Obama en West Point: No todos los problemas del mundo son un clavo

El presidente Barack Obama insiste que su país usará la fuerza militar unilateralmente si es necesario, cuando sus intereses fundamentales lo demanden. (Foto: DPA)“Desde

El presidente Barack Obama insiste que su país usará la fuerza militar unilateralmente si es necesario, cuando sus intereses fundamentales lo demanden. (Foto: DPA)

“Desde la Segunda Guerra Mundial, algunos de nuestros principales errores no tuvieron su origen en nuestra moderación, sino en nuestra voluntad de meternos en aventuras militares sin pensar en sus consecuencias”, afirmó Barack Obama.

Quizás fue la frase que mejor sonó en un discurso que ha provocado reacciones diversas, sin que ninguna apunte a la definición de nuevos rumbos en la política exterior norteamericana.

El presidente Barack Obama habló nuevamente en la Academia Militar de Estados Unidos, West Point, el pasado miércoles 28 de mayo. El discurso despertó expectativas ante el operativo en marcha de retirar las tropas norteamericanas de Afganistán, ante el impase que enfrenta las fuerzas opositoras al presidente Al Assad en Siria y a las renovadas tensiones en el sur del mar de China, entre otros aspectos de la política internacional.

Fue quizás la frase que le da título a esta nota la que despertó mayor entusiasmo: “No porque tengamos el mejor martillo, todo problema en el mundo es un clavo”.

Es una frase que recuerda otra, más local, repetida en América Latina cuando las dictaduras militares abundaban, pero ya no respondían a las necesidades de desarrollo de la región y comenzaban a crujir bajo la resistencia de los pueblos: “Las bayonetas sirven para casi todo, pero no para sentarse en ellas”.

PESO DE LA GUERRA

El discurso de Obama reflota el peso de las guerras en la economía norteamericana y hacen recordar las consecuencias del esfuerzo de la antigua Unión Soviética para mantenerse a la par del desarrollo militar de Estados Unidos. Como se dijo en la época, la dimensión de ese esfuerzo superó las posibilidades de la economía soviética.

El discurso de Obama abundó en referencias sobre el tema. Ustedes son –le dijo a  los cadetes de West Point– la primera graduación desde los atentados del 11 de septiembre del 2001 que podría no ser enviada a combate en Afganistán o Irak. Hemos sacado nuestras tropas de Irak y estamos terminando nuestra guerra en Afganistán, afirmó el mandatario.

“Desde la Segunda Guerra Mundial, algunos de nuestros principales errores no tuvieron su origen en nuestra moderación, sino en nuestra voluntad de meternos en aventuras militares sin pensar en sus consecuencias”.

Obama no especificó las guerras a las que hacía referencia, pero recordó la frase del general Eisenhower, comandante de las tropas aliadas en la II Guerra Mundial y, luego, presidente de Estados Unidos: “La guerra es la más trágica y estúpida locura humana; buscarla o promoverla deliberadamente es un crimen contra toda la humanidad”.

Esta frase ha sido largamente olvidada, Estados Unidos ha estado envuelto en su período más largo de guerras desde entonces. “La guerra no puede ser la única solución”, destacó el diario argentino Clarín al analizar el discurso del presidente norteamericano, al recordar que Estados Unidos trata de dejar atrás “una larga temporada de guerras”.

Sin embargo, para hacer frente al peso de esas guerras, Washington acude cada vez más a contratistas privados. En su sorpresiva visita la semana pasada a la base aérea de Bagran, en las afueras de Kabul, Obama anunció que Estados Unidos dejará 9800 soldados en Afganistán hasta 2016, pero no dijo nada sobre la creciente presencia de contratistas privados que superan el número de uniformados, según un documento divulgado la semana pasada por Tim Shorrock, del sitio web de noticias Salon.

OTRA CARA DE LA MONEDA

Si Obama destacó la imposibilidad de enfrentar militarmente todos los problemas, no dejó de destacar la razón última de la guerra, tema abordado en diversas partes de sus discursos.

Estados Unidos “debe liderar en el escenario mundial. Si no lo hacemos, nadie más lo hará”, estimó el Presidente y agregó que los militares serán la columna vertebral de ese liderazgo.

El Presidente norteamericano insistió en que su país usará la fuerza militar unilateralmente si resulta necesario, “cuando nuestros intereses fundamentales lo demanden, cuando nuestra subsistencia esté amenazada o cuando la seguridad de nuestros aliados esté en peligro”.

Queda abierta, así, la puerta a la intervención militar como razón última de toda política, justificada por el Presidente como la decisión de actuar en representación de lo que calificó como “dignidad humana”.

“El apoyo de Estados Unidos a la democracia y los derechos humanos van más allá del idealismo, son materia de seguridad nacional”.

