Bendito infierno

La serie Bendito infierno muestra a una Eva nueva, que despierta a su propia sexualidad. (Foto: Ariela Muñoz)Muestra fotográfica se exhibe en el Centro

La serie Bendito infierno muestra a una Eva nueva, que despierta a su propia sexualidad. (Foto: Ariela Muñoz)

Muestra fotográfica se exhibe en el Centro Cultural Español.

Una serie de imágenes desafiantes en las que se mezclan la belleza, la sexualidad, lo sagrado, lo profano, la pureza y la rebeldía reinventan el mito bíblico de la tentación de la serpiente y el destierro de Adán y Eva del paraíso.

Se trata de Bendito infierno, la más reciente exposición de la fotógrafa costarricense Ariela Muñoz.

Es una colección de fotografías que reescriben los más emblemáticos pasajes del Génesis, desde una perspectiva feminista y una estética transgresora.

Las imágenes se exhiben desde el pasado 25 de marzo en el Centro Cultural Español (ubicado en barrio Escalante, frente a la rotonda de El Farolito).

La muestra estará abierta al público hasta el 25 de abril, con horarios de 8 a.m. a 4 p.m., de lunes a jueves, y los viernes de 8 a.m. a 2 p.m.

Con motivo de la inauguración de Bendito infierno, la fotógrafa Ariela Muñoz respondió algunas preguntas de UNIVERSIDAD en torno a su trabajo artístico y político.

¿Dónde nace Bendito infierno?

− De la necesidad de empezar a romper mitos que se han arrastrado por años desde los discursos hegemónicos religiosos y que alimentan la misoginia y el patriarcado. Esta muestra pretende tomar a un personaje femenino emblemático dentro de los mitos bíblicos: Eva, y deconstruirla, reinterpretarla, reapropiarnos de ella y leerla desde una perspectiva feminista.

¿Por qué Eva, el Génesis, la Biblia?

− Porque lamentablemente la religión, en nuestro caso costarricense el catolicismo y el cristianismo, son pilares fuertes sobre los cuáles se levanta el machismo. Al vivir en una sociedad de tradición católica, con un Estado que aún no es laico y que políticamente sigue arraigado a valores religiosos, es inevitable que el fundamentalismo religioso atraviese el cuerpo de las mujeres y sus derechos. Por eso, desde la deconstrucción de esos mitos misóginos que usa la religión para oprimirnos, se puede criticar al sistema y retar al modelo que nos obliga a ser mujeres sometidas a los mandatos de una iglesia y una sociedad machista.

¿Es mejor reescribir desde otra perspectiva los mitos religiosos o, más bien, destruirlos?

− Estamos en un contexto católico, con un Estado que sigue actuando de la mano de la Iglesia y, por ello, una estrategia de lucha −desde el arte feminista− es tomar esos mitos que usa la religión para oprimirnos y deconstruirlos, reinterpretarlos; a la vez que los reescribimos, estos se destruyen.

¿Con qué mundo soñás?

− Creo que otro mundo es posible. Un mundo donde quepamos todas las personas en su inmensa diversidad, donde todos los cuerpos, las identidades y los deseos puedan coexistir y ser libres.

¿Puede el arte ayudar a construir ese mundo?

− Desde el arte se puede dar espacio a ese y todos los mundos. Por eso yo uso la fotografía, que es mi pasión, para que esa diversidad pueda manifestarse de múltiples formas, así como se manifiesta desde otras formas de activismo en la literatura, la academia, la pintura, pero sobre todo en las calles.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Pozo insalubre del que se abastecen de agua pobladores del asentamiento Inés Amador en Santa Bárbara de Santa Cruz. (Foto: Juan Arriaga)Decenas de familias

Es importante y vital estimular las ideas de integración en los colaboradores que forman parte de las instituciones públicas y organizaciones privadas, dado que

2

La serie Bendito infierno muestra a una Eva nueva, que despierta a su propia sexualidad. (Foto: Ariela Muñoz)Muestra fotográfica se exhibe en el Centro

La Universidad de Costa Rica dejó todo en el dojo de la UNED y arrasó en el karate-do. También ha logrado salir avante en

En su primer día como presidente electo de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, advirtió que en su gobierno será "impacable" contra aquellas personas o

Los sistemas de justicia penal y sus cárceles son un mal necesario al que ningún Estado del mundo ha encontrado salida definitiva, aunque sí

Digamos que la primera de tales ocurrencias fue enarbolada consistentemente como telón de fondo de la política costarricense de las últimas décadas –oficializada por
Semanario Universidad