La odisea del Presidente

La esperanza en las tiendas liberacionistas, acción ciudadana, unidad social cristiana, frenteamplistas y libertarias, entre otros, es que

Por Rafael A. Ugalde Quirós.
Periodista, abogado y notario UCR

La esperanza en las tiendas liberacionistas, acción ciudadana, unidad social cristiana, frenteamplistas y libertarias, entre otros, es que a partir del segundo año gubernamental del mandatario Luis Guillermo Solís la barca enderece su rumbo y temas demasiado “sensibles” encuentren solución en los tres años restantes.
Por parte del jefe de Estado ya hay concesiones. Su ministro de la Presidencia, Melvin Jiménez, quien no agradaba a muchos, ya está tranquilito en su casa viendo los toros desde el balcón, el viceministro de Telecomunicaciones, Allan Ruiz dijo, adiós; partió también Wilhelm von Breymann, ministro de Turismo, entre otros. Al cierre de esta nota conservan su puesto los ministros de Transporte y de Vivienda, Carlos Segnini y Rosendo Pujol, respectivamente. Igualmente el titular de Hacienda, Helio Fallas, depende en mucho del entusiasmo que despierte su plan fiscal. En mis tiempos de estudiante, un profesor resumía el alma de los paquetazos de impuesto diciendo que “en materia fiscal quien peca (pone impuestos) y reza (exonera del pago) empata”. Don Helio sabe que un incremento de impuestos lleva siempre sistemas imperceptibles de fabulosas exoneraciones, que cada quien justifica genialmente.
¿Por qué entonces al gobierno de Luis Guillermo le cuesta tanto cumplir con algunas de sus promesas de campaña? A diferencias de amigos que tengo en el PAC y en el Frente Amplio, creo que algunos mandos rojiamarillos siguen pensando como liberacionistas. Acoto siempre que el grueso de los fundadores del PAC se desprendieron primero del Partido Liberación Nacional (PLN), donde la política les olía a negocios familiares; después vinieron militantes y simpatizantes de un Partido Unidad Social Cristiana con las encíclicas papales extraviadas. Algunos llegaron a acuñar el famoso PLUSC para indicarnos que su partido no se distinguía ya de la famosa “socialdemocracia tica”. Esto explica que un líder que ocupó altos puestos en el PLN, de honradez probada, que escucha y dice lo que piensa, haya alcanzado en segunda ronda electoral la presidencia de la república, con votos incluso de sectores liberacionistas, de la “izquierda” y socialcristianos. ¡Su discurso era diferente y despertó certidumbre!
Entonces, ¿qué paso? CONAVI no la cerraron. La famosa platina sobre el Virilla es una minita. El Consejo de Transporte Público (CPT) es cuestionado por el diputado Humberto Vargas por supuesto conflicto de intereses, la ARESEP es señalada de estar al servicio de los autobuseros; una auditoría financiera del INVU –elaborada por la Contraloría General de la República– señaló problemas que arrastra en registros contables, deficiencias de información de la cartera de crédito, mala gestión de cobro, incongruencias en las cuentas bancarias, falta de supervisión en los cobros judiciales que ejecutan abogados externos, etc. La “brecha social” lograda en los distintos gobiernos del llamado PLUSC es hoy una de las más amplias en América Latina, precisó el decimonoveno Informe Estado de la Nación en Desarrollo Humano Sostenible. Solo para que tengamos una idea de qué hablamos: esto significa que mientras una familia en pobreza extrema recibe ¢150.000 o menos por mes, las clases más altas concentran entre ¢4 millones y ¢7 millones o más. Nos damos cuenta de la situación de la Caja Costarricense del Seguro Social cuando algún galeno antepone su juramento hipocrático a otro interés privado y nos dice de una novedosa técnica inventada en tiquicia para acabar con la demanda de asistencia médica consiste en esperar que los pacientes se mueran. Una jefa de Cardiología de un importante hospital capitalino denunció que la falta de cateterismos provocó la muerte a 138 pacientes, quienes, de habérsele respetado el derecho a la vida, hoy estarían posiblemente con su familia.
El 11 de abril de 2012, el diario La Nación editorializó sobre una presunta “cacería de brujas” en el Ministerio de Hacienda. Una vez electo el presidente Solís, el PLN y algunos voceros de la Unidad exigieron al gobernante que cesara una supuesta “cacería de brujas”, principalmente en mandos medios (direcciones jurídicas, oficialías, contadurías etc.) en ministerios e instituciones autónomas. De lo contrario entrabarían su gobierno. Esto explica que una cuota importante de funcionarios intermedios del PLUSC son los que verdaderamente dicen hasta dónde avanza el gobierno, pensando, claro está, en sus partidos e intereses para el 2018. Tampoco veo interesado al gabinete en comprarse traídos con asuntos de urgente solución como es la desigualdad social, con el fin de golpear duro al clientelismo político que hace su agosto con gente sin casa, salarios de hambre, educación pública deteriorada, una CCSS que se nos cae a pedacitos; ni veo interés en acabar con la recomendaciones de amigos para juntas directivas en bancos y embajadas –tan normal en los gobiernos del bipartidismo–, que son a la vez generadores de tráfico de influencia, corrupción pública y privada, conflicto de intereses, etc. Solís es un hombre honesto pero, como decimos allá en Montes de Oro, los mandos medios ya lo tienen medido.

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Semanario Universidad