Obra teatral narra autobiografía de un caballo

El radioteatro Belleza negra tiene una duración de 1 h 30 min y es producido por Teatro de la Mente. (Foto: cortesía de Teatro

El radioteatro Belleza negra tiene una duración de 1 h 30 min y es producido por Teatro de la Mente. (Foto: cortesía de Teatro de la Mente)

El grupo Teatro de la Mente presentará este sábado 21 de junio, a las 7 p.m., en la sala Eugene O’Neill, la única función del radioteatro Belleza negra, basado en el libro de Anna Sewell, llevado al cine en varias ocasiones pues constituye un clásico en la temática sobre el trato a los animales.

Toda la obra se realiza detrás de un telón, y esa es la técnica mediante la que se cuenta la historia, que consiste en realidad en un radioteatro, en el que actúan 20 personas, entre actrices, artistas “Foley”, encargados de sonido y otras tareas.

La iniciativa es de Teatro de la Mente, explicó el periodista e integrante del grupo Erick Reyes, quien precisó que la producción es sin fines de lucro y constituye un esfuerzo creativo y económico por parte de los participantes en la obra.

“Los radioteatros han venido muy a menos en Costa Rica, prácticamente ya no se practican en el país. Esa es una de las razones por las que el Teatro de la Mente, que nació en las aulas del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), retomó la idea de presentarlos”, dijo Reyes.

La dirección de Belleza negra está a cargo de Mariella Guth, y la adaptación del libro representó un guion de más de 40 páginas y un riguroso trabajo de preparación por parte de los componentes del grupo.

Ya antes Teatro de la Mente había presentado la citada pieza y, a su vez, había trabajado Hermanos: historia de un asalto, basada en el robo bancario en Monteverde que culminó con la muerte de varios de los rehenes.

“La producción de Belleza negra, con el alquiler del teatro y el traslado del vestuario y el equipo, nos cuesta como ¢2.5 millones, por lo que es importante el apoyo que la obra pueda recibir”, externó Reyes.

A diferencia de Hermanos −que era una historia solo para mayores de edad por el contenido de violencia que existía en el radioteatro−, en Belleza negra se abre el espectro a un público más amplio; no obstante, la obra requiere de cierta concentración para no perder el hilo narrativo.

Reyes destacó que en la primera mitad del siglo pasado y hasta los años 70, todavía se podían escuchar con cierta frecuencia los radioteatros, en especial las radionovelas −como Chucho el roto− y producciones incluso locales, como fue el caso de la adaptación de Parmenio Medina de La isla de los hombres solos, de José León Sánchez.

TODAVÍA EXISTEN

Con el radioteatro del próximo 21 de junio, Teatro de la Mente procura rescatar un modo de hacer radio que para las generaciones más jóvenes es desconocido.

“Arturo Meoño y Rocío Carranza grabaron La incomprendida, una producción que se ha transmitido en varios países de América Latina, menos en Costa Rica”, recordó Reyes, para ejemplificar cómo este formato ha sido relegado en el país.

Los costos de la producción y la necesidad de contar con actores preparados, así como el personal técnico, hacen que esta práctica tan frecuente en los años dorados de la radio haya sido desplazada.

En Belleza negra, por ejemplo, además de los actores se contará con “artistas Foley”, que son aquellos que se encargan −conforme se va desarrollando la trama− de recrear efectos de sonido.

En una época como la actual, considera Reyes, en la que hay un predominio de lo visual, a los jóvenes les resulta difícil seguir una historia solo basada en el audio; justamente, ahí está el desafío que conlleva la obra.

Belleza negra es un libro que Sewell publicó en 1877, pocos meses antes de morir. La novela representó un hito en su momento por la forma en que la sociedad victoriana inglesa veía a los animales y, en especial, a los caballos.

La historia, narrada en primera persona por el caballo, se vio en aquel entonces como un “atrevimiento” por parte de la autora, ya que ponía al equino a contar su biografía. Aunque el libro tuvo un alto impacto entre los niños y los jóvenes, la autora siempre sostuvo que su público era el lector adulto, al que quería sensibilizar con toques de benevolencia y solidaridad, presentes a lo largo de cada uno de los cortos capítulos.

Su adaptación es el reto que asumieron los integrantes del Teatro de la Mente y que se podrá disfrutar la única función del 21 de junio, en el teatro Eugene O’Neill, ubicado en el Centro Cultural Costarricense-Norteamericano, en San Pedro de Montes de Oca.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Debo decir de entrada que me considero un cristiano evangélico practicante y pienso que el matrimonio es una institución religiosa universal para nosotros, los

El tratamiento médico con metformín se vuelve una constante en la vida cotiana de una persona diabética (foto Laura Rodríguez).Más de 15 años de

Exdirector administrativo del Calderón Guardia denuncia que nivel central de CCSS desoyó advertencias.Gerentes Médica y de Logística de la CCSS mantienen silencio, subauditor alega

Nos hemos enterado del uso  de información falsa en las  anotaciones de pacientes para cobro de material en el Hospital Calderón Guardia. En palabras

Diversidad funcional es un término facultativo al de discapacidad que ha comenzado a utilizarse en España y otros países; tal vez se puede mencionar

Después de varios años de cursar una carrera universitaria, en la que uno estudió hasta el cansancio, se desveló, dio su máximo esfuerzo para

A inicios de junio se estrenó un audiovisual que se pretende ácido, resultando una sobredosis de subjetividad. Este se construye discursivamente desde la otredad,

El director Norman Gamboa manifestó su satisfacción con la evolución que observa en la Escuela de Artes Musicales de la UCR, cuya orquesta dirigirá
Semanario Universidad