José María Villalta, excandidato presidencial del Frente Amplio: “El capital privado decide las elecciones”

José María Villalta: “No teníamos la posibilidad de hacer usos de los recursos de la deuda política, porque aunque las encuestas decían que íbamos

José María Villalta: “No teníamos la posibilidad de hacer usos de los recursos de la deuda política, porque aunque las encuestas decían que íbamos a tener una votación alta no teníamos la liquidez”. (Foto: Archivo)

¿Parte con ventaja el Frente de cara a los próximos años al tener una reserva económica importante?

-Los datos son reflejo del buen manejo financiero del partido, con transparencia y sin denuncias ante los órganos de fiscalización, usando
bien los escasos recursos.

¿Para qué fines usaría el partido la posibilidad que tiene ahora de acceder a esos fondos?

-Creo que nos van a permitir fortalecer los programas de formación y capacitación de liderazgos y fortalecer la estructura y organización del
partido en los próximos cuatro años. A diferencia de otros partidos que funcionan únicamente como maquinarias electorales, en el Frente Amplio
aspiramos a ser un partido con funcionamiento permanente y estructura propia, independientemente de los procesos electorales.

Pero hay ventaja…

-No, porque los procesos electorales están siendo decididos por la incursión masiva de recursos del capital privado que se destinan a hacer
campaña a favor o en contra de determinados candidatos, y contra ese poder del dinero privado, los recursos de la deuda política siguen siendo insignificantes.

Además, esa reserva debe ser usada para lo que dice la ley, por lo que no puede ser Gracias a la votación recibida en las pasadas elecciones, el Frente Amplio tiene derecho a gastar hasta ¢879 millones ($1,6 millones) para organización y capacitación en los próximos cuatro años usada en publicidad o gastos electorales y, aunque se pudiera, siguen siendo insuficientes respecto a los miles de millones que ingresan de dudosa procedencia y sin fiscalización del Tribunal.

¿Cuál es la importancia de esa partida?

-Esos recursos nos podrán consolidar como un partido permanente, no como un partido que aparece y desaparece cada cuatro o dos años.

¿En campaña hubo una apuesta del Frente Amplio a limitar el gasto? ¿Qué pasó? De acuerdo con los resultados, el partido pudo haber gastado mucho más.

-El Frente Amplio no pudo ejecutar más gastos. No fue que tomamos la decisión de gastar poquito, es que simplemente no teníamos la posibilidad de hacer uso de los recursos de la deuda política, porque aunque las encuestas decían que íbamos a tener una votación alta no teníamos la liquidez. La legislación electoral limita el financiamiento anticipado a un monto ridículo, además nos pusieron un montón de trabas en el fideicomiso que suscribimos.

¿Qué efecto tiene esto?

-Nosotros fuimos de los que menos gastamos en publicidad frente a la millonaria campaña que hicieron en nuestra contra. Los partidos tradicionales
sí tenían liquidez porque tenían recursos que fluían a borbotones de financistas privados que querían influir en el nuevo gobierno. Ellos sí tenían plata para gastar.

¿De cara a lo que viene, podrá el Frente aumentar su capacidad de endeudamiento y confianza con entidades bancarias?

-No creo, mientras las reglas del juego sigan como están no podría aventurarme a decir algo así, porque primero todo se basa en las encuestas
y estas tienen dueños e intereses, y quienes prestan son los bancos que también tienen intereses.

Un hecho concreto es que el Frente Amplio creció en todo sentido y ya no será el mismo partido.

-Ahora tenemos la oportunidad de avanzar en la constitución de una estructura nacional permanente y tenemos que fortalecer la capacitación a la juventud que se ha integrado.

Ese crecimiento significa un reto, el de mantener al partido fiel a su pensamiento.

-Los hechos nos respaldan, podrían hablarle horas de estos compromisos éticos pero la historia reciente muestra que una cosa es lo que se
dicen y otra los hechos. Ahora somos el único partido de los que tuvieron mayor votación que no tiene cuestionamientos o denuncias penales, mientras que todos los demás, unos más que otros, tienen dudas serias. Eso nos da una señal clara de que no solo hay habladas, sino que hay una serie de principios que se vienen respetando y eso no tendría por qué cambiar.

La otra cara de la moneda son los partidos tradicionales que no logran captar los votos y recursos públicos en esta pasada elección.

-No considero que se estén debilitando, sino que tienen deudas cuantiosas, pero el interés de ellos no es el financiamiento del Estado sino el privado. Ese es el negocio.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

G.W. 100% tico revivirá la historia de uno de los personajes más carismáticos e irreverentes de la política costarricense. (Foto: Peter Avilés)El Centro de

A pesar de que el Partido Liberación Nacional (PLN) retiró la moción con la que pretendía recortar un 1% del aumento al presupuesto para

Hace unos diez a quince años era posible escuchar a los jóvenes decir que estaban “stressados” (con silbido lingual implícito). De unos meses a

Muchos estudiantes indígenas no hacían la prueba de admisión debido a que tenían que salir a realizarlo a colegios no indígenas, lo que implicaba

Las condiciones para el desarrollo no son un proceso técnico, sino más bien un proceso político; a veces, la política muestra su cara sucia,

Los magistrados de la Corte Plena inclinaron la balanza a favor de la continuidad como Fiscal General de la República del actual titular Jorge

Estudiantes de colegio deben pasar todos los días este puente en mal estado en la ruta La Gamba-Golfito, pues los autobuses no

Las fotografías celebran cuerpos reales y libres, como el de Niza Castro. (Foto: Allan Barboza)Cuerpos desnudos, en un río, en un estudio, sobre una
Semanario Universidad