Zidane Zeraoui, experto en Medio Oriente: Israel y Hamás temen tanto a la guerra como a la paz

Zeraoui, investigador en temas de Medio Oriente y académico del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, México, fue invitado por la Facultad

Zeraoui, investigador en temas de Medio Oriente y académico del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, México, fue invitado por la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Costa Rica para dictar dos conferencias sobre la situación en la Franja de Gaza, que en ese momento apenas podía creer en una tregua luego de semanas bajo el fuego cruzado entre el ejército israelí y los militantes de Hamás.

Este es un extracto de la entrevista que el investigador, de origen argelino y radicado en México hace más de dos décadas, concedió al Semanario universidad el 28 de agosto.

– Los bandos enfrentados en la Franja de Gaza, Gobierno y ejército de Israel y la organización palestina Hamás, aceptaron en El Cairo los términos de una tregua “duradera”. ¿Era necesario pasar por la tragedia de los bombardeos a Gaza, la muerte de más de dos mil personas, miles de heridos y millones de dólares en pérdidas materiales para alcanzar esta tregua?

– Debo responder sencillamente que no, en el sentido de si estamos hablando de actores con una racionalidad humanitaria. Pero se trata de actores políticos y en estos casos, generalmente esos actores no ven el costo humano, el costo material ni financiero, lo que ven es el costo político, la finalidad política.

Para Netanyahu bombardear la Franja de Gaza fue importante, su perspectiva era el gran respaldo hacia él que generaba en los israelíes. ¿Como explicar este respaldo? Los argumentos fueron que los túneles de Gaza representaban una amenaza porque Hamás los utilizaba, y los cohetes.

La trama le sirvió a Netanyahu para convencer a su población de que el conflicto valía la pena.

Hamás, por su parte, quería demostrar su capacidad militar, que no es como la de Israel, pero el hecho de que sus cohetes llegaran a Tel Aviv y a Jerusalén cuando antes solo alcanzaban el otro lado de la línea fronteriza, evidenció que Hamás ya no es un actor marginal.

Los dos actores han querido demostrar cosas. Cuando ven que logran sus objetivos, dicen: ahora sí, negociemos la tregua. Por eso afirmo que fue una trama usada por los dos bandos, se trató de una cuestión psicológica.

– Algunos dicen que Israel salió ganador, otros que Palestina, porque logra que se detengan los bombardeos sin ceder y sin rendirse, lo que puso en desventaja al Estado de Israel, que sale de este conflicto con la condena de la opinión pública mundial. ¿Cuál es en realidad el balance?

– Siempre ganan y pierden los dos. Pero hagamos un análisis más a fondo. En Israel, Netanyahu salió fortalecido, la opinión popular israelí lo sigue apoyando porque políticamente ha ganado. Donde no ha ganado es en la condena internacional. Israel hoy es duramente criticado. En ese sentido hay ganancia de Hamás y hay una pérdida para Israel en el manejo la imagen de país agredido. Hoy, a nivel mundial lo ven como país agresor y sobre todo porque en el balance hubo más de 2000 civiles palestinos muertos, entre esos 600 niños y muy pocos militantes de Hamas. Quedó al descubierto que la suya es una guerra destrucción, de aniquilamiento del otro.

Hamás, en una acción de guerra muy inteligente, no es una casualidad, mató 65 militares israelíes y 3 civiles. Entonces, en el balance Hamás hizo una guerra contra el ejército no contra la población israelí, aunque la población civil lo siga viendo como el agresor.

Qué ha ganado Hamás? Hamás se ha refundado. El hecho de que Israel ha aceptado un alto al fuego con ellos le reconoce el rango de un interlocutor.

Pero en realidad, el más grande perdedor de este conflicto es la OLP (Organización para la Liberación de Palestina) el interlocutor histórico. La OLP desapareció y esto es un problema para la paz, porque la OLP es la organización más importante para los palestinos y el hecho de que haya sido barrida del escenario político, hace que mañana Israel quiera seguir negociando solo con Hamás.

– El problema territorial es el tema de fondo en el conflicto.

–  Sí, es el tema de fondo del conflicto, pero en este tipo de conflicto nadie precisa su estrategia. Hablar como lo hace Hamás de recuperar todo el territorio es una quimera. Por lo menos en las actuales condiciones, no se puede sacar a los israelíes de los territorios de 1948, no va a ser posible. Israel, por su cuenta, exige el desmantelamiento de las fuerzas militares de los palestinos y eso no es aceptado por Palestina.

Entonces, hay condiciones muy drásticas que cada quien quiere imponer y el hecho previsible de que ninguno de los dos va a ceder preludia que en unas semanas va a volver a estallar el conflicto. A lo mejor no de la magnitud del que ha habido pero sí unos cohetes de parte de Hamás, unos bombardeos selectivos de parte de Israel.

