Antiguo edificio de Ciencias Sociales será usado para aulas

Camiones transportan los materiales de la Escuela de Antropología, una de las primeras escuelas en trasladarse al nuevo edificio. (Foto: Fabián Hernández)Al comenzar a

Camiones transportan los materiales de la Escuela de Antropología, una de las primeras escuelas en trasladarse al nuevo edificio. (Foto: Fabián Hernández)

Al comenzar a funcionar el nuevo edificio de la Facultad de Ciencias Sociales, en la Ciudad de la Investigación, la vieja sede en la Plaza 24 de abril será usada como edificio de aulas durante el primer semestre del 2015, para escuelas que tengan alguna limitación de espacio físico.

Según el decano de Ciencias Sociales, Francisco Enríquez, y el director de la Oficina de Registro, José Rivera, las 21 aulas que quedarán libres significan espacio para 1.000 cupos, que serán aprovechados por otras unidades académicas.

Rivera explicó que las aulas no han sido asignadas a ninguna escuela en específico, y que el hecho de que el edificio esté desocupado para este propósito “fortalece el uso de la infraestructura que tiene la institución para impartir lecciones”. El director añadió que esta liberación de espacio va a permitir atender mejor la demanda de otras escuelas.

Los únicos elementos de la antigua edificación que seguirán siendo utilizados por Ciencias Sociales son algunos cubículos de profesores y el miniauditorio, pues la nueva facultad aún no tiene, aunque sí está planteado un proyecto para construir un auditorio cerca del nuevo edificio.

“El edificio viejo tenía 11.000 metros cuadrados contando los cubículos y este edificio (nuevo) tiene 26.000 metros cuadrados. En el nuevo hay alrededor de unas 47 aulas, sin tomar en cuenta las aulas especializadas de cada escuela. En el otro andábamos en unas 21, con las incomodidades de que algunas eran muy pequeñas y no cumplían requisitos”, comparó Enríquez.

TRASLADO

Las unidades académicas de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Costa Rica (UCR) comenzaron el 16 de febrero a desocupar el edificio –que usaron durante más de 30 años–, para trasladarse a las nuevas instalaciones terminadas el año anterior y que esperan a profesores, estudiantes y administrativos en la Ciudad de la Investigación.

“Para el decanato es una gran satisfacción poder estar ya ubicados acá en esta obra que la Facultad ha esperado tanto. El sueño de muchas generaciones aquí lo podemos materializar”, afirmó el decano de Ciencias Sociales, cuya oficina fue la primera en oficializar la mudanza.

Después de un proceso que tardó más de diez años, Ciencias Sociales al fin contará con un espacio más acorde con las ocho escuelas que la conforman. Mientras tanto, el edificio “viejo” volverá a la función original para la que fue construido en los años 70: aulas para cualquier unidad académica de la U que las necesite.

Las escuelas que se estarán mudando al nuevo espacio que fue construido en otra finca que posee la UCR en las cercanías de la Rodrigo Facio son Psicología, Ciencias Políticas, Ciencias de la Comunicación Colectiva, Sociología, Antropología, Trabajo Social, Historia y Geografía.

MUDANZA HISTÓRICA

El edificio de Ciencias Sociales estaba ubicado detrás de la biblioteca Carlos Monge, en un lugar central y privilegiado en el campus de la sede Rodrigo Facio de la UCR. Sin embargo, a pesar de esto, las instalaciones no eran suficientes ni adecuadas para albergar a todos los estudiantes de sus ocho carreras.

Los estudiantes de Ciencias Sociales se habían acostumbrado a los chistes sobre los ascensores que se quedaban varados en algún punto, los baños cuyas puertas no cerraban o las aulas de quince personas ocupadas por grupos de treinta… pero muchos de estos fueron razones para considerar necesaria la mudanza.

“Estamos en fase de acomodo de lo que es mobiliario. Hoy (lunes) iniciaron las escuelas de Psicología y el laboratorio de Antropología; hay un cronograma de traslado”, explicó Enríquez, quien confía que todas las unidades estén debidamente instaladas antes del 9 de marzo, cuando comiencen las clases.

En las afueras de ambos edificios se pueden ver estos días trabajadores con camiones cargando y descargando los materiales de cada escuela. Las autoridades de la Facultad dieron a cada unidad académica un máximo de tres días para que se acomoden, periodo en el cual dejarán de prestar sus servicios usuales. Mientras, la empresa responsable del nuevo mobiliario para la Facultad se encargará de amueblarlas.

Durante la mudanza, la entrada al nuevo edificio estará limitada a las personas que estén trabajando en la mudanza; sin embargo, el Decano explicó que las secretarias de recepción de cada escuela que se traslade se van a colocar provisionalmente en el primer piso, para atender allí a estudiantes y profesores que lo requieran.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Grupo de jóvenes emprendedores durante una sesión denominada novatada, en la cual se critican constructivamente sus proyectos. (Foto: cortesía de AUGE)Un proyecto de una

No cabe ninguna duda de que las instituciones públicas deben rendir cuentas sobre los recursos que utilizan, los cuales son aportados por el pueblo

Ahora resulta que hacer bien las cosas ya no es un problema de responsabilidad, no forma parte del deber de la acción pública; y

Es una dura expresión afirmativa, pero es una gran verdad.  Se podría cuestionar; pero más bien se reafirmaría como cierta y como una significativa,

Ante la observación en Finca 4 de tractores removiendo vegetación y camiones grandes que salen cargados con tierra, se hizo la consulta a la

Se ha referido en diversas ocasiones, que para que el Estado pueda cumplir sus cometidos −entre ellos la prestación del servicio público de manera

Probablemente, ni usted ni yo, sepamos cuáles fueron las buenas intenciones que motivaron a una quincena de diputados (algunos de ingrata memoria: Justo Orozco,

Rebeca Lane cantará su poesía venenosa el sábado 21 en El Lobo Estepario, las entradas cuestan ¢5.000 e incluyen el disco. (Foto: Paula Morales
Semanario Universidad