2015: El Presupuesto de la discordia

El Presupuesto Nacional 2015 se convirtió, casi desde su lanzamiento, en una diana de tiro al blanco sobre la que disparan economistas, jerarcas de

El Presupuesto Nacional 2015 se convirtió, casi desde su lanzamiento, en una diana de tiro al blanco sobre la que disparan economistas, jerarcas de la Contraloría, empresarios y diputados, encabezados por Ottón Solís, cabeza del oficialismo en la Comisión de Hacendarios. Mientras, en la otra acera, un grupo de ministros desfila por despachos legislativos y medios de prensa denunciando que los recortes planteados debilitarán o causarán el cierre de vitales programas sociales de nutrición infantil o defensa del consumidor.

El argumento de los diputados es que se trata de un recorte mínimo, de apenas el 2,38% del total de los ¢7,9 billones que el Ejecutivo planeaba gastar el próximo año.  Si en lugar de billones habláramos en miles –como hace la mayoría de las personas– se trataría de ahorrar ¢2.380 sobre un presupuesto de ¢100.000.

Desde las trincheras del Ministerio de Hacienda, el viceministro José Francisco Pacheco alega que no se trata de cuánto sino de dónde se recorta y agrega que, de la manera en que el recorte está aprobado, con dictamen afirmativo de mayoría en la Comisión de Hacendarios, afectará el desempeño de programas sociales importantes del próximo año.

De mantenerse los recortes aprobados en el dictamen de mayoría efectuado por la Comisión de Hacendarios el Presupuesto Nacional crecería en un 16% respecto del Presupuesto 2014, en lugar de crecer un 18,9% como era la aspiración del proyecto de Presupuesto elaborado por el Ministerio de Hacienda.

Uno de los argumentos que esgrimen los legisladores que apoyan el recorte de gastos es la urgente necesidad de disminuir el déficit fiscal, es decir la diferencia entre el dinero que ingresa a las arcas del Estado y la cantidad de dinero que este gasta.

Según se indica en el dictamen de la Comisión de Hacendarios, el país tiene un déficit primario de ¢978.664 millones, equivalente al 3,29% de Producto Interno Bruto (PIB). A esta cifra se debe sumar el déficit financiero de Costa Rica que alcanza, según los diputados, ¢1,9 billones, equivalente al 6,37% del PIB. Los recortes aprobados por los legisladores en comisión permitirían una reducción del deficit primario y el financiero de poco más del 0,3%.

CURVA DE APRENDIZAJE

Una de las explicaciones al fenómeno que ocurre hoy con el Presupuesto Nacional, la aporta el economista de la UNA, Leiner Vargas, quien apunta que, tal vez ambos bandos tienen la razón. Es decir, que el corte es necesario y posible, pero que requiere ser aplicado en partidas que no afecten programas o servicios sustantivos para la población.

Según Vargas el tema surge en el contexto de cambio de un gobierno a otro que no ha estado antes en el poder y que eso generó un impasse en la gestión y revisión del Presupuesto Nacional.

«Existe un problema de aprendizaje en la gestión del Presupuesto y cuando uno debe ver dónde se puede recortar y los mandos medios son muy recientes en el ingreso a la institución, la mayoría de las decisiones es ‘no recorte porque si no vamos a tener un problema de gestión’, cuando ya se tienen uno o dos años de trabajo en la entidad uno puede hacer esos ajustes sin necesidad de generar un caos en instituciones que, en muchos casos tienen superavits», razonó el economista.

PRONÓSTICO RESERVADO, PERO…

Para los economistas Sergio Reuben y Vernor Arguedas, resulta difícil predecir el impacto de los recortes sobre los programas y servicios que ofrece el Estado, sin tener un detalle preciso de cómo se verán afectadas cada subpartida específica en cada institución.

