3,5% justificó su voto por esas razones.

En el caso de su contendiente del PLN, Johnny Araya, la situación se ubicó en las antípodas; entre los encuestados, el mayor número de quienes lo votaron (21.4%), justificó su decisión en la “tradición partidaria”.

Entre los encuestados que votaron por  Araya, la situación fue la opuesta: solo el 5,4% de quienes lo votaron, lo hizo “por su forma de pensar, de hablar y por las ideas del candidato”.

Los perfiles de motivación según el candidato votado en la pasada elección son consistentes en señalar que, entre los votantes del PLN y el Partido Unidad Socialcristiana (PUSC), fue determinante el peso de la tradición partidaria.

En el caso de los votos socialcristianos, un 17,1% lo hizo motivado por la tradición partidaria, pero el verbo de Rodolfo Piza también le rindió frutos, ya que un 20% de los encuestados señaló que la forma de pensar y la manera de hablar del candidato fue lo que decidió su voto.

Las ideas de los candidatos, las propuestas de gobierno y la intención de impulsar “un cambio”, fueron las velas que impulsaron los números que engrosaron las estadísticas de Luis Guillermo Solís y del candidato del Frente Amplio, José María Villalta.

El frenteamplista Villalta es quien parece encarnar la idea del cambio que los electores están impulsando con fuerza en estas elecciones presidenciales.

Entre los encuestados que dicen haber votado por Villalta, un 26,5% señala que decidió su voto porque “quería un cambio”.

Con una propuesta de signo completamente contrario, el candidato del Partido Libertario, Otto Guevara, también logró instalarse entre los electores como el representante del cambio.

Durante las últimas semanas de campaña, el libertario utilizó el eslogan de “Guevara el cambio bueno” y las respuestas de los encuestados indican que esa idea caló en el electorado, ya que el 13% de quienes lo votaron, se vieron motivados por la intención de obtener “un cambio”.

SE DECIDIÓ EN LA RECTA FINAL

Las tendencias a la volatilidad en la intención del voto, la falta de arraigo partidario y la indecisión generalizada, que las encuestas del CIEP habían detectado durante la campaña, quedaron confirmadas con los datos obtenidos en esta encuesta poselectoral: un 36% de los electores decidieron su voto entre la última semana y el mismo día de las elecciones, y otro 15,9% en enero.

Solo uno de cada diez electores (9,7%) tenía decido su voto desde hace más de un año y un 8,2% se decidió entre enero y setiembre del 2013.

Las tendencias reveladas por los encuestados acerca del momento en que decidieron su voto, presenta también una marcada diferencia entre los candidatos Luis Guillermo Solís y Johnny Araya.

Según la encuesta del CIEP, los votos de Araya provienen de la tradición partidaria, más que de su imagen y discurso. Seis de cada diez de sus votos (53,3%) había tomado su decisión más de un año, el 41,4% se decidió por el PLN antes de enero del 2013 y un 20,5% lo hizo entre enero y setiembre del año pasado.

Así, el voto de última hora no favoreció a Araya, solo el 12,5% de sus votos se decidió en enero, un 10,4% en la última semana y un 15,4% el mismo día de las elecciones.

Un fenómeno totalmente opuesto le ocurrió al candidato del PAC. Más de la mitad de quienes votaron por Solís (51,8%) se decidieron en enero; un 54% lo hizo en la última semana y un 31,4% tomó su decisión frente a la urna electoral.


Debates fueron decisivos para decidir el voto

Ernesto Rivera

[email protected]

A la hora del voto, las ideas primaron sobre las emociones y  las tradiciones partidarias en la pasada campaña política. Los debates entre los candidatos fueron la sorpresa estelar y se convirtieron en la principal razón que justificó el voto del electorado.

Así lo revela la última encuesta del Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP) de la Universidad de Costa Rica (UCR).

Las respuestas obtenidas en ese estudio de opinión revelan que las  numerosas discusiones públicas que protagonizaron los principales candidatos a la presidencia fueron la principal herramienta que utilizaron los votantes para tomar su decisión.

Este resultado es consistente con la segunda razón alegada por los encuestados para justificar su voto: las propuestas o el plan de gobierno.

El tercer lugar de las motivaciones completa la receta de un menú electoral que parece haber apostado por la razón: el tercer motivo que señalaron los encuestados fue que se convencieron por la forma de pensar y por las ideas del candidato.

La tradición y las lealtades partidarias quedaron relegadas al lugar número 13 de las motivaciones del voto.

Este dato resulta consistente con otros hallazgos detectados durante la campaña, como el debilitamiento de las identidades partidarias y la volatilidad de un electorado que fue estudiando a cada candidato y que tomó su decisión en las últimas semanas o directamente el mismo día de la elección.

VOTARON POR EL CANDIDATO

Los partidos políticos pasan por un momento de muy escasa influencia en el electorado. El fenómeno ya había sido detectado por los estudios del Estado de la Nación, en donde se le etiquetó como “desalineamiento partidario”.

Los analistas del Estado de la Nación sustentaban la tesis de este desalineamiento de los ciudadanos respecto de los partidos políticos, al señalar que más de la mitad de los electores no manifestaba simpatía hacia ninguno de ellos.

“El dato más sustantivo es que el PLN, la agrupación política más grande del país, ha experimentado una constante erosión de su base partidaria en los últimos años. En la actualidad sus simpatizantes constituyen apenas el 23% del electorado”, señaló el Estado de la Nación, el año pasado.

Uno de los hallazgos de la encuesta poselectoral del CIEP confirma esta tendencia y revela que seis de cada diez encuestados (60,7%) votó por la figura del candidato y solo el 22,4% votó por el partido político.

Los resultados de la encuesta son consistentes. Siete de cada diez de quienes votaron por Luis Guillermo Solís lo hicieron por su figura y solo el 16,2% apoyó su candidatura por lealtad al Partido Acción Ciudadana (PAC).

En el caso del candidato del Partido Liberación Nacional (PLN), Johnny Araya, las motivaciones se repartieron: cuatro de cada diez de sus votantes (38,4%)  lo hizo por su figura y un porcentaje similar (40,6%), votó por el partido.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

El club de fútbol de la Universidad de Costa Rica dió un gran paso en sus intenciones de afianzarse en la zona de clasificación

El diputado Manrique Oviedo reclamó el pasado 27 de febrero que ni el MOPT, ni el BID, ni Cal & Mayor le han entregado

El título de este artículo es la síntesis de una realidad irrefutable; si bien cada vez son más las voces que certifican que lo

El deseo de un cambio en el rumbo del país, por encima de la simpatía partidaria y otros aspectos, resalta como el factor que

El candidato del Partido Acción Ciudadana (PAC), Luis Guillermo Solís, parte con ventaja en la intención de voto para la segunda ronda del 6

Cientos de deportistas participarán en la tradicional carrera atlética Milla Universitaria el próximo 12 de marzo, durante la Semana de bienvenida. (Foto: Archivo)Como es

Para nuestra mala fortuna las políticas sociales diseñadas y puestas en marcha por los últimos gobiernos, han jugado un papel residual en la gestión

El equipo de baloncesto de la Universidad de Costa Rica (UCR) busca regresar a la Liga de Baloncesto Superior, luego de tres años de
Semanario Universidad