– ¡Qué desalentador! Usted habló en su conferencia de la amenaza de la guerra y la amenaza de la paz. ¿Cuál de las dos amenazas es peor para los israelitas y cuál para los palestinos?

Diría que los gobiernos de derecha de Israel le están apostando a la amenaza de la guerra porque la sociedad israelí siempre se ha unido frente a la amenaza externa. Si desaparece,  los israelíes tendrían que empezar a pensar en sus problemas internos y se convertirían en una sociedad con problemas sociales y de integración. A esto es lo que los gobiernos de derecha temen.

En caso de alcanzarse la paz, Israel estaría obligado a definir sus fronteras en términos aceptados por sus vecinos y esto nunca lo hace porque siempre existe para ellos la posibilidad del expansionismo. Esta es también una cuestión muy seria.

¿En Palestina qué pasa? En un clima de conflicto Hamás tiene mayor legitimidad porque su discurso es de guerra, de enfrentamiento con Israel y en la medida en que plantea una solución radical, es decir, un regreso de todos los territorios –solución que nunca se va a dar- esto lo legitima frente a sus seguidores y desgraciadamente hay muchos aferrados a una posición radical a sabiendas de que esto ya no se va a dar. Palestina perdió un territorio, es una desgracia, fue injusta la creación del Estado de Israel a expensas del pueblo palestino, pero eso sucedió y es imposible dar marcha atrás. Por eso Hamás se aferra a la amenaza de la guerra.

– Aquí la gente dice que Israel hace lo que hace porque Estados Unidos está ahí. ¿Es una percepción errónea?

Tiene mucho de cierto. Primero hay que reconocer que Israel es una potencia militar. A Israel hay que reconocerle un logro muy importante de la comunidad judía en Estados Unidos que fue ocupar sectores claves de la sociedad, el lobby judío como se conoce popularmente, desarrolló una estrategia de control de la política norteamericana que le permite movilizarse muy rápidamente y bloquear cualquier decisión en contra de Israel.

– ¿Un puente hacia qué cosa es el actual conflicto en la Franja de Gaza?

– El Gobierno de Israel tiene una visión a muy largo plazo, sabe que el tiempo corre su favor que los israelíes saben que no puede anexarse así no más zonas de Gaza, porque sería anexarse a más de 3,5 millones de palestinos y esto rompería con la idea del Estado judío. Lo que está haciendo es anexarse paulatinamente territorios palestinos sin palestinos y esto se ve cada vez más claro en los asentamientos que tienen prácticamente aislada a Jerusalén oriental, para que mañana, si llega la paz, sea imposible separar a Jerusalén oriental del territorio israelí.

Pero además se están anexando con asentamientos, territorios en Cisjordania. Si este proceso dura, hoy hay 400 mil israelíes en Cisjordania, en 20 o 30 años más habrá un millón y medio o dos millones de israelíes y en ese momento el Estado Palestino dejaría de tener sentido.

– ¿Qué puede hacer Palestina?

– La respuesta es sencilla, continuar sus gestiones en los organismos internacionales para que se hagan efectivos los acuerdos de 1967 donde se establecen términos y fronteras más realistas de alcanzar. Reconocemos que fue una injusticia crear el Estado de Israel a costa del pueblo palestino, pero la única cosa que puede detener a Israel es que se obligue a cumplir los acuerdos de 1967.


Zidane Zeraoui, experto en estudios sobre Medio Oriente de origen argelino, radicado en México desde 1993. Es director de la Cátedra de investigación Regionalización y nuevos actores Internacionales, del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM). Entre sus libros destaca Islam y política,  Los procesos políticos árabes contemporáneos y Regionalización y Paradiplomacia: La política internacional de las regiones.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Realmente mi primo era muy bueno en lo que se había convertido en un pasatiempo para él. Yo tenía la ayuda de un mapa

Zeraoui, investigador en temas de Medio Oriente y académico del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, México, fue invitado por la Facultad

María Mayela Padilla en su milpa durante este 2014. La cosecha, dice, estuvo difícil por la sequía que afectó al país entre mayo y

Ando tan dundo en medio de la gente que la vida perdí, ya ni sé dónde, cómo pierdo el paraguas o los lentes. Joaquín

Dilma Rousseff y Marina Silva, aspirantes a la presidencia de Brasil. (Fotos: tomadas de www2.planalto.gov.br y marinasilva.org.br)Es un sábado de mañana fresca y cielo

Recientemente, leí una tesis de maestría de casi 500 páginas y basada en una investigación exhaustiva. Presumo que, en su preparación, la persona que

Aunque su desempeño dejó algunas dudas sobre el verdadero nivel de la Costa Rica post-mundial, el equipo costarricense logró superar 3-0 a su similar

Tras una sesión de cinco horas, con la participación de todos los diputados y que requirió tres rondas de votación, los diputados de la
Semanario Universidad