«Me parece que la reducción que aplica la Asamblea Legislativa es una reducción mucho más macheteada, para decirlo popularmente, que la que pudo haber efectuado el gobierno, son recortes que tienen un carácter político, yo casi diría de interferencia del Poder Legislativo sobre el funcionamiento del Poder Ejecutivo. No es lo mismo un diputado recortando que un ministro», expresó Sergio Reuben.

La dificultad para visualizar la posible afectación a la futura capacidad de gestión la ejemplifica el economista Vernor Arguedas en el recorte al financiamiento para la participación de Costa Rica en la próxima cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), cuya organización está asignada a Costa Rica y que podría enfrentar serias dificultades de organización si el proyecto no cuenta con los recursos necesarios.

«Los números globales no dicen nada y a la vez dicen mucho. Me dicen que están tijereteando porque no se ve exactamente en dónde cortan. Un recorte muy pequeño a la UCR podría significar el cierre de un programa que eventualmente pudo conducir a un descubrimiento notable, por ejemplo. Creo que hay un recorte eminentemente político y que el gobierno no ha defendido apropiadamente su presupuesto», señaló Arguedas.

Para el decano de la Escuela de Economía de la UCR, Carlos Palma, la situación no es tan crítica y, además, los programas que se vean afectados podrían recuperar recursos mediante la gestión de presupuestos extraordinarios.

«No veo una diferencia tan importante ni efecto negativo entre los ¢61 mil millones que propuso recortar el gobierno y los ¢36 mil millones que le agregaron los diputados. Hay que recordar que inicialmente se habló de un recorte de más de ¢300 mil millones».

En el criterio de Palma, además el gobierno tiene a su disposición herramientas para refinanciar los programas que considere vitales, «en marzo o en abril pueden enviar presupuestos extraordinarios. No hay ninguna prueba de que el recorte aplicado al Presupuesto Nacional, debilite la capacidad de gestión del gobierno durante el próximo año», analizó el economista.


Recortes al presupuesto afectarán servicios sociales e infraestructura

Los ministros de Salud, Ambiente, Justicia y Cultura denuncian que los recortes al Presupuesto Nacional 2015, aprobados por la Comisión de Hacendarios de la Asamblea Legislativa, afectarán seriamente programas sociales como los Cen-Cinai que atienden la nutrición de niños en riesgo social, la alimentación de los privados de libertad o el funcionamiento de los aeropuertos del país.

Ministra de Salud

María Elena López

«Los recortes casi van a paralizar el trabajo del Ministerio de Salud. El 70% de nuestro presupuesto son transferencias que debemos hacer obligatoriamente, la mayoría a la CCSS y del 30% restante el 25% es para pagar salarios. Nos rebajaron las partidas de alquileres, en donde están los alquileres de los Cen-Cinai. El presupuesto de los Cen-Cinai lo recortan en un 35%, eso nos afectaría los servicios que se prestan a 22.000 niños que se atienten intramuros y las 70.000 familias que se les da servicios de alimentación complementaria.



Ministra de Justicia

Cristina Ramírez

El recorte afectaría a uno de los programas sustantivos del ministerio que es de los privados de libertad, de donde sale la alimentación para más de 14.200 personas en prisión permanente; de ahí sale también la alimentación de los oficiales penitenciarios que, como sabemos, es parte de su salario en especie. En total hay unas 33.000 personas que dependen de este presupuesto.  Es una afectación muy sensible porque estamos en la ruta más crítica de la historia en lo que se refiere al sistema penitenciario, con índices altísimos de hacinamiento en las 11 prisiones del país.



Ministro de Ambiente

Edgar Gutiérrez

Este recorte le afecta al país entero, porque con este presupuesto solo podríamos tener abiertos los aeropuertos ocho horas diarias. La partida que más recortan es la de horas extra y esas horas son las que utilizan los observadores climáticos del  Servicio Meteorológico Nacional en la operación de los aeropuertos. Para que el aeropuerto Juan Santamaría  trabaje 24 horas tenemos que tener tres turnos, pero resulta que hay muy pocos observadores climáticos, por lo que para mantener los aeropuertos abiertos tenemos que pagar horas extra. ¿Cuál sería el impacto para el país de tener los aeropuertos abiertos solo ocho horas al día?



