Lula pierde apoyo de sectores

Especialistas sostienen que el presidente Lula recuperará su popularidad, si logra reactivar la economía del país  mas rico de América Latina.Menos de dos años

Especialistas sostienen que el presidente Lula recuperará su popularidad, si logra reactivar la economía del país  mas rico de América Latina.

Menos de dos años después de haber llegado al poder con la más masiva votación de la historia brasileña, el presidente Luiz Inacio Lula da Silva paga con su popularidad la factura de no haber logrado crear con la rapidez esperada el «nuevo país» que prometió durante su

campaña electoral.

Promesas como la de poner en marcha «el espectáculo del crecimiento», crear diez millones de puestos de trabajo y realizar una reforma agraria amplia y no conflictiva se han visto demoradas o sepultadas por la burocracia, las divisiones internas del gobierno y la misma volatilidad de la conyuntura internacional.

Un año y medio después de la investidura de Lula en el gobierno, el desempleo se mantiene en más del 12 por ciento, el crecimiento de la economía -previsto para llegar al 3,5 por ciento en 2004- es modesto e insuficiente para anular los efectos de la recesión de 2003, y la reforma agraria virtualmente no marcha.

El programa «Hambre Cero», definido por Lula como la prioridad número uno de su gobierno, logró «despegar» después de tropiezos iniciales, y hoy alcanza a unos 15 millones de personas, pero sus beneficiarios viven mayoritariamente en ciudades pequeñas del interior, lejos de los grandes centros formadores de la opinión pública.

La recesión económica de 2003, el primer año del gobierno de Lula da Silva, impactó además fuertemente en las grandes ciudades, donde se sintió más fuertemente la presencia de las legiones de desempleados y el aumento de la violencia urbana.

El panorama gris que presenta Brasil es muy diferente del país prometido por Lula en su victoriosa campaña presidencial, y parece haber roto algo del encanto y de la esperanza generada por la llegada al poder del ex obrero metalúrgico, en enero de 2003.

Al mantener las directrices básicas de la política económica ortodoxa de su antecesor, Fernando Henrique Cardoso, Lula decepcionó a gran parte de sus 52 millones de electores, especialmente a los más pobres, muchos de los cuales hoy afirman estar arrepentidos de haberlo apoyado en las urnas.

«El prometió empleo para todos, prometió que iba a duplicar el salario mínimo, prometió que iba a mejorar los hospitales públicos, eliminar el hambre y la miseria, no hizo nada. Mejor hubiera sido que no hubiese prometido nada», dijo a dpa la empleada doméstica Nilza de Jesus Almeida, de 54 años.

Idéntica decepción manifiesta el líder del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST), un aliado de primera hora de Lula, que ahora amenaza con reanudar las ocupaciones de fincas si el gobierno no acelera la reforma agraria y no cumple su promesa de asentar este año a 115.000 familias campesinas.

Según Joao Pedro Stédile, en el primer semestre de 2004 el gobierno asentó en tierras propias a solamente 17.000 familias campesinas. «El pueblo anda impaciente por la lentitud del gobierno, y nuestro deber es presionar de todas las maneras», dijo.

La consultora política Fátima Pacheco Jordao considera que el creciente deterioro de la aprobación al gobierno de Lula -que cayó al 29,4 por ciento, frente al 53 por ciento de enero de 2003- podrá impedir al mandatario lograr un nuevo mandato en los comicios presidenciales de 2006.

Según la experta, el presidente está perdiendo apoyo precisamente en los sectores que eran más fieles a su Partido de los Trabajadores (PT): los jóvenes, los pobres y los habitantes del miserable Noreste brasileño, donde nació Lula da Silva.

Pero ese diagnóstico no es unánime. El politólogo César Romero Jacob opina que Lula da Silva -cuya popularidad personal se mantiene en un 54,1 por ciento- «aún tiene grasa para quemar» y podrá recuperar su prestigio político a partir de 2005, si se mantiene la recuperación económica iniciada este año.

«Lula está quemando parte de la popularidad que tenía porque no logró concretar  aún el prometido ‘espectáculo del crecimiento’. La economía está en recuperación, pero ello aún no se refleja en la vida de la gente», expresó Jacob, en entrevista a la agencia dpa.

Además, el politólogo apuntó que la oposición conservadora al gobierno Lula está «muy activa este año», ya que teme sufrir una derrota en los comicios municipales de octubre, y por ello ha multiplicado sus críticas al gobierno.

«El está siendo atacado por el pequeño reajuste que concedió para el salario mínimo (hoy equivalente a 83 reales por mes), por los empleos que no aparecen, por no lograr las mejorías y la soluciones mágicas que esperan los electores. Si consideramos la magnitud de la crisis económica de 2002, su desgaste fue relativamente modesto», dijo.

Según Romero, de mantenerse el actual proceso de reactivación económica, «es probable que Lula recupere su popularidad» después de los comicios municipales de octubre y logre vivir en 2005 «un año de tregua», antes del inicio de la disputa por las elecciones presidenciales de 2006.

Pero el politólogo advirtió de que ello depende del éxito de la principal apuesta de Lula da Silva: la política exterior «pragmática e independiente», dedicada a conquistar nuevos mercados para las exportaciones brasileñas y así reducir la vulnerabilidad externa del país y abrir camino a un proceso de crecimiento sostenible.

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Los llanos del Guanacaste se han convertido en tierra fértil para la germinación de  semillas de algodón modificadas genéticamente que son reexportadas a las

José L. Rodríguez Zapatero encabeza el gobierno españolEl Partido Socialista Español (PSOE) celebró al semana pasada su Congreso, con un balance del triunfo electoral

Freddy Pacheco León, biólogo y ambientalista que será enjuiciado en octubre próximo por afirmaciones proferidas en el programa "Tertulias" de Canal 13, conducido por

Después de cuatro años, así se ve el relleno de La Carpio Mientras en la empresa EBI de Costa Rica -la cual maneja el

Se espera que el estudiantado tenga una actitud positiva hacia el aprendizaje de la matemática. Todos los años es la misma historia: miles de

Al menos mil personas se concentraron el  primero de julio frente a la Sala Constitucional para protestar en contra de la acción de inconstitucionalidad

El fenómeno del calentamiento global no es novedad. Ya hace más de veinte años, científicos de todo el mundo han venido denunciando los efectos

Una manifestación de personas en apoyo a las familias campesinas de Bambuzal  partió de la UCR el pasado 29 de junio.La alegría de regresar
Semanario Universidad