Notas rápidas sobre la ‘bandera gay’

· Pero eso del zombie cósmico, ¿no es intolerancia contra quienes creen que el universo está poblado por seres divinos que inciden en los asuntos

Los sucesos: el izamiento de la bandera de la diversidad sexual en el jardín de la Casa Presidencial causa indignación entre quienes ven en este signo del gobierno entrante, una injusta actitud parcializada ante grupos que no representan la totalidad de los costarricenses. La acusación se sustenta del argumento de que entonces el presidente tendría que izar las banderas de otros grupos particulares: la nazi, la racista, y la de quienes creen que un zombie judío cósmico, quien era su propio padre, puede hacerte vivir eternamente si simbólicamente comés su carne y telepáticamente le pedís que te acepte como su maestro, de forma que pueda eliminar una fuerza malvada de tu alma que está presente en la humanidad porque una mujer-costilla fue convencida por una serpiente parlante para que comiera de un árbol mágico.

· Pero eso del zombie cósmico, ¿no es intolerancia contra quienes creen que el universo está poblado por seres divinos que inciden en los asuntos humanos? Las personas pueden creer lo que quieran, incluso que el universo surgió del cascarón de una cobra sempiterna. Las modernas repúblicas democráticas deben proteger el derecho de las personas a sostener incluso creencias absurdas. Lo que no es admisible, es que las creencias particulares y privadas quieran hacerse pasar por universales. Lo inadmisible es, pues, la universalización de una particularidad.

· Volvamos a la ‘bandera gay’ y corrijamos: no hay tal ‘bandera gay’ (esa sí sería una bandera particular). La bandera izada en Casa Presidencial es más bien la bandera de la diversidad sexual: es decir, la bandera que reconoce que la experiencia sexual humana es diversa. Como tal, es una bandera que reconoce un hecho, no un invento (porque, de hecho, la experiencia sexual humana es diversa). Incidentalmente, se trata de una bandera que reconoce también que la experiencia sexual humana puede ser heterosexual. La heterosexualidad es parte de esa diversidad sexual reconocida en esa bandera. Diversidad significa precisamente eso: que hay variedad, desemejanza, diferencia, y lo que es mejor, abundancia de aspectos de la experiencia sexual.

· Por cierto, la heterosexualidad es también una orientación sexual. Por aquello. O sea, que no es natural. Los seres humanos no son naturales, son históricos. Tampoco es natural andar ropa, o diseñar programas computacionales, ni crear aparatos que vuelan. Quienes apuntan al superado argumento de la naturalidad humana, en realidad quieren convertirnos en perros. Con las disculpas del caso para esos maravillosos animales que son los perros.

· Lo anterior significa que la bandera de la diversidad sexual no representa ningún particularismo. Por tanto, no invita a la exclusión, ni debe ser sólo de interés de unos pocos. Se trata de una bandera universal. Es, por ello, de interés para todas aquellas personas que creen que los derechos humanos deben aplicarse a todas las personas, sin ninguna clase de exclusión arbitraria.

· Sería absurdo afirmar que quienes están detrás de tal izamiento son solamente los gay (el ridículamente llamado y absurdamente temido ‘lobby gay’). Es tan absurdo afirmar eso, como creer que para estar en contra del racismo hay que ser negro o que para luchar por los derechos de las mujeres, hay que ser mujer. Para estar a favor de los derechos humanos universales sólo hay que ser humano.

· Pero ¿no es cierto acaso que esa bandera excluye a quienes ven violentado su ‘derecho’ a discriminar? Esa es precisamente la paradoja de la tolerancia: la tolerancia no lo tolera todo. No puede tolerarse la intolerancia, porque precisamente la intolerancia es lo contrario de la tolerancia. De la misma forma, no puede tolerarse el racismo, ni puede tolerarse el derecho que un grupo particular se invente de exterminar a otros. En este sentido, tampoco puede tolerarse el falso derecho de unos de creer que hay otros que no deben ser sujetos de los mismos derechos. El odio no es un derecho, es una patología. De ahí la paradoja: la tolerancia debe ser en realidad intolerante respecto de aquello que no debe tolerarse.

· Esas confusiones son comunes y se sustentan también en una idea falsa de democracia. Lo ha dicho Isaac Asimov: la idea de que democracia significa que “mi ignorancia es tan valiosa como tu conocimiento”. La idea, al fin y al cabo, de que tengo derecho a ser un ignorante y que se me tome en cuenta como si mis prejuicios fueran conocimiento. Ciertamente, la gente puede ser ignorante, y eso nadie puede impedirlo (sólo la educación y la ciencia). Pero no hay derecho alguno en querer hacer pública y universal esa ignorancia y ese odio que son sólo particulares.

· Finalmente, esto es lo que ha dicho al respecto el Presidente de la República: “Este es el Gobierno de un país que quiere que todos sus habitantes gocen de iguales derechos, como lo consagra nuestra Constitución, como lo hemos dicho al mundo entero, al suscribir las declaraciones de derechos humanos” (LN 17/05/2014). Si usted cree que estas palabras benefician injustamente una lucha particular, que no universal, no tenga pena ajena: tenga pena propia.

· Y una conclusión triste: muchos costarricenses necesitan urgentemente clases de derechos humanos, porque no tienen la menor idea de por dónde va la cosa. Unamuno decía que el fascismo se quitaba leyendo y que el racismo se quitaba viajando. ¿Cuál será el antídoto contra la discriminación sexual?

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Aquella  mañana, el presidente Luis Guillermo Solís, seguro del respaldo del millón  trescientos mil  votos recibidos en la segunda vuelta electoral, tomó la decisión

¡Perded toda esperanza los que entráis! DanteEn la peni no se conocía de derechos humanos, fue el lado oscuro de nuestros sistemas represivos y

Los educadores tienen bien identificados a los responsables y piden al nuevo Gobierno que escuchen sus recomendaciones para superar los problemas de pagos y

“Plagiar, en todo o en parte, obras intelectuales de cualquier tipo” es el contenido del inciso agregado al artículo 7 del Reglamento de Régimen

Francisco Gólcher, representante del Ministerio de Salud de Costa Rica, recibió el premio a manos de Margaret Chan, directora General de la OMS, y

El Gobierno se mostró optimista sobre el fin de la huelga al anunciar que se fortalece el acuerdo al que llegaron los ministros de

Los gremios del Magisterio Nacional y la ministra de Educación, Sonia Marta Mora, firmaron la noche de este lunes el acuerdo que pone fin

La felicidad volvió al equipo de baloncesto masculino de la Universidad de Costa Rica (UCR) al ganar el campeonato de ascenso a la Liga
Semanario Universidad