¿Cómo hacer la reforma universitaria?

Sobre el tema de Reforma Universitaria, hemos venido escuchando y analizando propuestas desde 1918, cuando se llevó a cabo la imponente Reforma de Córdoba,

Sobre el tema de Reforma Universitaria, hemos venido escuchando y analizando propuestas desde 1918, cuando se llevó a cabo la imponente Reforma de Córdoba, Argentina.

Cuando hoy planteo este tema, lo hago desde la perspectiva que lo planteó, ese gran teórico del marxismo latinoamericano, José Carlos Mariátegui, cuando apuntó: “Los sentimientos revolucionarios, las pasiones místicas propias de la postguerra, repercutían particularmente en la juventud universitaria de Latinoamérica, el mundo entraba en un ciclo nuevo, despertaba en los jóvenes la ambición de realizar una obra histórica. Y en la constatación de todos los vicios y fallas del régimen económico-social, encontraban poderosos estímulos, la crisis mundial invitaba a revisar y resolver sus problemas”.

Hoy, de cara a la elección del futuro Rector de la Universidad de Costa Rica, es preciso repensar a este pensador latinoamericano; cualquier aproximación de su pensamiento, con la situación que vivimos hoy, no es mera casualidad; es la lógica de un sistema capitalista en crisis, y que por ende, hace hasta lo imposible por detener los ímpetus de lucha y de organización de cualquier cuestionamiento social, y por cierto los cuestionamientos universitarios nunca han sido de su agrado.

Se debería pensar, ¿por qué no?, que el próximo Congreso Universitario, marque pautas de verdad hacia una auténtica Reforma Universitaria. Tenemos muchas cuestiones sustanciales que resolver; las hay de corto, mediano y largo alcance.

Es preciso analizar concienzudamente el papel de las carreras profesionales que se ofrecen, pues hay algunas en que objetivamente el mercado, ya está en extremo saturado, y no podemos seguir creándoles  expectativas a nuestros estudiantes, a manera de ejemplo Derecho, Periodismo, y algunas en que el estudiante se gradúa y no hay trabajo del todo: me refiero a Ciencias Políticas; en este caso no consigue un puesto si se está atado de pies y manos a un partido político y la categoría es de asesor.  Los que no viven esa realidad, se dedican a múltiples labores de la economía informal en donde son muy mal remunerados; conozco ejemplos a granel.

Y lo anterior todavía se agrava sustancialmente, con esa realidad concreta de tener cincuenta y cuatro “universidades” privadas que imparten esas carreras; por cierto, ¿dónde están los Informes del o la Representante de la Universidad de Costa Rica, en el seno del CONESUP? Eso brilla por su ausencia, y sería mucho lo que nuestra Universidad podría apuntar al respecto.

Pero por otro lado, se da el hecho de que graduamos excelentes profesionales en el área de ciencias de la salud (médicos, odontólogos, microbiólogos, farmacéuticos, salubristas, enfermeros, técnicos en especiales de la salud), y el país requiriéndolos, y no hay plazas; ahí están de interinos años y años, mendigando que los nombren aquí o allá. Eso sencillamente no puede ser, la Universidad de Costa Rica  tiene el deber ineludible de trabajar en conjunto con otros entes del Estado, en el sentido de que todo joven graduado en ciencias de la salud tiene que tener su plaza en propiedad; eso sería una manera de terminar de contribuir al desarrollo humano de nuestra sociedad con creces. Y que no se diga, que eso no es tarea de nuestra Universidad; sí, es una tarea, y, además impostergable; en eso hay que trabajar con toda la seriedad que se requiere. Tenemos que exigir que todo joven graduado debe tener su lugar de trabajo estable y bien remunerado, y hacer valer, en la mesa de negociaciones que sea, que nuestra Universidad de Costa Rica, no es cualquier casa de enseñanza, es de las primerísimas de América Latina, y de las más connotadas del mundo; en eso hay que hacer énfasis siempre.

Otro aspecto, al que debemos ponerle atención y buscar los mecanismos más idóneos para resolverlos, es a los estudios de postgrado; hay una realidad muy satisfactoria y que nos llena de gozo; esto es, tenemos una cantidad de maestrías académicas y profesionales, y un conjunto de doctorados que apuntan hacia lo que somos, una Universidad de calidad.

Pero insisto, “no podemos permitir que el árbol nos impida ver el bosque”; ahí en el Postgrado, tenemos un serio problema: los y las estudiantes se egresan, y no existe una política académica definida, que se respete y se cumpla, en torno a que en determinado tiempo ese/a estudiante tiene que obtener su Maestría o Doctorado; me podrán decir que sí existe, que hay plazos, eso lo sé.  Pero de lo que también tengo conocimiento, es de una cantidad nada despreciable, de egresados que duran una eternidad para obtener su título, y eso simple y sencillamente no debe ser; más preguntémonos: ¿cuánto le cuesta a la sociedad costarricense una persona en un posgrado de la Universidad de Costa Rica? Y si esa persona se queda vegetando como egresado/a hay una pérdida considerable, y un país subdesarrollado como el nuestro no está en condiciones de soportar eso.

Entonces, a establecer una Agenda de Reforma Universitaria, con respuestas integrales, retomar el rol social que nos corresponde como Universidad Pública, desarrollar procesos reales de integración, enfoques integrados de los que debe ser la Universidad, espacio para comunicaciones en donde prime la horizontalidad en la toma de decisión.

Debemos ser creativos e innovadores, para así tener una Casa de Estudios Superiores, sustentable y sostenible.

Lo anterior es trabajar en pos de la Reforma Universitaria, hoy en el siglo XXI.

 

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Con una serie de actividades como talleres, convivios, conferencias, una muestra fotográfica y una exposición de proyectos, la Escuela de Trabajo Social de la

La prioridad de esta serie periodística (una colaboración especial para el semanario UNIVERSIDAD), es describir los mecanismos experimentales que, tal vez con el correr

Aunque hoy casi todos sus compatriotas felicitan al costarricense Nery Brenes y un buen número lo admira por su campeonato mundial en 400 metros

Cuando la fecha se acerca siento ansiedad, pánico, dolor y un torbellino de emociones se apoderan de mí. Parece ser algo común, un aniversario,

La vicerrectora de Docencia de la Universidad de Costa Rica (UCR), Libia Herrero, presentó su carta de renuncia a la rectora de la institución,

La turrialbeña Susan Campos Fonseca, graduada de la Universidad de Costa Rica (UCR),  ganó el XIII premio de musicología de Casa de las Américas

El Tribunal Ambiental Administrativo (TAA) ordenó la clausura total de todas las actividades, obras o proyectos que se ubican en la Zona Franca BES,

La Defensoría de los Habitantes criticó hoy el “desorden” y poco cuidado con que se tratan las muestras para determinar si hay cáncer o
Semanario Universidad