Rector Henning Jensen buscará la reelección

Henning Jensen admite que buscará reelección en dos años: “Mi propósito es democratizar la educación superior en esta Universidad. Estoy absolutamente convencido de ello”.

Henning Jensen admite que buscará reelección en dos años: “Mi propósito es democratizar la educación superior en esta Universidad. Estoy absolutamente convencido de ello”. (Foto: David Bolaños)

El filósofo y psicólogo social de 64 años Henning Jensen cumple dos períodos frente a la administración de la Universidad de Costa Rica. Este 2 julio a las 10 a.m. en el Auditorio de Derecho brindará su segundo informe sobre el trabajo que ha realizado en el que reconoce su mayor objetivo: “La democratización de la Universidad”.

Hace dos años, en el período de campaña, prometió transformar el sistema de admisión, dar un impulso importante a la regionalización y actuar como un férreo defensor de la autonomía universitaria. UNIVERSIDAD conversó con Jensen sobre sus promesas y principales objetivos. Lea en estas páginas un resumen de la entrevista.


¿Cuáles han sido los dos principales logros que usted observa durante estos dos años?
– Yo veo como uno de los logros más sobresalientes que hayamos desarrollado el proyecto “Más Equidad”, que tiene como pretensión central aumentar la probabilidad de ingreso de jóvenes provenientes de zonas muy marginadas y olvidadas a la educación superior. Llevamos dos semestres trabajando con población de muchachos y muchachas de colegios que han presentado sus proyectos de ingreso a la Universidad y todavía no han tenido ingreso a carrera. Estamos hablando de 180 y 190 de la zona de influencia de Sarapiquí y de Nicoya.

En la misma línea de trabajo con sectores desfavorecidos, un logro es el haber aumentado considerablemente el presupuesto de becas y haber mejorado de una manera significativa el apoyo a estudiantes que, hasta el momento, han sido catalogados como becarios 11.

Alejandro Madrigal, presidente de la FEUCR, ha señalado que no hay un esfuerzo institucional en cuanto al tema de una transformación del sistema de admisión.
– Es, efectivamente, lo contrario. No podemos cambiar el modelo de admisión de la noche a la mañana. Esto requiere de acuerdos del Consejo Universitario, no es solo de la administración. No podemos llegar al establecimiento de un sistema de admisión por cuotas o por acciones afirmativas sin antes estar seguros de que, con ese procedimiento, no vamos a producir –más bien− nuevos procesos de segregación y discriminación.

¿Cuánto durará esto?
– Nosotros llevamos dos semestres haciendo el programa “Más Equidad” y hemos comprobado que, en estas comunidades donde hemos llevado a cabo el programa, han triplicado las solicitudes para hacer la Prueba de Admisión. Sigue la próxima fase, tenemos que responder la pregunta: “¿Qué hacemos con estos muchachos que ya están solicitando hacer el examen?”
Una de las posibilidades de qué hacer con estos muchachos es utilizar parte del 20% de cupos que no son utilizados por estudiantes de primer ingreso.

¿Cuándo serán visibles estos cambios?
– La previsión que tenemos es que eso lo podamos ver el próximo año.

¿Existe “reticencia” de la Rectoría a adoptar cambios importantes en el sistema de becas por los costos que esto podría implicar?
– En absoluto. Nosotros de un año para otro aumentamos el presupuesto de becas de ¢8000 millones a ¢13 000 millones. Nosotros teníamos la visión de mejorar sustancialmente la situación de los becarios 11. Los becarios 11 reciben una merienda y una comida por día de lunes a viernes: nuestra posición era darles tres comidas los siete días a la semana. No estamos reticentes a hacerlo, pero primero tenemos que ver el impacto presupuestario del nuevo Reglamento de Becas.

¿Qué otras obras de infraestructura están en agenda?
– Sigue[n] la[s] facultad[es] de Derecho, Odontología, Ingeniería, el edificio de aulas y laboratorios –de beneficio para todo el estudiantado−. Edificios en sedes regionales, prácticamente en todas: laboratorios y aulas, nuevas carreras… Es una lista muy grande.

