Provocando con Palabras que el tiempo se lleva

Palabras que se lleva el tiempo
Carlos Morales
Ensayo
Editorial Prisma
208 páginasEs una obra que trasluce un autor en plena madurez intelectual, donde periodista y escritor se

Palabras que se lleva el tiempo

Carlos Morales

Ensayo

Editorial Prisma

208 páginas

La obra no es una disertación sobre moral o epistemología, menos un intento de acercarnos a la semiología. El autor no cree en los semiólogos. Palabras que el tiempo se lleva es una especie de “papá ensayo” de 208 páginas y una veintena de nietecillos traviesos que, despreocupadamente y a espaldas del tiempo, juegan, caminan y saltan dentro de los túneles y recovecos de un portentoso palacete construido a partir de valores que cobran relevancia en una sociedad contradictoria “in extremis”.

Es una obra que trasluce un autor en plena madurez intelectual, donde periodista y escritor se funden mediante el “don” de la palabra para transmitir al lector su preocupación por un país que se nos escurre de las manos, a vista y paciencia de empresarios, políticos, educadores, etc. El autor no confronta, pues no pareciera su objetivo como en otras obras de su fructifica producción; en cambio, advierte desde las profundidades de la axiología cómo la “dignidad”, el “arte”, la “fidelidad”, la “lealtad”, la ”familia”, la ”feminidad”, la ”valentía”, entre otros, son hoy intercambiables dentro de una sociedad que endereza sus esfuerzos hacia otros “nortes” y cuyos contenidos, como los conocimos e inspiraron el ser del costarricense, están amenazados de correr la misma suerte que los pobres dinosaurios. Es así como parte de ese norte, lo vulgar y pornográfico ya se nos vende como arte, la falta de ideales es aceptada con natural mediocridad, el honor ahora tiene como referencia la virginidad y no el decoro, el saqueo no es propio de sinvergüenzas y bandidos, sino una manifestación de astucia, por ejemplo.

El interés del autor no son cuestiones ontológicas o epistemológicas, pero ahora, escudriñada esta serie de valores, nos invita a meditar sobre el carácter +êthicos (del griego +ἠθικός) que el costarricense debería asumir en este país +patas arriba, visto así por el ensayista, como si fuere un abuelo que habla a sus nietos desde diversos sitios de su palacio levantado con palabras y a muy cortita distancia. Casi susurrándoles al oído para que reviertan lo que la presente generación se dejó arrebatar, en medio de una noche oscura y llena de milongas donde +Cambalache, el viejo tango de Gardel, quedó elevado a himno de la impunidad y resignación.

[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Por eso no nos ha de extrañar que haya sido el creador no solo de un estilo literario propio y muy personal que lo

Uno de los usos y costumbres chinos más notables, en comparación con Occidente, es una especie de inversión que se da con respecto al

El nuevo programa para enseñar a leer y escribir pasa de un modelo en el que se ponía énfasis en la gramática de la

Carlos Mejía Godoy con su acordeón y Dionisio Cabal con la guitarra ‘descargarán’ un repertorio musical para fortalecer la hermandad entre Nicaragua

El Gobierno apuesta por diversificar la matriz energética, con más fuentes renovable. (Foto: Katya Alvarado)“Queremos bajar el costo de la luz. No por las

Rotsay Rosales-Valladares Catedrático Universidad de Costa RicaA tan sólo días de las elecciones de segunda ronda, en los programas Visión 9 y Hablando Claro me

Con tres meses al mando, el presidente Luis Guillermo Solís y la gestión de su gobierno tienen un clima favorable, una imagen positiva y

Residuos de alcohol, acetona y ácido clorhídrico llegan en envases de vidrio al Latrepis  para que se desechen allí de forma adecuada. (Foto: Laura
Semanario Universidad