Ministra de Cultura

Elizabeth Fonseca

Este recorte afecta no solo por su magnitud sino porque apunta al corazón del ministerio. Al programa de administración central le recorta el 44% del presupuesto; nos recortan también la Dirección General de Cultura que afecta la propuesta que hicimos de descentralizar los programas de cultura; afecta el Sistema Nacional de Bibliotecas y yo les advertí que cuando una partida dice papel no es papelería sino compra de libros, porque no hay un rubro libros en el presupuesto. También afecta el sistema de las siete bandas provinciales, que ahora peligran, y también recortaron en patrimonio. Este recorte es básicamente un cierre técnico.



Diputada Rosibel Ramos:

«Que le pregunten al Gobierno»

La diputada socialcristiana Rosibel Ramos integra la comisión de Hacendarios en la Asamblea Legislativa y fue, junto con el diputado del PAC Ottón Solís, uno de los motores que impulsó la tijera al Presupuesto Nacional 2015, alega que los recortes que incluyeron los diputados fueron mínimos y señala al propio Gobierno como el autor de la iniciativa que tiene en vilo la capacidad de gestión de varios ministerios. A continuación un fragmento de la entrevista que le realizó UNIVERSIDAD.

La mayoría de los ministros cuyos presupuestos para el 2015 fueron recortados alegan que ese corte afecta seriamente su capacidad de gestión.  ¿Cuál es su opinión al respecto?

−Hay que tener claro que el 90% de las mociones de corte las envió el propio gobierno. Si los recortes les afectan, hay que decirles que ellos mismos los prepararon. A nosotros (los diputados de la comisión de Hacendarios) el viernes 26, desde el gobierno nos pidieron 48 horas para presentarnos una propuesta que iban a elaborar durante el fin de semana con todos los ministros. El lunes a las 3 de la tarde el Gobierno llegó con la propuesta y, aunque habíamos aprobado las mociones que presentó el PUSC, las desaprobamos −para decirlo así− y aprobamos las del gobierno. Entonces, si los ministros tienen algo que objetar que le vayan a pedir explicaciones al gobierno.

¿Cómo razonaron ustedes como legisladores estos cortes?

−Nosotros teníamos un fin claro, la amortización a la deuda y la reducción del déficit fiscal.  Los recortes que hicimos se los aplicamos a la amortización de la deuda pública, si recortamos un millón de viáticos en tal programa, ese millón se fue a pagar la amortización de la deuda. Al amortizar la deuda también te ayudas en la reducción del déficit fiscal. Los costarricenses deben tener en cuenta que el Presupuesto para el 2015 creció en un 14,5%; por eso no se recortó presupuesto se recortó el crecimiento del presupuesto.  Aún con  el recorte el presupuesto está creciendo en un 10,5%.

El ministro de Ambiente alega que le recortaron las hora  extra, de tal manera que los aeropuertos solo podrían estar abiertos ocho hora al día…

− Bueno, se lo recortó el gobierno, nosotros no. Dígale que se lo reclame al presidente de la República o al ministro de Hacienda.  El 90% de las mociones las envió el gobierno, entonces que le pregunten al gobierno, que le reclamen y les  pidan cuentas a ellos. De los ¢20.000 millones en transferencias por ley que el gobierno recortó deberá dar cuenta a esas organizaciones.

¿De la parte que recortaron ustedes, de qué se hace responsable?

− Muy poco, por ejemplo el Ministerio de Seguridad Pública no quiso que aprobáramos la propuesta del gobierno sino la nuestra porque la propuesta del gobierno venía con recortes por ¢3.500 millones y nosotros por ¢2.067 millones. Muy poco recortamos nosotros.