Muchos de estos proyectos son generados desde la administración anterior. ¿Cuáles son sugeridos por usted?
– Entre esos nuevos, precisamente, está lo que se hará en la finca de Esparza para la Sede del Pacífico, el Centro de Diagnóstico en Cáncer, posiblemente un Centro de Simulación en Medicina y Enfermería y el Edificio para Cirugía Mínimamente Invasiva. Son proyectos enteramente nuevos.

¿Existen planes de mantenimiento de las infraestructuras que se están creando?
– Tenemos comisiones trabajando en cada facultad que hacen un levantamiento de los requerimientos en cuanto personal y seguridad y equipamiento. La administración está tomando las previsiones del caso.
No todas las comisiones han avanzado suficientemente, lo tenemos parcialmente. Por ejemplo, “Ucagro” (Facultad de Ciencias Agroalimentarias) ya presentó todo. Ciencias Sociales no lo ha presentado, falta Ingeniería y Odontología.

Siendo autocríticos, ¿cuáles son sus mayores pendientes?
– Hay cosas en las cuales la Universidad, una y otra vez, ha sido señalada como una institución con dificultades para ser más fluida. Autocríticamente, tenemos que verlo como algo en lo cual no avanzamos tanto: eso no solo se debe a la misma Universidad, sino también al cúmulo de normativas y leyes que existen en el contexto nacional.

¿Habla usted de una posible burocratización de la Universidad?
– La Universidad es muy burocrática. Mucho. La burocratización está determinada por la normativa universitaria. La misma normativa ralentiza los procesos… y lo hace mucho.

¿Los fondos del Banco Mundial a qué se destinan actualmente?
– Es una lista grande. Ciclotrón, Centro de Diagnóstico en Cáncer, Centro de Cirugía Mínimamente Invasiva; el 20% hacia sedes regionales, en ellas carreras nuevas y laboratorios.

¿Cómo imagina Golfito en 10 años? ¿Será una sede?
– Me la imagino solucionando los problemas de infraestructura. Imagino que esté complementado con un campus adicional. En Golfito no existe posibilidad de crecimiento. Yo he visto por todo lado si podemos construir. Hay limitaciones muy serias. Para que se convierta en sede, deben desarrollar sólidamente programas académicos, recursos docentes y recursos de apoyo a la docencia y el aprendizaje.
Si eso se convierte en una sede, que es posible, dependerá de si logramos fortalecer ese proceso de desarrollo.

Una de sus promesas de campaña era el tema del parque científico. ¿Dónde está eso?
– No es algo en lo que se haya avanzado, según mis expectativas. No depende solo de mi voluntad; depende de la capacidad de reacción del sector productivo externo a la Universidad de Costa Rica, y no reacciona.
Tenemos el germen de un parque científico, pero no lo pensemos en dimensiones tan grandes como desearíamos que se desarrolle algún día. Es la Sede Interuniversitaria de Alajuela. Allí hemos logrado de una manera muy cauta, pero con gran vigor, la creación y el equipamiento de muy alto nivel de laboratorios de mecatrónica y robótica que nos han permitido un encadenamiento muy provechoso con las compañías del campo del equipamiento biomédico.

¿Ha considerado continuar trabajando para la Universidad, durante un nuevo periodo como Rector?

– Sí, claro.

¿Buscaría, entonces, la reelección?
– Sí. Buscaría la reelección.

¿Qué se plantea para lograrlo?
– Es un lugar común decir que cuatro años es muy poco. En el campo académico la realización de los proyectos puede iniciarse con cierta rapidez, pero su maduración toma tiempo. Lidiamos con un sistema diferente: la creación de masa crítica es mucho más lenta que en otros ámbitos. Mi propósito es democratizar la educación superior en esta Universidad. Estoy absolutamente convencido de ello.

¿Cuál es su principal meta para el próximo año?
– Bueno, hay un tema que usted no ha tratado.

