Ingeniería de Biosistemas, ¿qué hay en un nombre?

Así, aunque quisiéramos decir que la ingeniería de biosistemas “nace de”, más bien corresponde decir que, aun de previo a existir con ese nombre,

Tradicionalmente, el ordenamiento académico ha ido de lo general a lo específico. De esa forma, se ha llegado a muchas disciplinas a partir de unas pocas originales. Esta vez, sin embargo, en el proceso de cambio de nombre de nuestra Escuela de Ingeniería Agrícola a Ingeniería de Biosistemas, nos encontramos ante un fenómeno a la inversa, inductivo en vez de deductivo. Se trata de una evolución —de hecho mundial— que se inició cuando nuestro quehacer tradicional, la ingeniería aplicada a la agricultura, a sus productos y a su relación con el entorno, comenzó a cambiar y exigió adaptaciones que, con el paso de los años, crecieron, se diversificaron y llegaron a estar ya plasmadas en la composición de nuestro profesorado y en nuestros planes de estudio. Ahora, es necesario reconocer una disciplina ingenieril madre.

Así, aunque quisiéramos decir que la ingeniería de biosistemas “nace de”, más bien corresponde decir que, aun de previo a existir con ese nombre, “ha dado vida a” varias ramas ingenieriles vigentes y relevantes −entre ellas la ingeniería agrícola, la acuícola y la forestal− las cuales, en su aplicación de métodos y enfoques ingenieriles a la producción y el manejo del ambiente natural, han evidenciado similitud en principios generales y objetivos. Esta revolución paradigmática devino por consolidaciones tecnológicas que permitieron abandonar una “miopía productivista” y, sobre todo, por circunstancias externas que nos enlazaron indefectiblemente a la capacidad de carga planetaria −es decir, a cuántos seres humanos viviendo sustentablemente bien soporta el planeta−. Para ello se debió ampliar el foco que enfatizaba la producción y los productos, para incluir cada vez más las relaciones con el entorno. Lo que antes era mayormente consideraciones financieras, como regar o no regar, o tirar al río los residuos de la producción en vez de procesarlos, o requerir más o menos energía, ahora se ha vuelto parte inseparable de grandes temas ambientales y económicos.

Así, las ingenierías para la producción y el manejo del entorno natural, en la medida que son ingenierías −punto medular que no puede olvidarse−, son ingeniería de biosistemas. Todas ellas aplican la ingeniería en sistemas naturales o en los que lo natural y sus bioproductos y servicios ecosistémicos son preponderantes, tratándolos, valga la redundancia, como un sistema, que existe en un ambiente y tiene límites y un proceso interno, así como entradas y salidas. Visto de esa forma, como ejemplo, una finca, un estanque con tilapias, un biodigestor y una cuenca son biosistemas. La lista es, realmente, interminable y de hecho creciente.

En ese vasto esquema, la ingeniería de biosistemas representa un enfoque genérico, constituyéndose mayormente en una disciplina de investigación y de desarrollo e implementación de soluciones más generales, útiles para campos poco explorados que eventualmente se hacen más comunes, y también de apoyo a las ramas que han nacido y nacerán de ella, así como a otras disciplinas. Por otro lado, esas ramas representan enfoques específicos, más limitados incluso, que pueden o no todavía estar ya al nivel de “aplicaciones”, es decir, consolidadas como profesiones con un rico acervo que les permite ejercer por sí solas.

Entre las ramas consideradas “de aplicaciones” destaca la ingeniería agrícola, nuestra especialidad original que a través de muchos años de trabajo y experimentación ha consolidado un cuerpo de saber y hacer, que permite ejercer en la mayoría de los casos sin necesidad de investigar cada paso, aunque por supuesto se beneficia de investigación. Este desarrollo es tal que, por ejemplo, en un artículo reciente la revista Forbes consideró a la ingeniería agrícola como la tercera carrera de mayor importancia para el futuro, particularmente en cuanto es necesaria para el manejo del agua en la producción de alimentos y otros productos para la vida.

Así, nosotros, con este fundamental cambio de nombre y teniendo como eje la ingeniería de biosistemas, mantendremos y reforzaremos la ingeniería agrícola como carrera necesaria para el país y avanzaremos en otras especialidades, igualmente necesarias. Se trata, en realidad, de un continuo que estamos dimensionando y dotando de cohesividad y flexibilidad entre un todo y sus partes, operacionalizándolo para maximizar sosteniblemente las ventajas que conlleva. Eso es lo que hay en este nombre.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

En el pensamiento del primitivo cristianismo se hablaba de “hombre espiritual” y “hombre animal”; esto se entendía así dadas las acciones voluntariamente admitidas de

El sismólogo Leopolt Linkimer tiene un doctorado en Sismología y creó en enero de 2012 la cuenta de Facebook de la Red Sismológica Nacional.

A estas alturas del siglo XXI, ¿cómo puede invocar condición de ser humano,  hombre tout court, el que es capaz de decapitar? Después de

29 de octubre de 1821 fecha de la independencia de Costa Rica Miguel Rojas Ensayo BBB Producciones 2014Con una prosa sencilla pero apasionada y contundente, ...

Desde que comencé mi carrera como profe de inglés en secundaria hace más de doce años, siempre he sentido gran desagrado y repulsión por

La base fundamental para elaborar un plan energético resulta ser una buena definición de las metas económicas y sociales que plantea un gobierno, de

A sus 81 años, Rolando de Oraá continúa llevando su amor al arte por el mundo. Recientemente, visitó el país para dar un taller

Los equipos masculinos y femeninos de natación de la UCR se sobrepusieron a muchas vicisitudes y ganaron el Torneo Universitario Fecunde 2014. (Foto: Federación
Semanario Universidad