De modo que el diseño de un mundo definido por las políticas, los intereses y los principios de Washington pueden hacer difícil reducir las tensiones o evitar las guerras contra las cuales Obama pareció advertir en parte de sus discurso.

Entre los escenarios de conflicto definidos por el Presidente, la amenaza más directa en un futuro previsible seguirá siendo, en su opinión, el “terrorismo”.

Para enfrentarlo, propuso fortalecer la cooperación con aquellos países donde los terroristas buscan establecer sus bases de operación. “Tenemos que desarrollar una estrategia que haga frente a esta amenaza difusa, que aumenta nuestra capacidad sin enviar fuerzas que adelgacen nuestra capacidad militar o incrementen los resentimientos locales”, afirmó el mandatario norteamericano.

La crisis en Siria –donde se dispone a fortalecer a los países vecinos y a la oposición armada–, la guerra cibernética, el escenario Asia-Pacífico –donde crecen las tensiones en el sur del mar de China– y el norte de África fueron algunos de los otros escenarios mencionados por el mandatario; en esta lista no aparece ningún conflicto con América Latina, aunque sigan existiendo las tensiones con Cuba y con Venezuela.

CRÍTICAS

El discurso recibió fuertes críticas de la oposición republicana. El senador John McCain, una vez adversario de Obama en las elecciones presidenciales, reclamó lo que estima como falta de iniciativas tanto en Siria –donde pidió armar a los rebeles– como en Ucrania.

Su discurso tampoco escapó de las críticas del conservador Financial Times, para quien Obama mostró sus “fortalezas y debilidades” en el discurso de West Point.

El Presidente “dejó sin abordar muchos de los grandes temas. Apenas mencionó cómo lidiará con la audacia marítima de China o con la fijación neoimperialista de fronteras por parte de Rusia, no habló del fracaso en las negociaciones comerciales en el Pacífico ni  en el otro lado del Atlántico”.

Sobre todo, la retirada en Afganistán es lamentada por el Financial Times, pues el mes próximo se deberá elegir un nuevo presidente en ese país. “Sería una gran lástima que la nueva administración de Kabul se viera obstaculizada por la promesa de Obama de abandonar el país antes de finalizar su mandato”, dice el periódico londinense.

Desde otro punto de vista, el analista Robert Parry escribió un artículo donde analizó cómo los llamados “neoconservadores” trataban de bloquear las acciones de Obama, entre ellos editorialistas del Washington Post y del New York Times.

Refiriéndose al discurso de Obama la semana pasada, Parry afirmó que tuvo lo que podría ser la “última oportunidad para acabar con este engañoso marco de propaganda”. En lugar de eso, “Obama pronunció un discurso pedestre, trató de hablar duro sobre las crisis de Ucrania y Siria, como una defensa contra los ‘neocon’ que, como era previsible, lo atacarían acusándolo de débil”.

Aunque Obama “se opuso a la invasión de Irak en la década pasada –agregó Parry–, se ha visto tragado por la misma retórica estéril sobre el ‘excepcionalismo’ de Estados Unidos, hizo las mismas denuncias hiperbólicas sobre los ‘enemigos’ del país e insistió en nuevas y falsas narrativas, como las que pavimentaron el camino del infierno en Irak”.

En opinión de Parry, el discurso de Obama se enmarcó en el espacio definido por los aún poderosos ‘neocons’ de Washington, tratando simplemente de lograr un poco más de espacio de maniobra.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Según el Informe Unidad de Salud Ocupacional y Ambiental, las deficiencias señaladas pudieron evitarse con un trabajo interdisciplinario que protegiera aún más a los

Este fin de semana son las últimas funciones de Dramas Íntimos, montaje coproducido por el Teatro Universitario y Teatro La Maga, que incluye “Danza

“La guerra es la más trágica y estúpida locura humana. Buscarla o promoverla deliberadamente es un crimen contra toda la humanidad”.General D. Eisenhower, citado

Soy defensor de los sindicatos, necesarios para que la democracia tenga al menos, todavía, el derecho a utilizar la palabra. Pero esta última huelga

Parejas diversas cotizan igual que heterosexuales y la mayoría no tiene hijos que asegurar.El 56% de parejas de un mismo sexo tienen alto nivel

Jueves, 29 de mayo, 15h30. Me presento en la entrada de la Asamblea Legislativa, por Cuesta de Moras, con una amiga. Había sido invitado

La inversión en el Centro de Congresos y Convenciones no se recuperará, pero el proyecto será autosostenible, afirma el ICT. (Foto: Katya Alvarado)Institución niega

Fiscalidad en la medida de la capacidad. Luis Guillermo Solís será el nuevo designado para llevar la carga política de uno de los mayores
Semanario Universidad