Viceministro de Hacienda, José Francisco Pacheco:

«No es el monto sino el dónde»

La diputada Rosibel Ramos, de la comisión de Hacendarios, asegura que los ministros deben dirigir sus quejas al mismo gobierno porque, según ella, el 90% de los recortes los pidió el propio gobierno, luego de un impasse de 48 horas. ¿Cuál es su versión sobre esta afirmación?

−En realidad el recorte que se aprueba es el que propuso la Unidad Socialcristiana; dos días después la moción que había mandado el gobierno se votó en negativo.  Pero algunos ministros nos alertan sobre que, con el recorte del PUSC, algunos programas sensibles se verían afectados.

Hay que resaltar aquí que se trata no solo del monto sino de cuáles programas  específicos se estaban afectando. Se ha querido mostrar que es solo un recorte del 1% o el 2% y el problema no es solo el monto, sino el dónde se recorta. La ministra de Salud me dice que le están recortando un 35% de los programas de Cen-Cinai; el MEIC me dice que los cortes prácticamente cierran el programa de protección al consumidor. Es decir nos dimos cuenta que el recorte afectaba programas muy sensibles y solicitamos negociar con Hacendario y nos dan 48 horas para intentar hacer un reajuste. Nosotros no recortamos sino que tratamos de reajustar el monto que se le había recortado a cada ministerio y lo redistribuimos con el criterio de cada ministerio para minimizar el efecto negativo del recorte.

¿Cómo le afecta al Ministerio de Hacienda ese recorte de ¢16.000 millones?

− Afecta cuatro puntos específicos: nos afecta la recaudación de ingresos, cerca de 9% de los programas relacionados con ingresos, como lucha contra la evasión fiscal o contrabando, van a sufrir recortes. Nos recortan el 43% de los programas informáticos, tenemos programas informáticos con 15 años de antigüedad que deben ser modernizados y eso no va a ser posible. Nos recortan en alquileres de edificios y no podríamos completar el año en algunos programas y el más sensible recorte es el alquiler del data center que Hacienda tiene con el ICE en El Guarco. Con esa medida más que recortando están complicando toda la operación del gobierno, ya que allí se almacena toda la información financiera que maneja el ministerio.

¿Cómo calificaría el recorte que se le aplica a Hacienda?

−Es un recorte que nos permite operar parcialmente y nos deja sensiblemente dañados en algunas áreas vitales como la recaudación de ingresos y la información financiera.

¿Los diputados hicieron un recorte ciego, mecánico, sin reparar en qué programas se verían afectados?

− Si así fuera, todo el mundo habría sido afectado por igual y no es así. Creo que la regla que utilizaron fue institución por institución, y partida por partida pero utilizando como insumo el crecimiento de las partidas. Nosotros le habíamos apostado a reforzar los programas de ingresos e información y allí es donde recortaron.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Frankenstein estará en cartelera durante todo el mes de noviembre en el teatro Skenê en Curridabat. (Foto: Teatro Skenê)El teatro Skenê, ahora ubicado en

Señalaba el escritor estadounidense Zig Ziglar que “la gente muchas veces dice que la motivación no dura. Bien, tampoco el baño que tomamos en

Mario Salazar: Hasta García Márquez dijo en algún momento que le hubiera encantado escribir una canción como Pedro Navaja. ¿Qué nos dicen estas músicas

El Sindicato de Trabajadores de Japdeva (Sintrajap) sostiene que el contrato de concesión de APM Terminals establece un monopolio sobre el manejo de contenedores

El referido artículo se refiere a una investigación realizada en el cantón de Matina, donde existen plantaciones de banano propiedad de diferentes empresas y

Las discusiones dentro del VII Congreso Universitario avanzan, pese a atrasos por falta de quórum, aseguran organizadores. (Foto: Katya Alvarado)El pasado lunes 20 de

Jei Valverde afirma que Convergencia puede dialogar pero no negociará el derecho a la educación ni con la rectoría ni con el gobierno.Las elecciones

La exdiputada Sadie Bravo dijo que, con el fin de “limpiarle la cara al PAC”, tenía una moción para solicitarle al comité
Semanario Universidad