Homenaje póstumo a Manuel Formoso, un maestro del pensamiento político

El abogado, politólogo y fundador del Semanario UNIVERSIDAD, Manuel Formoso Herrera, falleció el 18 de octubre de 2014, a los 82 años. (Foto: archivo)Hombre

El abogado, politólogo y fundador del Semanario UNIVERSIDAD, Manuel Formoso Herrera, falleció el 18 de octubre de 2014, a los 82 años. (Foto: archivo)

Hombre ilustrado, un librepensador, líder de opinión, maestro y fundador de la filosofía política en Costa Rica son tan solo algunas de las cualidades que le atribuyen sus amigos y colegas universitarios a Manuel Formoso Herrera (†).

Su vida, sus aportes a la Universidad de Costa Rica (UCR), a la filosofía, a las ciencias políticas y a la opinión pública, así como sus calidades como ser humano, las compartieron en un homenaje póstumo organizado por el Decanato de la Facultad de Ciencias Sociales, con la colaboración de la Escuela de Ciencias Políticas y el Centro de Investigación de Estudios Políticos de la UCR.

En la actividad, que se llevó a cabo el pasado 25 de noviembre en el miniauditorio de la Facultad de Ciencias Sociales, estuvieron presentes su esposa y familiares, colegas y amigos.

Hijo del periodista Manuel Formoso Peña y María del Carmen Herrera Núñez, nacieron el 15 de enero de 1932 en San José él y su hermana gemela María del Rocío. Creció en Guadalupe, Goicoechea, e hizo la primaria en la Escuela Pilar Jiménez y la secundaria en el Liceo de Costa Rica. Se graduó como abogado en la Escuela de Derecho de la UCR en 1957.

Mediante una beca, realizó un doctorado en Derecho en la Universidad Complutense en España (1958-1962) y en 1964 obtuvo otra beca por dos años para estudiar filosofía política y cursos sobre historia de las ideas políticas en La Sorbona (Francia), en la Escuela de Ciencias Políticas de la Facultad de Letras y también en la Facultad de Derecho.

Fue fundador del Semanario UNIVERSIDAD y primer decano de la Facultad de Ciencias Sociales. Dedicó más de 30 años a la docencia en la UCR como profesor en la Facultad de Derecho, y en las escuelas de Estudios Generales, Ciencias Políticas y Filosofía. Además, fue uno de los fundadores del Partido Socialista Costarricense (PSC).

Entre sus obras más importantes se encuentra la edición de las memorias del expresidente Teodoro Picado (1944 -1948) y la traducción de El Príncipe, de Nicolás Maquiavelo, El Contrato Social, de Rousseau (con una introducción) y del Segundo Tratado del Gobierno Civil, de John Locke; a lo que se suman numerosos artículos de opinión que publicó en la página 15 del periódico La Nación de 1968 a 1992 y en el Semanario UNIVERSIDAD. Gran parte de estos artículos los compiló en la obra que tituló De unicornios, política y planetaridad (Ed. Juricentro, 1993).

APORTES A LA UNIVERSIDAD

El historiador y decano de la Facultad de Ciencias Sociales, Francisco Enríquez, recordó que Manuel Formoso fue una de las personas que impulsaron cambios en la Universidad en el Segundo y Tercer Congreso Universitario.

Durante el Segundo Congreso Universitario (1966), junto con un grupo de profesores,  presentó una ponencia para que la UCR tuviera su propio periódico, la cual fue aprobada; así surgió el Semanario UNIVERSIDAD, que dirigió de 1970 a 1972.

Arnoldo Mora, catedrático y exministro de Cultura −quien fue su amigo y colega−, recordó que Formoso vio la enorme importancia de que la Universidad saliera de las aulas y proyectara su imagen ante el país, siendo forjadora de opinión pública y para eso era necesario tener un medio de comunicación.

En 1968, con el apoyo de un grupo de profesores de la Facultad de Derecho, presentó la iniciativa para crear una Escuela de Ciencias Políticas en dicha Facultad, la cual inició funciones a partir de 1970 y donde se desempeñó como docente durante décadas.

En el Tercer Congreso Universitario (1972-1973), fue uno de los impulsores de la creación de la Facultad de Ciencias Sociales, la cual arrancó labores en 1974. Él fue el primer decano de esta facultad, cargo que ocupó de 1975 a 1979.

El pensar libremente y el amor a la justicia es el legado que deja Formoso en quienes lo conocieron, según José Miguel Rodríguez, quien fue su estudiante y encargado posteriormente heredero de la Cátedra de Pensamiento Político en la Escuela de Ciencias Políticas.

“Manuel era un hombre que sólo podía respirar en las alturas del pensamiento libre; él no era de ataduras, no era de dogmas, solo podía pensar cuando tenía una gran libertad y eso lo inculcaba en sus cursos y en su quehacer universitario”, rememoró Rodríguez.

Él introdujo el pensamiento de Mao Tse Tung en Costa Rica, el marxismo asiático, y se interesó por el pensamiento latinoamericanista del “Che” Guevara, José Martí y Vicente Sáenz, recordaron sus colegas y estudiantes.

En el curso que impartía sobre Pensamiento Político hablaba de los grandes pensadores y despertaba el interés y entusiasmo de sus estudiantes, atraía a los dirigentes estudiantiles de diferentes denominaciones políticas y estimulaba la discusión en sus clases.

Su sobrina Ángela Arias Formoso −politóloga y exprofesora de la UCR, quien ofreció unas palabras en nombre de su familia−, destacó la emoción que él transmitía en clases cuando hablaba de Maquiavelo y Rousseau, y cómo enseñaba a ser críticos y divergentes, a la vez que se convertía en un amigo para sus alumnos.

Manuel Formoso Herrera falleció el pasado 18 de octubre a los 82 años, en su casa de habitación en Santa Ana. Junto a su esposa, la sueca Anita Ohlsson tuvo dos hijos: Andrés y Cristina, así como cuatro nietos.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Con satisfacción, y para algunos hasta con altivez, fue recibida por la fanaticada liberacionista la noticia que les entregó su estelar diputado Antonio Álvarez,

Su estructura es una espiral y así le imprime a la materia una dinámica de desarrollo en espiral ascendente, desde el huevo, el embrión,

En la fauna imaginada por el ser humano se suman un sin número de bestias, fieras y monstruos deformes que han provocado los miedos,

"Canto que ha sido valiente, siempre será canción nueva" (Víctor Jara)Este gran salto de la historia humana conmocionó al mundo europeo y sus colonias, e

La causa fundamental de los problemas actuales es la arrogancia, mientras la inteligencia se llena de dudas. B Russell.Retomando la discrepancia calentamiento/enfriamiento del planeta,

En julio de 2011, el suplemento “Forja” del Semanario UNIVERSIDAD publicó mi ensayo titulado “La conciencia ecológica”, en el cual se abordan aspectos medulares

“Las políticas públicas están colapsadas y su fracaso es el motor de la creciente indignación de la ciudadanía”. Esto decíamos en un artículo anterior,

Homenaje levantado en la Sede de Occidente de la Universidad de Costa Rica, en honor a los 43 jóvenes mexicanos desaparecidos en Ayotzinapa.Al grito
Semanario Universidad