Narco-FIFA: primer triunfo de la globalización neoliberal

Parece que ahora son pocos los que confían en la honestidad de los miembros de la Federación Internacional de Futbol Asociado (FIFA)

Parece que ahora son pocos los que confían en la honestidad de los miembros de la Federación Internacional de Futbol Asociado (FIFA) y sus órganos extendidos por todo el mundo, verbigracia la CONCACAF, pese a que miles de periodistas, cuerpos técnicos y otros personajes dependen económicamente del masivo ’’deporte’’.

Con el fin de lograr sus objetivos, la Narco-FIFA consiguió elaborar los mejores eslogan publicitarios del mercado, tales como Faire Play y elocuentes campañas contra el racismo; sin embargo, las evidencias recogen la historia futbolera de ayer y de hoy, mostrando el verdadero juego sucio: persistentes golpes ocultos, escupitajos, madrazos, ‘manos benditas, mordiscos y cabezazos impunes’, así como los reclamos descarados de los distintos jugadores para influir en las decisiones arbitrales, reclamando que el saque de manos o la falta cometida es a su favor, todo en nombre del faire play y la fanática ceguera del aficionado. Cientos de anécdotas han salido a la luz pública sobre escándalos del futbol con dinero sucio, partidos arreglados, faltas inexistentes, pagos ilegales a jugadores, a equipos y a federaciones como la que tiene a Eduardo Lee en prisión y a varios miembros de la Narco-FIFA, en custodia, en procesos legales o en las cárceles.

A la vez, el sistema capitalista neoliberal se mueve entre sombras con cierta tranquilidad, a sabiendas de que no existe ninguna autoridad de rango mundial capaz de someter y eliminar este tipo de mafias privilegiadas, puesto que son parte íntegra y esencial del gran sistema globalizador que todo lo controla o, al menos, trata de controlar. Porque siendo la Narco-FIFA el primer órgano mundial globalizado que ejerce su poder internacionalmente bajo sus propias reglas, incluso y vergonzosamente por encima de las leyes y de gobiernos locales, será el ejemplo a seguir por quienes dominan las actividades sociales, económicas, políticas y culturales del orbe, según lo demande la ideología política neoliberal.

Los que han prostituido el futbol buscarán mantener sus posiciones y privilegios; algunos serán sustituidos y muy pocos sancionados, pues el juego debe continuar, eso es claro para la Narco-FIFA y sus aliados, ya que los recursos económicos que controla son inagotables. Como vimos, los tres penales donados a la selección mexicana en contra de Costa Rica y Panamá en el torneo de la Copa de Oro, van mucho más allá de la corrupción común: no fueron hechos aislados ni accidentales; se trata del nuevo gran sueño americano que pretende globalizar su poderío mundial y ampliar su dominio físico y psicológico.

Se ha dicho que la religión es el opio de los pueblos, porque los hace mansos ante el Estado y los somete a su dominio; ahora estamos dando el salto a la globalización, como un novedoso opio forjado a raíz de la acumulación de cientos de necesidades sociales.

[delipress_optin id="134623"]

0 comments

Semanario Universidad