Hay un listado enorme de críticas de parte del Sindeu…
– Lo que dice el Sindeu es falso. Con absoluta franqueza y de manera muy directa, el Sindeu no sabe de lo que está hablando. Lo que está afirmando es falso.

¿Recortes de presupuesto, cierre de programas, prohibición de cuartos de tiempo adicional…?
– Absolutamente falso. Habla de cierres de carreras, no se ha cerrado ninguna. Habla de cierres de carreras en Golfito, ninguna ha sido cerrada. Ni siquiera estamos pensando eso.

¿Se refería a este tema?
– No. Es un tema absolutamente novedoso: la sostenibilidad del régimen de salarios de la UCR. Los salarios crecen a un ritmo más rápido que el FEES. Estamos en una situación delicada. La Contraloría ya le presentó un estudio al Consejo Universitario señalándole eso.

¿Qué implica eso?
– No hemos terminado de hacer las proyecciones para los próximos años, no estamos pensando en una posición de tres años, sino de 10, 15 años, para ver cómo se afectaría la sostenibilidad financiera de la Institución.
Lo que se está volviendo amenazante es el crecimiento vegetativo de los salarios. Ya la administración le presentó al Consejo Universitario un estudio que señala que el régimen salarial no es sostenible. Es lo que hay que corregir, no necesariamente para los que trabajan ahora; la UNAM lo hizo para las nuevas contrataciones. Es un tema muy delicado y serio.


Rector de la UCR:

“Hay un cambio mucho más positivo en la negociación del FEES”


altHenning Jensen, rector de la Universidad de Costa Rica (UCR), destaca un “cambio positivo” en los procesos de negociación del financiamiento de la educación superior estatal que se desarrollan con el Poder Ejecutivo.

El Fondo Especial para el Financiamiento de la Educación Superior Estatal (FEES) es el presupuesto destinado a cuatro de las cinco universidades públicas del país: la UCR, la Universidad Estatal a Distancia (UNED), la Universidad Nacional (UNA) y el Instituto Tecnológico de Costa Rica (ITCR).

Actualmente, la Comisión de Enlace −conformada por los cuatro rectores de las universidades y cuatro ministros del Gobierno− se encuentra próxima a suscribir el presupuesto destinado para el 2015.

“No sé si el hecho de que tengamos más académicos es lo que determina que, efectivamente, haya un cambio. Hay un cambio que es mucho más positivo en la negociación del FEES en el sentido de que existe una mayor disposición a escuchar los argumentos de Conare (Comisión Nacional de Rectores) y valorarlos adecuada y positivamente”, comenta el presidente del Conare, Henning Jensen.

Pese a que solo se han desarrollado dos sesiones hasta el momento, se espera que en la próxima reunión −agendada para el 30 de junio− se suscriba el nuevo acuerdo. Esta negociación no lograría cumplir con el acuerdo del 2010 que pretendía llegar a utilizar un 1,5% del PIB para la educación superior estatal.

“Tenemos que tomar en consideración que existe un convenio firmado que habla de un 1,5% (del PIB) para el 2015, pero también sabemos que es una meta inalcanzable en este momento; Igual como lo es el 8% del PIB para la educación en general. De todas maneras, creo que estamos muy cerca de un acuerdo que será muy beneficioso para las universidades”, consideró.

Durante este 2014, el porcentaje del PIB asignado en el FEES ha sido de solo un 1,34%, relativamente lejano a la meta dispuesta hace cinco años.

Según Jensen, la expectativa de crecimiento real para el próximo año es de un 9,36% protegido contra la inflación, un posible crecimiento mayor al crecimiento de 8,68% alcanzado el año pasado.


Rectoría desatiende acuerdo presupuestario para sedes regionales

La Rectoría de la Universidad de Costa Rica (UCR) desatiende un acuerdo del Consejo Universitario que buscaba avanzar hacia un crecimiento del 15% en el presupuesto inicial asignado para sedes. El objetivo era llegar a este porcentaje en el 2015, pero actualmente el presupuesto inicial destinado al Desarrollo Regional es de un 9,55%.

“El Estatuto Orgánico dice que una de las funciones del Consejo Universitario es definir las políticas para la asignación del presupuesto, no dice que una de las potestades sea asignar el presupuesto (…) Algunos miembros del Consejo Universitario mantienen la posición de que el Consejo Universitario sí puede establecer esas cifras exactas, pero la Oficina Jurídica difiere de eso. La rectora anterior lo hizo (diferir) y yo también”, explicó Jensen.

El objetivo del Consejo era comprometer un porcentaje del presupuesto de cada año designado a sedes. Actualmente, el porcentaje del aumento al presupuesto inicial asignado a estas regiones es de solo un 0,43% desde el 2010, fecha en que empezó la discusión del acuerdo.

Pese a ello, Jensen afirma que los porcentajes iniciales presentados en el presupuesto elaborado para el 2014 distan muchos de la ejecución realizada a final de año.

“Ese acuerdo no beneficia a las sedes, más bien las perjudica. Partamos del hecho de que es una realidad que la asignación presupuestaria real es mucho superior a aquello que se acordó. (Este año) le habría correspondido un 13%, pero tenemos un 17,7% (final). Es mucho superior. Este acuerdo le pone techo al presupuesto de las sedes regionales, provoca una inflexibilidad que les daña y que no permite dar respuesta a necesidades diferenciadas de sedes regionales”.

Jensen considera que la actual situación permite una mayor flexibilidad presupuestaria para el fortalecimiento de las sedes regionales.

“Por primera vez en la historia, hicimos una jornada de presupuesto. Llamamos a los directores de cada sede regional y con ellos elaboramos el presupuesto de cada sede. El presupuesto que ellos nos presentan es el que se refleja ahí. No les dijimos ‘pueden pedir hasta tanto”, alegó.

“Es así como elaboramos el presupuesto, pero también a lo largo del año se van dando necesidades específicas. (Para eso) nosotros respondemos, efectivamente con los fondos de las Vicerrectorías y de la Rectoría”, expuso.

Estos fondos son bastante mayores a los destinados al Desarrollo Regional. El programa de Dirección Superior –que comprende la Rectoría, las Vicerrectorías y el Consejo Universitario– tiene un presupuesto inicial de 15,33%, mayor que los recursos destinados a los programas de Acción Social y Desarrollo Regional juntos.

“La realidad es que en el año 2013 dedicamos a la regionalización el 17,7% del presupuesto ordinario, estamos muy por encima de ese acuerdo. Eso no sucede de manera voluntariosa (…) El Consejo aún no ha ofrecido argumentos para separarse de ese criterio. Si ese dictamen resultara diferente al de la administración, existe la posibilidad de llevar este tema a la Asamblea Colegiada Representativa que sí tiene la potestad de dirimir un conflicto de competencias entre Rectoría y el Consejo”, cerró.


[delipress_optin id="134623"]

Otros Artículos

Esos anacronismos se ponen de manifiesto en la discusión que ya dura algunas semanas, dentro de la que destacamos un artículo de Iván Villalobos(“Anticomunismo”

En una de esas largas entrevistas que Fidel Castro ha otorgado a periodistas amigos, se dejó decir que: cuando uno no tiene con quien

Alberto Pérez Rojas vende palma africana para que las fincas de la zona las cultiven. En un año vende cerca de 4.000 unidades. (Foto:

Hace poco más de un mes se inició una nueva etapa en la política costarricense, el bipartidismo llegaba a su fin, el nuevo partido

Posiblemente pocos brasileños hubiesen querido perderse la final del primer Mundial que organizaron en 1950, aunque luego la derrota de 2-1 ante Uruguay hiciera

El Presidente de la República y la Defensoría de los Habitantes (DH) se integraron al debate por la propuesta de la Superintendencia de Telecomunicaciones

El Ministerio de Cultura y Juventud solicitó a la Fiscalía investigación de programasLas inversiones en eventos culturales de los últimos 6 años, que superan

Nelcirlan Souza de Oliveira inició con su hermano la construcción de una “minifavela”, que hoy es un proyecto social que trata de sacar a
Semanario Universidad